• Estado

Cuitláhuac señala a mineras por incendios forestales; ya se investiga el de Alto Lucero

  • Carlos Caiceros
El gobernador anunció que investigarán para dar con los responsables del incendio en Alto Lucero, el cual consumió más de 900 hectáreas

Xalapa, Ver.-A través de sus redes sociales el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, anunció que investigarán el actuar de las empresas que están interesadas en el proyecto de una mina a cielo abierto en Alto Lucero.

Esto tras el incendio forestal registrado en dicha zona, el cual consumió unas 915 hectáreas, principalmente de hojarasca y arbustos. El mandatario señaló que se trató de un siniestro provocado.

Se acuerdo con autoridades de la Secretaría de Protección Civil las llamas afectaron la zona en la que una minera canadiense busca concretar un proyecto para la extracción de oro.

“Actuaremos con el peso de la Ley contra los responsables de los incendios. Y en los provocados en Alto Lucero, investigaremos el actuar de las mineras de la zona respecto a estos hechos que se están suscitando extrañamente en esa región”, posteó el mandatario en su Twitter.

 

[relativa1]

En un reporte preliminar, la Secretaría de Protección Civil reportó que el incendio forestal había sido controlado en 100 por ciento y se mantenía en 90 por ciento de liquidación la tarde noche del jueves.

Las llamas se extendieron en el paraje La Pedrera – Cerro Roca de Oro – Cerro La Paila – Cerro La Bandera y continuó siendo supervisado este vienes por Protección Civil.

Justo en el cerro La Paila la empresa canadiense Candelaria Mining Corp ha intentado construir una mina a cielo abierto en los últimos años.

Expertos de la empresa han asegurado ante medios de comunicación que la compañía está en la disposición de trasladar la flora y la fauna a otro sitio, así como sembrar cícadas, una planta endémica, habilitando un vivero.

Sin embargo, ambientalistas y expertos sostienen que la mina afectaría la flora y la fauna de la región, en especial las cícadas que se encuentran en el cerro donde se realizará la extracción de piedra.

Llamas se reavivaron de forma irregular

Luego de la publicación de García Jiménez en redes sociales funcionarios de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente confirmaron que el incendio forestal en el Alto Lucero recobró fuerza de forma inusual, de ahí que abrieron una investigación.

El subprocurador estatal de Protección al Medio Ambiente, Ernesto Cuevas Hernández, declaró que en un recorrido aéreo constataron que las llamas ganaron intensidad cerca de las instalaciones de Candelaria Mining Corp.

El funcionario alertó que todo parece indicar que las llamas afectaron la flora endémica.

“El incendio ya se había sofocado y ahora otra vez cobra fuerza, por eso estamos en un sobrevuelo y próximamente estaremos viendo con la investigación se deslindan responsabilidades. Si hay algún responsable se actuará”, dijo.

Comentó que trabajan con CONAFOR y Protección Civil del Estado, aunque no se descarta que en los próximos días intervenga la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

[relativa2]

Empresa no tira la toalla

Candelaria Mining Corp cuenta con permisos federales para comenzar a operar la mina a cielo abierto en la zona. No obstante los ayuntamientos de Alto Lucero y Actopan optaron por negarles los permisos de cambio de uso de suelo.

Según especialistas el proyecto afectaría la flora endémica, la fauna, además de afectar la ruta de aves migratorias.

Empleados de la compañía como Armando Alexandri, quien es ingeniero en minas; así como el geólogo Héctor Salas Hernández; el químico Martín Sánchez Estrada y Paulina Aguilar, encargada de la vinculación comunitaria, han propuesto públicamente un “Comité de Vigilancia” para destrabar el proyecto.

Además, ante medios de comunicación presentaron estudios de que la mina, que utilizaría explosivos para la extracción de oro, no afectaría la nucleoeléctrica de Laguna Verde, que se ubica a 3 kilómetros en línea recta del cerro La Paila.

También informaron que al contar con permisos federales habilitaron un vivero para replantar cícadas, prometiendo apoyos e infraestructura para las comunidades con tal de permitirles extraer la roca.

Pese a lo anterior pobladores, ambientalistas, expertos en la materia e incluso el gobierno estatal se han negado a autorizar el proyecto

[relativa3]

Versión para impresión