• Nación

Expresidente de Perú fallece tras dispararse para evitar arresto por caso Odebrecht

  • La Silla Rota
Alan García fue presidente de Perú en dos ocasiones; se disparó en su domicilio cuando iba a ser detenido

El expresidente peruano Alan García murió durante la mañana de este miércoles en un hospital de Lima mientras era operado de un disparo en la cabeza que se dio cuando iba a ser detenido por orden judicial por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht.

García fue presidente de Perú durante dos periodos: 1985-1990 y 2006-2011 y fue ingresado en el hospital Casimiro Ulloa de Lima, a donde fue trasladado por la policía.

[relativa1]

Testigos consultados por la televisión peruana indicaron que García entró cubierto por una manta roja y, poco después, su hijo ingresó rápidamente en el hospital.

La Policía Nacional llegó esta mañana al domicilio del otrora mandatario, investigado por el escándalo de Odebrecht, que en Perú ya suma cuatro ex presidentes investigados: Ollanta Humala, Alejandro Toledo y Pedro Pablo Kuczynski.

Junto con la detención de García, su ex ministro de Presidencia, Luis Nava, también fue puesto en custodia, según informan los medios locales.

Cabe recordar que la investigación contra de García y Navas explotó luego de que la Fiscalía detectara que el exministro habría recibido más de cuatro millones de dólares por parte de Odebrecht por la adjudicación de las obras de la Línea 1 del Metro de Lima.

Congresistas del Partido Aprista Peruano (PAP), del expresidente Alan García, culparon a la Fiscalía por la trágica decisión de su líder.

Al llegar al hospital Casimiro Ulloa, donde García fue atendido, el congresista Mauricio Mulder declaró a periodistas que esta tragedia es "la concreción de todo un mecanismo de persecución y búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros".

"La historia de sus biografías quedará escrita en páginas muy escondidas y letras muy pequeñas", agregó Mulder.

Por su parte, el excanciller Luis Gonzales Posada, también militante del PAP, acusó a la Fiscalía de querer apresar arbitrariamente a políticos sin un debido proceso.

"Es el resultado de un pérfido, malévolo y abusivo atropello de una Fiscalía que puede meter preso a quien le da la gana", manifestó el también excongresista.

Con información de La Silla Rota

[relativa2]

Versión para impresión