• Seguridad

Secuestran a mujer embarazada mientras vendía aguas frescas en la calle

  • Tamara Corro
La familia relató que aún no se recuperaban del secuestro de la hermana hace 3 meses, cuando sujetos armadas se llevaron a otra de sus hijas

Cosoleacaque, Ver., "Yo solamente quiero que mi hija vuelva con bien y las autoridades hagan justicia, que me ayuden, tenemos miedo", es la súplica que hizo Rubicela Ramírez ante el secuestro de su hija Sugeydi hace dos días.

Esta señora, de edad mayor, señaló que su hija se encontraba vendiendo aguas frescas sobre la avenida Dante Delgado de la colonia Insurgentes cuando unos sujetos armados se la llevaron, por lo que este jueves por la madrugada familiares y amigos se manifestaron y bloquearon un acceso de la carretera que conduce hacia Cosoleacaque. 

Además, esta madre desconsolada aseguró que su hija presenta un embarazo de 6 meses y  tiene 2 hijos menores de edad que están preocupados por ella.

[relativa1]

"Queremos el apoyo de todos ustedes  que me entreguen a mi hija con bien porque la esperan sus dos hijos y ella está embarazada de 6 meses".

Esta mujer con palabras entrecortadas, que con dificultad concedió una entrevista para E-Consulta Veracruz dijo que ellos son de escasos recursos económicos y su situación empeoró tras el secuestro de su otra hija hace tres meses, del que ni siquiera se han recuperado.

"Prácticamente esta bien (su otra hija) pero no crea, si ni nosotros estamos bien todavía no nos recuperamos y todavía me levantan a la otra", agregó.

[relativa2]

Respecto a esta situación, amigos y vecinos que han apoyado a la familia se encuentran con miedo, consternados e indignados porque que las autoridades no han hecho nada ante la inseguridad que los acecha.

"Estamos muy decepcionados de las autoridades porque hasta ahorita no hemos obtenido respuesta, anoche se dieron cuenta de cómo nos trataron, nos dijeron  que hoy nos iban a dar una respuesta" argumentó una amiga de la familia que prefirió quedarse en el anonimato.

Por lo que exigió a las autoridades actúen de inmediato  porque ya están cansados de tanta inseguridad y de vivir "con el Jesús en la boca".

Y advirtió que de no ver una respuesta por parte de las autoridades, podrían volver a cerrar la carretera.

Cabe señalar que en este mismo año también se registró el secuestro de un menor de edad que vive sobre la misma calle que las hermanas secuestradas.

[relativa3]

Versión para impresión