• Migrantes

Migrante lesionado en Veracruz no vio a los atacantes, solo escuchó los disparos

  • La Silla Rota
El joven de 26 años tiene una herida de bala del lado derecho, no quiere hablar del ataque armado

Veracruz, Ver. Hamilton aguarda acostado en una de las camas de quinto piso del área de Traumatología del Hospital Regional de Veracruz. A diferencia de sus compañeros de habitación, él está sólo, meditando, mirando al techo envuelto en una sábana azul.

El joven de 26 años tiene una herida de bala del lado derecho, cerca del hombro, está cubierta con una gaza y todavía transpira sangre. No quiere hablar del ataque armado a menos que lo acompañen representantes del Consulado de Guatemala, de donde es originario.

Al escuchar el deseo de entrevistarlo, con preocupación tapa su rostro con su mano canalizada al suero, encoje los dedos para esconder las uñas sucias de costras de sangre seca y repite la negativa, no hablara a menos que alguien del gobierno guatemalteco lo acompañe.

El médico que lo atiende, quien pidió la omisión de su nombre, saca una libreta con pasta de piel roja y explica que su estado de salud es estable, que la herida mejora, pero tendrá que estar una semana internado, tomando antibióticos para prevenir una infección en lo que lo intervienen para sacar el proyectil.

Algo más le preocupa, desde que llegó orina sangre debido a una esquirla que quedó clavada en su vientre, por lo tanto, le harán los estudios necesarios para saber si tiene alguna lesión, de lo contrario será cosa de días su recuperación.

Hamilton llegó a la sala de urgencias del hospital el sábado por la mañana, por sus propios medios se trasladó del municipio de Rodríguez Clara al puerto de Veracruz, en donde hay una distancia de cuatro horas por carretera.

Él junto a un grupo de migrantes fue atacado por un comando armado en una gasolinera ubicada en el municipio de Ciudad Isla, en el sur de la entidad, cerca de la frontera con Oaxaca.

Según la versión de la Fiscalía General del Estado de Veracruz personas con armas largas y encapuchados abordaron la unidad en la que viajaban de Chiapas a Tierra Blanca, su ruta tenía como fin la frontera a Estados Unidos.

El Fiscal, Jorge Winckler Ortiz asegura que el comando asesinó a una mujer también guatemalteca e hirió a otras tres personas incluyendo a Hamilton y un niño de tres años de edad.

Aunque la víctima no quiso relatar qué pasó, su médico dio las primeras versiones que contó el paciente ese sábado: iba dentro de una camioneta y escucharon ráfagas de metralla cuando sintió un pinchazo cerca del pecho.

El doctor aseguró que el joven no vio a sus atacantes así que no podía confirmar si eran elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, que es una de las líneas de investigación que sigue la autoridad ministerial.

Mientras todo se aclara, la víctima sigue en espera de saber su estatus migratorio, sólo, acostado en la cama del hospital en donde pasará la Navidad rodeado de extraños.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]

Versión para impresión