• Seguridad

Nuestro deber es dar clases, pero tenemos miedo de que nos secuestren: profesores

  • Miguel Ángel León Carmona
200 profesores de educación indígena cumplen 3 semanas sin acudir a sus aulas en Soledad Atzompa; demandan alto a las agresiones

Xalapa, Ver. – Gilberto es un profesor de preescolar en la sierra de Zongolica. Enseñar las vocales en medio de la pobreza dejó de ser el mayor obstáculo en Soledad Atzompa: ahora se trabaja bajo la amenaza de ser secuestrado y recuperar tu libertad a cambio de cinco años de sueldo.

Gilberto -quien así será llamado por seguridad- y otros 199 profesores de educación indígena cumplen tres semanas en paro de labores. Ellos piden a las autoridades desplegar un operativo en las Altas Montañas y dar con los responsables de plagiar a cuatro compañeros suyos en los últimos cuatro meses. Solo así volverán a las aulas.

 “Ya no sabemos qué hacer, si agarrar un palo de escoba (para protegerte) e irnos a trabajar. Es nuestro deber y tenemos que dar clases, pero tenemos miedo”, comparte el joven en entrevista con E-Consulta Vercaruz.

Mario Hernández Sánchez, secretario general de sección 56 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), respaldó la decisión de los catedráticos que han evitado acudir a sus trabajos para no poner en riesgo su integridad física y dijo que en 2018 han registrado al menos 300 casos de secuestros, asesinatos, extorsiones, “levantones” y amenazas contra sus agremiados.

Según Hernández Sánchez, estos agravios se han registrado, además de Soledad Atzompa en municipios como Huayacocotla, Espinal, Papantla, Ciudad Mendoza, Orizaba, Acultzingo, Coatzacoalcos, Pánuco, Martínez de la Torre y Poza Rica, sitios que la SNTE considera como focos rojos en Veracruz.

[relativa1]

El secretario de la sección 56 explicó que esa estadística se ha conformado cuando un maestro no acude a su centro de trabajo, cuando se acercan con el Sindicato para pedir cambios de zona escolar debido a amenazas y en casos más extremos, cuando sus familiares notifican que les están pidiendo rescate, en casos de secuestros.

En contraste, el pasado 17 de septiembre el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, amagó en rueda de prensa que la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) impondrá sanciones administrativas contra los profesores que no se presenten a trabajar y destacó el caso de Soledad Atzompa.

 “En toda la sierra de Zongolica hay clases, salvo algunos casos de preprimaria y primaria en Soledad Atzompa donde no se han presentado a laborar, pese a que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) ha ofrecido todo el apoyo para que los maestros puedan trasladarse con seguridad a sus escuelas”, sostuvo el mandatario.

Agregó que debido a los incidentes de inseguridad en esa zona la SSP ha montado operativos Carrusel. Va la policía patrullando a los maestros en el traslado o regreso de la escuela y no hay, hasta este momento, otro reporte de un maestro que haya sido afectado”.

Lo expuesto por Yunes, es confirmado por Gilberto, quien, no obstante, precisa que dichos operativos fueron solicitados por su gremio ante la Secretaría de Gobierno (SEGOB), luego del plagio de dos profesores de nivel preescolar en mayo de 2018. Pero el resguardo policial a los profesores, asegura Gilberto, solo duraron dos semanas.

[relativa2]

 “Los dos primeros casos se presentaron en mayo. Primero fue un maestro que iba al trabajo a Atzompa. Una camioneta lo intercepta y se lo llevan con rumbo al municipio de Camerino Z. Mendoza. El maestro fue liberado al día siguiente y lo regresan golpeado”, relata el entrevistado.

La segunda víctima fue una profesora, quien la misma forma fue interceptada en Camerino Z. Mendoza (a unos 12 kilómetros de su trabajo) por personas armadas que la privaron de su libertad por un día. Gilberto refiere que por ella los secuestradores exigieron un rescate.

Los dos eventos delictivos motivaron al gremio de Soledad Atzompa, compuesto por profesores de al menos 40 planteles, a solicitar a la SEGOB medidas de seguridad. La asistencia del gobierno estatal consistió en enviar dos patrullas de la Fuerza Civil a resguardar los autobuses que los profesores toman para asistir a sus escuelas.

 “Esta medida atendió el problema de manera parcial, pues hay profesores que usamos automóvil particular como medio de transporte. Además, el municipio se divide en dos zonas: Soledad y Atzompa, que es la más alejada y donde yo trabajo, pero la Fuerza Civil solo atendió el lado de Atzompa.

 “Después de que pasó eso, nos confiamos, y los policías se retiran dos semanas después. El 31 de agosto, yo estaba en mi jornada y me dijeron que habían secuestrado a otros dos compañeros en el tramo Capulinos-Acatla-Tecamalucan. Fueron dos eventos ese día en distintos lugares”, explica Gilberto.

[relativa3]

La primera víctima fue una profesora de educación preescolar. Sus agresores la interceptaron cuando ella regresaba a su casa alrededor de la 1:30 horas del 31 de agosto. “Ella venía con otros dos compañeros, un varón y una mujer y le taparon el paso a la altura de la “S” en Soledad Atzompa, por Acatla. Estuvo cuatro días secuestrada y también tuvo que pagar rescate para que la liberaran”.

 “El otro caso fue en la colonia Los Fresnos, en Camerino Z. Mendoza. El profesor iba a pasar a dejar a su hijo a la escuela, para después irse a su trabajo, en Soledad. Unos jóvenes lo bajan de su carro, lo meten a otro auto y se lo llevan. Lo liberan al día siguiente mediante un rescate, al parecer por 500 mil pesos.

Gilberto percibe un salario de 4 mil pesos quincenales. Una suma sencilla lo estremece al saber que para conseguir el pago de un rescate fijado por los plagiarios le llevaría cinco años trabajando para el Gobierno de Veracruz

 “Muchos hemos considerado renunciar; es preferible comer tortillas y frijoles a que nos agarren. Hay compañeros que han metido solicitud para cambiarse, pero en caso de los compañeros de nuevo ingreso no pueden hacerlo por su poca antigüedad”, abunda.

Mensajes de la delincuencia también impiden que el magisterio se organice

Gilberto confiesa que, desde el inicio de su paro de labores, el 03 de septiembre de este año, el temor de sentirse vigilados es latente. La idea consensuada de solicitar el arribo de fuerzas federales a la zona serrana como condición para que ellos regresen a trabajar ha tenido como consecuencias amenazas en su contra.

 “Se iba a citar a una reunión a profesores de la zona serrana: Acultzingo, Nogales, Soledad Atzompa, Tequila, Zongolica. Y nos llegó una amenaza que la firma un grupo delictivo que se hace llamar Lobos Zetas”.

En la imagen que llegó hasta los celulares de los profesores se lee “Alerta pinches maestros. Miren pendejos diske maestros no sigan hugandole al verga de defensores de la sociedad, somos generadores de empleos, si la sociedad no pide nada no le jueguen al verga ustedes, exijiendo ejercito y marina. Ya déjense de mamadas de asistir y convocar a reuniones, vamos por ustedes, sus jefes y lidersillos bola de pendejos sabemos donde estarán mañana, luego están de chillones. Ya les regresamos a sus compañeros, nos cumplieron $$$ mejor pónganse a trabajar ya. Si no valoran su vida y la de sus familias nos vemos mañana”.

La reunión terminó por ser cancelada por los profesores.

Gilberto explica que pobladores de Soledad Atzompa les han compartido que los responsables de los plagios y de las amenazas se refugian en ese municipio. “Nosotros sí creemos que son gente de allá los que nos está levantando porque saben la hora en qué salimos y los lugares por donde transitamos. Queremos operativos en Atzompa y la presencia de la Marina; policías que sabemos no tan fácil se van a corromper”, concluye.

Versión para impresión