• Nación

Sacrifican con inyección letal a osos perezosos y monos capuchinos

  • La Silla Rota
El sacrificio se hizo aún cuando los exámenes realizados fueron negativos para las enfermedades

El pasado 8 de abril cinco osos perezosos y nueve monos capuchinos, de aproximadamente seis meses de nacidos que habían sido rescatados por elementos de la Policía Federal en Chiapas, fueron sacrificados con una inyección letal, 15 días después de su recate, ante el riesgo sanitario que estas especies exóticas podrían representar para la biodiversidad del país.

La decisión de sacrificar a los animales fue tomada por el Ministerio Público Federal con sede en Tapachula, quien puso a disposición de un funcionario de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), a los ejemplares para realizar el procedimiento, "en cumplimiento a las disposiciones previstas por los artículos 23 y 35 fracción III de la Ley Federal de Sanidad Animal".

El sacrificio de los animales se hizo aún cuando los exámenes realizados a los animales por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) fueron negativos para las enfermedades de encefalitis, fiebre amarilla y gusano barrenador del ganado, se sacrificó a las especies.
[relativa1]
Los monos capuchinos y osos perezosos se encontraban en cuarentena en la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre "El Abuelo" en Cintalapa, pero aun así fueron sacrificados mediante la aplicación de una inyección endovenosa de una solución de Pentobarbitona al 20 por ciento, sustancia que tiene por efecto insensibilizar a los animales previamente a su muerte, provocando la pérdida del conocimiento seguida de un ataque cardíaco.

Según la declaratoria por escrito de Juan Pablo Flores Mujica, coordinador de Inspectoría Pecuaria del Distrito 08 en Tapachula de la Sader al Ministerio Público Federal, los restos de las crías fueron incinerados en el horno crematorio del Rastro Regional de Bovinos y Porcinos del municipio, para evitar la probable propagación de enfermedades.

Tras estos hechos, la Fiscalía General de la República abrió una carpeta de investigación, se establece que, según el funcionario de la Sader los monos capuchinos y osos perezosos presentaban "cuadro severo de deshidratación, depresión intensa y diversas lesiones que comprometían su integridad física y emocional por lo que fueron sacrificados.
[relativa2]
Sobre la actuación de Flores Mujica, la Sader dio a conocer que solicitó a través del Senasica al Distrito 08 en Tapachula una explicación con evidencias del supuesto sacrificio con inyección letal a 14 ejemplares de vida silvestre, un asunto que ya esta en el área jurídica de la institución.

 

De acuerdo con la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), los perezosos y monos capuchino, son animales en peligro de extinción y son originarios de los bosques y selvas húmedas de América Central y Sudamérica, de donde fueron arrancadas estas crías aseguradas en México.

En el mercado negro estos animales pueden alcanzar un valor de hasta 90 mil pesos.


[relativa3]

Versión para impresión