• Estado

Pescadores rematan muelle de la "casita blanca" de Duarte en Tlacotalpan

  • De la corresponsalía
Hace casi tres años era parte de la lujosa residencia del exgobernador de Veracruz en Tlacotalpan

TLACOTALPAN.- Apenas escuchan los motores acuáticos, un grupo de pescadores salen entre la maleza. Son habitantes de la localidad de El Volantín, en el municipio de Tlacotalpan. Los hombres resguardan un muelle flotante, que alguna vez fue propiedad de uno de los hombres más poderosos de Veracruz. 

Basta con preguntar por el armatoste para que lo ofrezcan en venta. El costo es de 50 mil pesos, con una medida de 15 metros de largo. Es una ganga, según algunos empresarios consultados, pues el promedio en el mercado es de 200 mil pesos. 

[relativa1]

Lo más relevante de la pieza es que el muelle sirvió durante años al exgobernador Javier Duarte de Ochoa. Ahí atracaba su yate La Candelaria, embarcación que tenía un valor de 790 mil dólares estadounidenses. 

El octubre de 2018, medios nacionales informaron que la extinta Procuraduría General de la República (PGR) había extraviado la nave, nadie sabe de su paradero hasta la fecha. 

Según el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares (2016-2018), expropiaron a Duarte una vivienda denominada La Casita Blanca, en Tlacotalpan, ciudad considerada como Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco. 

Ahí, según relato de los extrabajadores, Duarte de Ochoa y su familia llegaban unas tres veces al año a relajarse a orillas del Río Papaloapan. 

Pero la fecha más importante era el 2 de febrero, día de la Virgen de La Candelaria, festividades en las que el exmandatario participaba de manera activa, zarpando desde el muelle flotante de esa casa para estar en el paseo acuático en honor a la deidad. 

Hay registros fotográficos que dan cuenta de los invitados que llegaban a celebrar esas fechas, entre ellos, figuras como el ex presidente, Carlos Salinas de Gortari; el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, y el exgobernador de Chihuahua, César Duarte. 

[relativa2]

Tras una denuncia ciudadana, La Silla Rota encontró en total abandono el muelle flotante que usaban todas esas personalidades de la política nacional, ahora en venta, a un precio irrisorio. 

El atracadero está amarrado junto a la maleza, en el río Papaloapan, a unos dos kilómetros, corriente arriba, de la llamada Casita Blanca. 

Según el exalcalde de Tlacotalpan, Homero Gamboa, la propiedad tiene un valor cercano a los 15 millones de pesos, y está a nombre de la esposa del empresario Francisco García, alias Franky, que fue relacionado con el desvío de recursos en un ingenio de la Cuenca del Papaloapan. 

Durante el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares se presentó a los medios de comunicación la recuperación de ese inmueble, que data del año 1719. 

El panista anunció que el lugar pasaba a manos del Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC), para usarlo como un recinto en favor de los pobladores de la comunidad. 

Durante la presentación, Yunes Linares mostró a los periodistas los lujos y las adecuaciones que le habían hecho a la casona, entre ellos, la construcción de una piscina y el muelle flotante para atracar a La Candelaria. 

El actual gobierno de Morena también informó que ese sitio serviría para la sede del IVEC, sin embargo, el recinto permanece cerrado, sin actividades y ahora sin el muelle. 

El miércoles pasado, el actual gobernador, Cuitláhuac García Jiménez aseguró en entrevista que su antecesor simuló la recuperación de la Casita Blanca, porque era una expropiación a un particular y no a Duarte de Ochoa. 

[relativa3]

Versión para impresión