• Estado

El día que el crimen retó a Felipe Calderón en Veracruz

  • Redacción
El exmandatario aseguró que el despunte de la violencia en su sexenio produjo por la guerra entre narcos, y no contra el narco

Bocal de Río, Ver.- Era martes 11 de junio del 2009, el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa visitaba el recinto portuario de Veracruz, desde ahí pronunció un mensaje enérgico contra el crimen organizado, a diferencia de los anteriores en esta ocasión sentenciaba el ataque a un amigo suyo ubicado en un puesto estratégico del Gobierno Federal.

Mi presencia aquí obedece a dar una señal muy clara en el sentido de que quien quiera y dondequiera que se meta con alguno de los nuestros y de nuestro personal, más difíciles vamos a hacerles sus actividades criminales precisamente en ese lugar. Que se entienda claramente que la acción del gobierno federal seguirá y se redoblará mientras sigan existiendo en México actos tan repudiables como éste.”

Díez días antes, Francisco Serrano Aramuni, administrador general de la Aduana del Puerto Marítimo, y amigo personal de Calderón, fue privado de la libertad cuando transitaba en la zona centro de la ciudad.

El funcionario salió de su oficina alrededor de las 21:00 horas sin el personal que le asignó el Estado para su seguridad, luego de haber sido amenazado de muerte días antes.

Cruzaba la primera sección del puente Morelos cuando su camioneta fue golpeada por otro vehículo que lo obligó a descender, hombres armados lo subieron al otro automóvil, mientras una patrulla de la Dirección de Tránsito Municipal daba el paso libre para el escape.

[Relativa1]

La afluencia de autos particulares y del transporte público era alta a esa hora, los agentes de tránsito tomaron el vehículo de Serrano Aramuni y la trasladaron a las instalaciones de la corporación.

Un vídeo captado por cámaras del C-4 grabaron la acción y un día después agentes federales intervinieron a 46 elementos de Tránsito Municipal, ocho fueron arraigados en su domicilio, mientras que la Marina-Armada asumió el mando de la corporación municipal.

Una semana después la Procuraduría General de la República (PGR) ofreció una recompensa de 10 millones de pesos a quien ofreciera datos sobre el paradero de Serrano Aramoni y la identidad de sus captores.

Según las indagatorias de la PGR, los Zetas ordenaron levantar al administrador de la Aduana Marítima, ya que se opuso a colaborar con la organización criminal para la introducción de cargamentos de droga.

Declaraciones de los implicados apuntaban a José Osiris Cruz, comandante de la Policía Municipal, como el responsable del operativo en el que se le privo de la libertad.

[Relativa2]

El 16 de septiembre de 2009, agentes de la PGR y elementos del Ejército lo detuvieron en el domicilio de la entonces regidora panista del ayuntamiento de Veracruz, Guadalupe Torres Rivadeneyra.

Finalmente, por el caso fueron detenidas siete personas, Osiris Cruz, Ricardo Elvira Ramón, alias El Pelusso, presunto integrante de Los Zetas encargado de la plaza de Veracruz, y su sicario, Pedro Hernández Rivera, alias el Comandante Oso, a quienes se imputan los delitos de delincuencia organizada y secuestro, así como acopio, posesión y portación de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Sin embargo, el 20 de junio del año pasado, un juez federal absolvió y ordenó la libertad del exdirector de la Policía Municipal de Veracruz, José Osiris Cruz Cabrera, por no encontrar pruebas suficientes de su responsabilidad en el delito que se le imputó.

Felipe Calderón Hinojosa regresó a Veracruz como expresidente 10 años después para promover la plataforma política México Libre, en donde aprovechó para dar un paseo e incluso para ir a misa.

En una breve entrevista acompañado por simpatizantes aseveró que el despunte de violencia durante su mandato se debió a choques territoriales entre narcotraficantes y no por su política de seguridad.

Incluso afirmó que fue testigo de cómo alcaldes y gobernadores sirvieron a la delincuencia cuándo él participó como presidente de la República.

“Ya no solo eran quienes estaban en la ilegalidad, como estos señores se apoderan del gobierno, de las policías, del ministerio público, de los alcaldes y de los gobernadores, ahora sí que no aludo a ningún gobernador de Veracruz, ahora sí que ya saben quién, bueno, no”, declaró.

[Relativa3]

Versión para impresión