• Cultura

Cuando un amigo se va... Muere Alberto Cortez, y lo recordamos con 10 canciones

  • Arantxa Atl
Este jueves, el cantautor argentino y amigo de Facundo Cabral, murió este jueves por una insuficiencia cardíaca.

Alberto Cortez, el cantautor argentino que marcó parte de la historia musical de Latinoamérica, murió este jueves a causa de una insuficiencia cardíaca, tras ser ingresado de emergencia a un hospital de Madrid, España, el pasado 27 de marzo.

A sus 79 años, el cantante tenía programadas varias fechas, incluida una mañana viernes, que tuvo que suspender por la emergencia de salud, y que finalmente serán canceladas.

"Cuando un amigo se va -dice uno de sus temas- queda un espacio vacío", y este día la música latinoamericana está de luto.

[relativa1]

Pero en E-Consulta Veracruz abrimos ese espacio para recordar la extraordinaria música y reflexión de Cortez.

Castillos en el aire...

Alberto Cortez nació en Rancul, provincia de La Pampa, Argentina, el 11 de marzo a las 8 de la mañana, de acuerdo a su biografía oficial.

En su pre-adolescencia, Cortez comienza a escribir sus primeras canciones e inicia su educación musical.

Mi árbol y yo...

Su vida adolescente y joven fue netamente artística, invitado a participar en orquestas y conjuntos folklóricos; crece y estudia Derecho y Ciencias Sociales en Buenos Aires, donde sigue cantando y tocando su guitarra para ayudarse económicamente.

Callejero...

Alberto Cortez ingresa como vocalista a bandas de Jazz con las que recorre el país en giras, y para 1960 graba su primer disco.

A la par, inicia una gira por Europa nada exitosa con el Argentine international ballet and show.

Camina siempre adelante...

Terminado ese proyecto, Alberto inicia sus primeras experiencias como solita, grabando discos y ofreciendo su trabajo en países de Europa, o en Estados Unidos, donde rechaza ofertas.

El éxito del cantautor arranca en España con su disco Las Palmeras, y participando en festivales como de la canción en Mallorca.

A partir de mañana...

Para 1967, ofrece dos conciertos que serán el parteaguas de su vida profesional. Lleva al Teatro de la Zarzuela, música de Yupanuqi, y poemas de Neruda musicalizados, además de su propio repertorio; pero ofrece uno más, exclusivamente con música de Atahualpa, y poemas musicalizados que la crítica recibió de manera extraordinaria.

En 1971 se presenta en el Luna Park de Argentina, con un rotundo fracaso que lo trajo a México, donde estrenó "Mi árbol y yo" donde el gobierno federal ocupa su canción para un programa de reforestación.

En México se reencuentra con el éxito.

A Argentina regresa sino hasta 8 años más tarde cuando su nombre ya es popular, pero no acepta sino hasta un año después del ofrecimiento inicial para ofrecer un concierto; después vendrán las giras por Latinoamérica y un éxito rotundo.

Pobrecito mi patrón...

Ya para los noventas, inicia la camaradería y colaboración con Facundo Cabral y su espectáculo "Lo Cortez no quita lo Cabral", estrenado en México en 1994, y que llevó a España y Argentina.

No soy de aquí...

Es en 1996 cuando inician sus problemas de salud con un ataque cerebral por obstrucción en la carótida, hecho que casi lo lleva a la muerte, pero resistió, aunque perdió la sensibilidad de la mano izquierda.

[relativa2]

A mis amigos...

Otro de los golpes más duros para Cortez fue el asesinato de Facundo Cabral en 2011, en homenaje a su amigo, escribió una columna que tituló "El hombre que se inventó a sí mismo". “Facundo Cabral fue un personaje muy controvertido que se inventó a sí mismo después de haber inventado otros. Uno de esos personajes se llamaba Indio Gasparino. Después surgió él mismo, con aspecto revolucionario de barba muy frondosa. En su vida, sin embargo, nunca hizo nada revolucionario, salvo canciones irónicas que pudieran tener algún valor en la canción protesta, pero no fue un protestón del establishment”.

En una entrevista para El Mundo de España, Cortez aseguró que había cosas para él que el dinero no podía comprar, "3l afecto de mis amigos más cercanos. Eso es lo que más aprecio y lo que más valoro de mi vida. (...) Cuando uno se abraza a un amigo de verdad, siente que su corazón late al mismo ritmo".

Cuando un amigo se va...

Cuando un amigo se va, es una pieza que compuso a su padre después de su fallecimiento; "cuando él falleció, a mí me falleció el mundo", dijo en entrevista.

Alberto Cortez muere este jueves 4 de abril a la edad de 79 años, "el día que venga la señora de blanco, me gustaría que llegara como llegó a Yupanqui: afinando la guitarra para un recital", dijo a Clarín en 2011, su última entrevista en el país que lo vio nacer.

Te llegará una rosa...

[relativa3]

Versión para impresión