• Nación

¿Cómo se "esfumaron" los mariachis asesinos de Garibaldi? (VIDEO)

  • La Silla Rota
Además hay indicios de que uno de los posibles asesinos, apodado "El Bryan", sería sobrino de "El Betito", líder de la Unión de la B

Antonio Nieto | La Silla Rota

A pesar de que, utilizando las cámaras del C5, las autoridades capitalinas cercaron virtualmente a los responsables de asesinar a 6 personas en Garibaldi previo a los festejos del Día de la Independencia, a 10 días no ha habido detenciones.

Un nuevo video en poder de La Silla Rota da cuenta que, a las 21:41 con 42 segundos y a las 21:42 con 6, del viernes 14 de septiembre pasado, las tres motocicletas con igual número de sicarios arribaron a toda velocidad a la calle de Soto, en la colonia Guerrero.

Se observa que avanzan en sentido contrario y eluden los coches hasta llegar al cruce con Camelia, cruzan la calle y toman Sol, donde "desaparecen".

Esto se corroboró, acorde con avances en la indagatoria FCH/CUH-4/UI-3S/D/1330/09-2018, debido a que cámaras del Gobierno capitalino ubicadas en la zona ya no volvieron a captarlos después de las 21:43 horas.

[relativa1]

Desde esa noche, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP-CDMX) local implementó un operativo para ubicar a los homicidas.

Esto se realizó en toda la colonia Guerrero, especialmente en vecindades de las calles Sol, Soto y Arteaga, pero aunque tenían "pitazos de informantes" sobre que las motocicletas usadas para trasladar a los mariachis asesinos estaban en un estacionamiento, los oficiales no contaban con una orden de cateo.

Tres días más tarde, la SSP armó un nuevo operativo con 300 elementos y vehículos blindados.

Había reportes de que en una vecindad de Camelia encontrarían una de las motos, una KTM y probablemente a uno de sus conductores, identificado como "El Bryan", supuestamente hijo de María Guadalupe "La China", hermana de Roberto Maldonado López o Roberto Mollado Esparza "El Betito", líder de la Unión de la B.

Sin embargo, la gente de la vecindad ocultó el vehículo y a "El Bryan", cuyo nombre apareció apenas en el radar de las investigaciones, junto con otro de los motociclistas, apodado "El Pepidedos".

Los tres autores materiales de los ataques son Víctor Hugo "El Huguito"; "El Romel" y Enrique "Quique Coronas", los cuales de igual forma se "evaporaron".

Agentes del Estado Mayor Policial lograron arrestar a María Guadalupe "La China", supuestamente señalada por un vecino de ofrecerle droga, pero fue liberada posteriormente al acreditarse que la cantidad de cocaína que llevaba era para su consumo.

NULA VIGILANCIA

En la carpeta de investigación sobre las agresiones de Garibaldi constan varias grabaciones de cámaras particulares y del C5 que siguen los pasos de los homicidas antes y después de los hechos, e inclusive se hizo un cerco virtual de su última ubicación.

[relativa2]

No obstante, las autoridades no montaron vigilancias lo suficientemente efectivas como para observar el momento en que, tanto los motociclistas que ayudaron en el escape como los pistoleros, salieron de su escondite, aparentemente en la calle Sol, colonia Guerrero.

Se cree que las tres motos siguen en algún lugar de Soto, Sol o Arteaga, pero informantes de la Policía y de agentes de investigación les confirmaron que los mariachis asesinos escaparon ya.

Los ubican en el municipio de Ecatepec, Nezahualcóyotl o Tecámac, Estado de México.

Cómo lograron salir del inmueble donde se escondieron, desde la noche del 14 de septiembre, es lo que podría tener como consecuencia una investigación interna de ambas dependencias.

El C5 ha estado operando con la orden de dar prioridad a los homicidios de Garibaldi, y aun así policías del sector Guerrero y agentes de la Procuraduría adscritos a la zona no mantuvieron vigilancias efectivas para obtener indicios.

Informes de la PGJ señalan que los mariachis asesinos pudieron haber salido de sus escondites en la colonia disfrazados, días después de los crímenes.

Un mariachi de Garibaldi fue detenido con droga y su traje típico fue analizado por peritos de la Fiscalía Homicidios; aunque había sospechas de que fue quien prestó los trajes a los sicarios, sólo le pudieron comprobar la posesión de estupefacientes.

A 10 días de la tragedia, sigue sin haber detenidos.

Con información de La Silla Rota

[relativa3]

Versión para impresión