• Seguridad

Con Cuitláhuac no se apacigua Veracruz; 15 asesinatos en menos de 24 horas

  • De la corresponsalía
Los crímenes provocaron revueltas de pobladores que cerraron vialidades y gobernador omite hablar del tema

BOCA DEL RÍO.- En menos de 24 horas, Veracruz vivió una jornada violenta con el reporte de 15 asesinatos, tras ataques armados ocurridos principalmente en la región de Córdoba y Orizaba.

La ola de homicidios provocó que vecinos de la localidad de Tecamalucan, del municipio de Acultzingo, quemaran autobuses, llantas y bloquearan la carretera a Tehuacán, Puebla, para protestar y defenderse de la delincuencia organizada.

Los pobladores, con cartulinas, pidieron la intervención del gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, quien estaba en Boca del Río con todo su gabinete de seguridad, revisando los últimos detalles para el Festival de la Salsa 2019, que inicia la próxima semana.

[relativa1]

La jornada empezó el sábado en la mañana, cuando fuerzas del orden encontraron cuatro cuerpos en un paraje de la ciudad de Minatitlán, al sur de la entidad veracruzana.

Las víctimas estaban amarradas de pies y manos, nadie localizó a los responsables, pese a los operativos de la Guardia Nacional impuestos desde la masacre en la que murieron 13 ciudadanos, entre ellos un niño de un año.

En la madrugada de ese mismo día, en Huiloapan, cerca de Orizaba, un comando armado disparó contra una casa matando a una mujer de 27 años, empleada de una gasolinera, que dormía en esos momentos.

En Vega de Alatorre, las autoridades detectaron tres jóvenes muertos en un paraje, todos tenían el tiro de gracia y huellas de tortura. El levantamiento de rigor lo hizo servicios periciales.

En el bulevar Córdoba-Fortín de las Flores, dos muchachos murieron acribillados en el atrio de una iglesia, cuando en su interior se realizaba una misa con motivo de los festejos de los XV años de una joven.

Las víctimas, de 24 y 17 años, eran invitados de la festejada. Sus verdugos los interceptaron en las puertas del templo "Espirito Santo", en la congregación de Crucero Nacional.

El ataque hizo que la Arquidiócesis de la Iglesia Católica, en Xalapa, y el Obispado de Córdoba, condenaran la violencia que impera en todo el estado de Veracruz.

Unos minutos después de ese atentado, otro joven murió asesinado por balas, cuando manejaba su automóvil en las calles de la colonia Portillo, de Fortín de las Flores.

En Tecamalucan, del municipio de Acultzingo, en la zona de Orizaba, un grupo armado disparó en contra de seis hombres, de entre 19 y 24 años, que estaban platicando afuera de la ferretería del pueblo.

El saldo de esa nueva masacre fue de dos muertos. Según medios locales, los cuerposcorresponden a un locutor de una radio comunitaria y un integrante de las fuerzas básicas del Club Tiburones Rojos del Veracruz.

Además, de las dos víctimas mortales, los otros cuatro lesionados permanecen en estado grave en un hospital de Ciudad Mendoza.

Ya en la madrugada del domingo, una persona murió asesinada en la colonia El Paraíso, en Córdoba, lo que movilizó a los cuerpos de emergencia.

Más tarde, ahora en el norte del estado, un hombre murió a disparos dentro de un bar en el municipio de Pueblo Viejo, uno más quedó lesionado.

La mañana del domingo, apareció ejecutado un sujeto. Su cuerpo fue abandonado, envuelto en una alfombra, en la colonia Linda Vista, en el municipio de Fortín de las Flores.

Un trabajador de una agencia automotriz, en Córdoba, fue secuestrado por su propia novia y otros dos delincuentes que al no obtener dinero le dispararon en cuatro ocasiones.

El lesionado recibió dos balas en la cabeza y fue dado por muerto, lo dejaron en la orilla de la carretera Fortín-Huatusco, sin embargo, estaba vivo y logró pedir ayuda, por lo que fue trasladado a un hospital.

En Papantla, una mujer de unos 50 años salió en la madrugada a la central de autobuses, iba a salir de viaje, pero en el camino un grupo de hombres la asaltaron, la golpearon y abusaron de ella, por lo que está hospitalizada de gravedad.

[relativa2]

[relativa3]

Versión para impresión