• Seguridad

David salió a atender el negocio de su padre y secuestradores lo asesinaron

  • Miguel Ángel León Carmona
Le arrebataron sus dos más grandes sueños: correr maratones y culminar su segunda carrera universitaria

Xalapa, Ver. – Además de correr maratones, David Solís contribuía con el negocio de su padre. El 23 de mayo acudió a recibir una mercancía en la colonia San Miguelito, en Córdoba. Fue su última encomienda. Sujetos ya lo esperaban para ponerle un precio a su vida.

De acuerdo con familiares del joven de 24 años, fue durante la mañana del pasado jueves cuando a la empresa de su padre supuestos proveedores hablaron para avisar que estaban perdidos con una mercancía. Y solicitaron que alguien los alcanzara para guiarlos.

La suerte, quizá, provocó que David Solís Calvo, el mayor de dos hermanos, se ofreciera a acudir por el cargamento -tubos de acero que venden en un pequeño local-. El universitario subió a su camioneta color gris y salió a lo que sería su último viaje.

Horas más tarde, personas desconocidas llamaron a la familia de David para decir que ahora ellos lo tenían, y que su vida ya estaba tasada en una suma millonaria. El trato era sencillo: pagar a cambio de regresarlo con vida.

[relativa1]

Los familiares habrían entregado una primera cantidad de dinero a los secuestradores. Pero las voces desde el teléfono pidieron más. Una suma que sobrepasaba el patrimonio logrado a lo largo de varias décadas de trabajo.

Las horas se fueron gastando al igual que las esperanzas de recuperar con vida al universitario. Jueves y viernes terminaron sin cerrar la negociación. Sábado muy temprano fue hallada la camioneta de Juan David en la colonia Ricardo Ballinas, en el municipio vecino de Fortín. Ese mismo día también los plagiarios cortaron comunicación. Ellos ya habían decidido el desenlace de su víctima. Y las peores noticias estaban por llegar.

Fue el mismo 25 de mayo, cuando autoridades ministeriales alertaron sobre el hallazgo de un cadáver torturado en un paraje de la colonia Pueblo de las Flores, a 5.4 kilómetros donde había sido recuperada la camioneta de Juan David.

Familiares del estudiante confirmaron el asesinato de Solís Calvo en las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) de Córdoba. “Solo puedo decirle que David sufrió mucho, fueron unos animales con él. No tiene caso dar más explicaciones”, dijo un pariente de la víctima bajo el anonimato.

[relativa2]

David, el deportista que soñaba con mejorar su negocio familiar

El asesinato de David Solís ha desatado mensajes de amigos en redes sociales, quienes coinciden que la violencia en Veracruz frenó sus dos más grandes sueños: correr maratones en el grupo Galápagos y culminar su segunda carrera universitaria para mejorar la empresa de su padre.

Al joven de 24 años lo describen como una persona deportista, alegre y heredero de una cultura enfocada al esfuerzo y al trabajo. “No te imaginas lo mucho que se esfuerza toda su familia para tener lo poquito que tiene. Es algo absurdo ligar a David con cosas turbias. Mataron a un muchacho de bien”, refieren los conocidos de la víctima.

Desde su perfil de Facebook, David compartía sus competencias en diversas carreras a lo largo de la zona centro de Veracruz. "Si no te cuesta conseguir algo, no lo disfrutas igual”, publicó el 31 de marzo. “La suerte para triunfar en la vida, se llama creer en ti”, compartió con sus conocidos dos días después, con una medalla colgada de su cuello.

[relativa3]

Versión para impresión