• Estado

Marlon Ramírez, nuevo líder del PRI con negro historial

  • Isabel Ortega
La militancia del PRI eligió como nuevo presidente del CDE a un exfuncionario de Javier Duarte señalado de fraude y traición

Xalapa, Ver.- Señalado de fraude y traición, vinculado a los gobiernos de Javier Duarte y Fidel Herrera, considerados los más corruptos de Veracruz, Marlon Ramírez Marín, virtual dirigente del Partido Revolucionario Institucional, será el nuevo rostro del Tricolor, partido político que desde el 2016 se convirtió en la tercera fuerza electoral en Veracruz.

Al joven político lo han vinculado con todos los grupos al interior del PRI, incluso al PAN, sin destacar algún mérito propio para ocupar la dirigencia del partido que por 80 años administró Veracruz, y que vive su peor declive en la vida política del Estado.

En la elección del 2010, cuando resultó ganador Javier Duarte de Ochoa, internado en el Reclusorio Norte desde hace un año, el tricolor sumó un total de un millón 356 mil votos; para el 2016, cuando perdió la gubernatura, se quedó con 928 mil 249 sufragios; en el 2018 la votación quedó en 528 mil 663 votos, es decir, en solo ocho años perdieron al 62 por ciento del electorado.

Según el corte de resultados de  la elección interna, hasta las ocho de la noche del domingo 28 de abril, después de contar 192 actas de las 223, Marlon Ramírez contaba con 20 mil 395 votos, arriba de su más cercano competidor Adolfo Ramírez Arana quien contaba con 6 mil 138 sufragios, en los casos de Carlos Aceves y Damara Gómez sumaban poco más de mil votos.

A pesar de la poca participación de la militancia, el 18 por ciento del padrón, Marlon Ramírez tiene una ventaja de más de 14 mil votos por lo que su triunfo es irreversible, sin embargo, se tendrá que confirmar en el cómputo final este 30 de abril.

[relativa1]

Su negro historial

Marlón Ramírez fue director de Política Regional y Subsecretario de Gobierno en la administración de Fidel Herrera. Para el periodo de Duarte, ocupó la Subsecretaría de Gobierno, y antes fue Secretario de Fiscalización del Congreso local en la 62 legislatura.

Su función como integrante de la Cámara era apoyar en el análisis y la fiscalización de las cuentas de recaudación y distribución de ingresos de los ayuntamientos del Estado, así lo marca el reglamento del Poder Legislativo.

Es decir, tenía que apoyar en la revisión del manejo de los recursos públicos de los 212 municipios del Estado de Veracruz en el periodo 2010-2013, sin embargo, no cumplió al 100 por ciento su función.

En ese trienio, el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) presentó un total de 41 denuncia penales contra igual número de municipios por el desvió de más de 417 millones 777 mil pesos.

En el año 2014, cuando ya operaba como Subsecretario de Gobierno en el Estado, fue acusado de cometer fraude contra habitantes del predio Paso de Vergara Tarimoya, conocido como la Reserva 4.

Mauro Pitalúa Alemán, denunció ante los medios de comunicación que el entonces funcionario de la dirección de Política Regional (2004-2010) se hizo de tierras ejidales a base de engaños en contubernio con su padre, el abogado Pedro Ramírez Casas y líderes vecinales militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El afectado, contó a los medios, que buscó el apoyo del abogado Pedro Ramírez Casas, para regularizar sus predios. A cambio del proceso legal, el padre de Ramírez pidió el 50 por ciento de las tierras, porque no poseía recursos para pagar los servicios profesionales.

“Tenemos una minuta y no me la quieren reconocer, aquí están las firmas y donde se ve que nosotros vamos a darles las tierras cuando ellos nos entreguen los 14 lotes, en el 2010.

“Se ve la firma de Marlon que en ese tiempo era Director General de Política Regional y la de su papá (…) somos como 50 familias que estamos igual, algunos cedieron menos del 50 por ciento, pero pues son muchas tierras, del terreno que me están quitando a mí son 5 mil metros cuadrados, pero hay quienes tienen más”, declaró a los medios.

[relativa2]

Para julio del 2015, el área de comunicación social informó que por instrucciones del gobernador Javier Duarte de Ochoa, el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón, tomó protesta de ley a Genaro Mejía de la Merced, exdiputado federal por Tantoyuca, como subsecretario de Gobierno.

El encargado de la política interna del estado, Gerardo Buganza, pidió al nuevo servidor público redoblar el esfuerzo y trabajo en su encomienda que demanda compromiso con los veracruzanos, a quienes debe servir con lealtad y responsabilidad.

Versiones periodísticas confirmaron que su salida se atribuyó a su mala operación política en la elección del 2014, cuando Anilú Ingram Vallines, actual diputada federal, perdió la alcaldía de Veracruz.

En calidad de operador de la zona, no logró los votos suficientes para arrebatar el puerto de Veracruz al clan Yunes Linares, con quien hoy se le vincula, al afirmar que su campaña fue financiada por los panistas.

A su paso por la Segob se denunció que Marlon Ramírez era el responsable de administrar los grupos de choque y utilizarlos según conviniera a la administración en turno. Para ello tenía a su disposición el dinero de la partida «para expresiones sociales», que era dinero en efectivo de la Secretaría de Gobierno que se usaba con discrecionalidad.

Ya como regidor, sus declaraciones a los medios han sido limitadas a pesar de ser de oposición; se buscó en la página del municipio el trabajo al interior del Cabildo, pero no hay grabaciones de las sesiones, ni las actas de las reuniones.

Su inclusión en la planilla de Fidel Kuri Grajales, en la elección del 2018, generó manifestaciones y el reclamo de los militantes.

“No puede ser posible que la dirigencia del partido no sé de cuenta que nadie quiere saber nada de los funcionarios del sexenio pasado, quieren seguir por el mismo camino y eso les costará la presidencia municipal porque muchos de nosotros no vamos a votar por él, es más ni siquiera vamos a participar”, reprochó ante los medios Carlos Guerrero.

[relativa3]

Versión para impresión