• Sociedad

5 datos que no sabías sobre el Halloween

  • Arantxa Atl
No, no es una festividad que nació en los Estados Unidos.

¡Amamos el Halloween! Es verdad, no hay razón para seguir ocultándolo, y tampoco es razón para no amar o "deformar" nuestro maravilloso Día de Muertos; pero te aseguramos que disfrutarás al por mayor esta "fiesta pagana" cuando te contemos cinco datos que quizá no sabías de esta fecha.

En una de esas, y saber sobre su origen y curiosidades te da buenas ideas para las fiestas de disfraces que se aproximan.

[relativa1]

El origen

El Halloween no es una fiesta de los Estados Unidos, al menos no de origen. Y es que nació entre los antiguos pueblos celtas en países como Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia, y no significaba más que el final de la cosecha.

Era una fiesta pagana. Con ella despedían a Laugh, dios del Sol, pues además marcaba el día en que las jornadas de luz se reducían para dar paso a los días más cortos.

Los celtas, como todas las culturas ancestrales del mundo, creían que sus muertos regresaban a visitarles a la vida terrenal, por ello se encendían velas en las afueras de las casas, se depositaban dulces y comida para ayudarles a regresar a la luz, y descansar con el dios Laugh.

El nombre

Originalmente se le conoció como Samhain, que significa etimológicamente “fin del verano”, y para la cultura Celta, también implicaba el fin del año y el inicio de uno nuevo. Sin embargo, con la cristianización pasó a nombrarse “la víspera de Todos los Santos”, que en inglés “All Hallow’s Eve”, de allí nacería el actual “Halloween”.

[relativa2]

¿Y las calabazas?

Quizá sí podamos atribuir las calabazas del Halloween a los Estados Unidos, pero, originalmente, se usaban nabos. Todo comenzó en Irlanda, a través de la leyenda de Jack o’Lantern; la historia cuenta que un tipo de nombre Jack hizo un pacto fallido con el diablo, y tan mal salió, que fue condenado a “rondar la noche eterna”, y para iluminar su camino, debía llevar  un nabo agujerado relleno de carbón incandescente.

Así la sociedad irlandesa ponía sus nabos iluminados en la noche de Halloween para ahuyentar malos espíritus, pero la migración les obligó a cambiar el envase de la lámpara.

Al llegar a los Estados Unidos, la comunidad irlandesa decidió usar las calabazas, por la simple y sencilla razón de que es más fácil de tallar.

Brujas, duendes y hadas...

En realidad sólo se trata de una fecha en la que la cultura Celta creía, se abrían portales que permitían a sus ancestros muertos rondar por la Tierra, y aprovechar la visita en sus hogares de familiares muertos. Algunas versiones de su cosmogonía relatan que algunas hadas salían de estos portales para mostrar a los maridos los palacios llenos de riqueza del mundo que habitaban, pero había algún tipo de respeto por estas hadas, y estaba motivado por el terror.

En Irlanda, se creía que salían también las brujas, duendes y elfos para acosar a quienes les hicieron dalo en vida.

Dulce o truco

El dulce o truco también proviene de los celtas, pero no había intercambios, simplemente aprovechaban la comida que varias personas dejaban fuera de sus casas para recolectarla y llevarla como ofrenda a sus dioses.

Quizá lo más macabro, es que, algunos de estos rituales, implicaban algún sacrificio humano.

[relativa3]

Versión para impresión