• Política

PES en Veracruz: las traiciones del partido que hoy agoniza

  • Fernanda Castillo
Tras una historia como aliado del PRI, PAN y Morena en la entidad hoy el PES apela al voto por voto para no perder su registro

Xalapa, Ver.- El partido Encuentro Social, que el pasado lunes 3 de septiembre fue notificado sobre la pérdida del registro nacional, ha vivido varios capítulos de ingratitud y deterioro en Veracruz tras participar en tres elecciones locales.

Desde que obtuvo su registro nacional en el año 2014, se le señaló como un partido satélite del PRI; en Veracruz compitió solo en el 2016 y 2017, este último fue el año en el que logró su mejor resultado con más de 93 mil votos, según datos del Programa de Resultados Preliminares (PREP)y que le permitió ganar seis alcaldías.

De acuerdo a datos preliminares en la elección del 1 de julio, Encuentro Social contribuyó con poco más de 45 mil votos a la elección de gobernador y sumó al millón 579 mil sufragios que contabilizó la coalición Juntos Haremos Historia, que arrasó con los distritos electorales locales.

[relativa1]

Seis candidatos de Encuentro Social, o que fueron registrados por dicho instituto político, de acuerdo al convenio de coalición de Morena, PT y PES, rendirán protesta el próximo 5 de noviembre en la LXV Legislatura del Congreso de Veracruz.

Sin embargó, el partido de derecha que se vincula al cristianismo, no llegó al umbral del 3 por ciento de la votación total por lo que no lograría diputaciones plurinominales, ni mantendrá financiamiento nacional y estatal.

Promesas sin cumplir

Durante el registro de la coalición Juntos Haremos Historia, ante el Organismo Público Local Electoral, el dirigente estatal y ahora diputado electo por el distrito de Coatzacoalcos II, Gonzalo Guízar Valladares aseguró que su partido aportaría un aproximado de 100 mil votos a la alianza partidista, lo que podría marcar la diferencia en las elecciones federales.

“Esos 100 mil votos los logramos a pulmón de Encuentro Social, sin prerrogativas y vamos a aportar eso de entrada, además vamos a incrementar ese porcentaje más la inercia ganadora de Andrés Manuel López Obrador” aseguró en entrevista en diciembre del 2017.

En días próximos se tendrá que dar a conocer la votación total por partido, en la que se detallaría si el PES logró aportar más de 50 mil votos a la elección de diputados para así, cumplir con el compromiso público del líder estatal Guízar Valladares.

Los datos estadísticos de la votación

En su primera elección en Veracruz, en el año 2016, el PES postuló a Alejando Vázquez Cuevas como candidato a gobernador de Veracruz. El ex panista sumó un total de 33 mil 900 votos, de acuerdo al cómputo final del Organismo Público Local Electoral.

Al exdiputado local, se le imputó tener la intención de dividir el voto, para limitar la llegada del PAN a la gubernatura; el “Pipo” Vázquez, como se le conoce en la política, fue uno de los principales opositores de Miguel Ángel Yunes Linares cuando se afilió a Acción Nacional.

En la elección de diputados sumó un total de 47 mil sufragios, pero no le alcanzó para obtener una curul por la vía de mayoría relativa. Su votación promedio fue del 1.3 por ciento del padrón electoral, por lo que no logró mantener su registro local.

Ya para 2017 el partido compitió solo otra vez, el resultado no fue tan favorecedor, pues a pesar de que ganó seis alcaldías y sumó un total de 93 mil 956 votos, según datos oficiales del órgano electoral, su porcentaje total quedó en 2.9 por ciento, insuficiente para lograr un aumento en sus prerrogativas estatales.

Los datos parciales de la elección de gobernador del primero de julio revelan que el PES aportó 37 mil 207 votos, ya que igual número de ciudadanos lo nominaron como una opción política, además se contabilizan otros mil 381 que sumaron PES-PT y 7 mil 391 PES-Morena. Lograron 45 mil 972 votos, lo que representa el 2.5 por ciento del millón 667 mil que contabilizó Cuitláhuac García Jiménez, Gobernador electo.

A nivel diputación logró el triunfo en Xalapa, II, Emiliano Zapata, Córdoba, Camerino Z. Mendoza, San Andrés Tuxtla y Coatzacoalcos II, por el denominado efecto AMLO.

[relativa2]

Días previos a la jornada electoral los líderes del PES y PT revelaron que la gente de la estructura de Morena estaba promoviendo el voto sólo a favor del partido de izquierda, dejando de lado a los dos institutos con los que se había coaligado.

Morena marginó al PES y al PT

Previo a esa denuncia pública, a través de los medios de comunicación, Guizar Valladares alardeó con dejar la coalición, la disputa era el número de candidaturas y el nombre de quienes serían postulados por el partido de centro derecha. Morena incumplió con el acuerdo de ceder el 25 por ciento de las diputaciones.

La lucha por la nominación de fórmulas llegó hasta el Tribunal Electoral local del Estado de Veracruz, que exigió el cambio de candidatos en los distritos de Córdoba, San Andrés Tuxtla, Camerino Z. Mendoza y Emiliano Zapata, pues se había violado los derechos político-electorales de quienes fueron postulados, al suplirlos por decisión de una cúpula.

Con el apoyo de los magistrados del Tribunal local, el Partido Encuentro Social postuló a sus candidatos y en los cuatro casos ganaron, por lo que recibieron su constancia de mayoría Rubén Ríos Uribe, Juan Javier Gómez Cazarín, María Candelas Francisco Doce y Perla Patricia Montiel, que tendrán que rendir protesta en el mes de noviembre.

El dirigente estatal de Morena, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, responsabilizó al gobernador Miguel Ángel Yunes de interferir en la postulación de cuadros, para lo que usó al TEEV.

El órgano local también le entró a la disputa, al negar el registro de Amado Cruz Malpica como candidato por el distrito de Coatzacoalcos I, ya que en un inicio se le postuló como abanderado de PES.

El diputado local fue el único al que se le permitió reelegirse, la Constitución local marca que los candidatos que buscan repetir en el cargo deben ser postulados por el mismo partido que los llevó a la representación o el cargo de elección popular.

La falta se subsanó, Morena cambió las condiciones del convenio de coalición, aunque acusó dolo en el actuar de los consejeros locales.

Se consuma la traición

El malestar de militantes en el Estado se puso de manifiesto en junio, a poco menos de un mes de la elección el delegado nacional del Partido Encuentro Social (PES), Héctor Martínez Santander hizo pública su adhesión a la campaña del candidato "Por Veracruz al Frente" (PAN-PRD-MC) a la gubernatura del Estado, Miguel Ángel Yunes Márquez.

En conferencia de prensa, lo calificó como la mejor propuesta que se tiene en la entidad. "Soy delegado nacional de Encuentro Social y digo soy porque hasta ahorita nadie me ha dicho que no lo soy, decidimos apoyar esta candidatura porque consideramos que es la mejor", expuso ante representantes de los medios de comunicación.

Al delegado se sumaron cinco de los seis alcaldes que ganaron en el 2017 abanderados por Encuentro Social, entre ellos está René Medel Carrera, de Acultzingo; Magdaleno Ramos Xotlanihua, de San Andrés Tenejapan; Adrián Domínguez Rangel, de Tampico Alto; Mario Antonio Chama Díaz, de Teocelo, y Berlín López Francisco, Oteapan.

Los presidentes municipales se presentaron a una conferencia de prensa, el 4 de junio, acompañados de la hoy senador Indira Rosales San Román, pidieron continuidad en la administración estatal, pues consideraban que el candidato del PAN, podría atender el rezago que padecían, pues Yunes Linares, su papá, ya los había volteado a ver.

[relativa3]

Versión para impresión