• Deportes

Puma Cháves: Del barrio a las canchas de primera

  • Fernanda Torres
Diego Chávez es el primer futbolista profesional surgido del ejido Primero de Mayo; Su historia es muestra de entrega y superación

Veracruz, Ver.- Diego intenta imaginar su vida fuera de la cancha, pero le cuesta hacerlo, nació y creció en uno de los barrios populares de la ciudad de Boca del Río, donde el futbol está siempre latente, pero que al mismo tiempo tiene fama de barrio bravo, donde si no se terminan estudios profesionales se termina en actividades ilícitas.

Levantarse para entrenar a las seis de la mañana no cuesta tanto trabajo como levantarse para la escuela. El llegar a primera división no fue fácil "nada es fácil", asegura Diego Chávez el "Puma".

Su caso es extraordinario, es el primer futbolista profesional que surge del Ejido Primero de Mayo y no niega su origen, muy por el contrario, ha demostrado que es posible salir de entornos rudos y cumplir los objetivos propios siempre que realmente lo desees. Talento y esfuerzo conforman su receta.

El Puma

Diego Chávez Collins nacido el 11 de mayo de 1995, comenzó su carrera deportiva a la edad de 10 años en la escuelita de futbol CDF en el parque España, a cargo de José Luis Peregrino Prieto.

La familia siempre estuvo presente en los momentos más importantes del "Puma" Chávez, doña Elizabeth y don Héctor padres del jugador, siempre lo apoyaron en todo, la escuela iba de la mano con su carrera deportiva así que compaginar ambas cosas desde niño, nunca fue fácil.

De niño en algún momento cruzó por su mente convertirse en doctor o maestro de educación física, pero los estudios no eran lo suyo, orgulloso contó que posee un certificado de bachillerato.

Sus padres ahora viven en la colonia Puente Moreno, y relató que años atrás cuando él aún no nacía, su familia vivió un tiempo en la Ciudad de México, pues su madre es de allá, sin embargo, decidieron mudarse a Veracruz, lugar de donde su padre era originario y nació él.

A la edad de 12 años, la familia de Diego lo llevó al Tecnológico de Veracruz pues era ahí donde se realizaba el reclutamiento de las fuerzas básicas del Tiburón y donde recibió la primera oportunidad para jugar de manera formal hasta su ascensión a la sub 17.

"Cinco días duraron las pruebas, solo fue de futbol", dijo el jugador, quien a esa edad soñaba con ser como Cesar "Chelito" Delgado, un goleador argentino muy importante durante la década pasada para el Cruz Azul, equipo de los amores del "Puma".

La familia

A sus 24 años, Diego Chávez Collins es padre de una pequeña de 9 meses llamada Pamela, aunque no se encuentra junto a la madre de su hija, asegura verla cada que puede.

"Yo elegí el nombre Pamela, siempre me ha gustado ese nombre, si era hombre lo elegía ella pero fue Pamela, el día que me dieron la noticia, no manches, me puse muy feliz y más cuando nació, a mí me tocó verlo cuando iban abriendo a la mamá de mi hija"

El "Puma" Chávez nunca ha estado solo durante su carrera, su familia fue pieza clave para que él llegara a primera división, admite que su papá siempre fue muy estricto con él para que se aplicara en la escuela, no solo en el futbol.

Ser un tiburón tiene complicaciones, después de todo, asegura "nada es fácil", el jugador dejó de lado fiestas y demás diversiones, pero lo que más le podría afectar, es el estar ausente para su familia.

A pesar de que nunca fue un alumno estrella, no descarta la posibilidad de formarse profesionalmente en algo más en algún momento. "Educación física me gusta", reconoció.

Actualmente tiene una pareja sentimental pues se separó de la madre de su hija tiempo atrás, sin embargo, el futbolista se confiesa alérgico al amor, entre sonrisas asegura que el padecimiento crónico le durará hasta los 30.

[relativa1]

Diego Chávez

Si Diego Chávez no fuera futbolista, no está seguro de qué hubiera sido de él, "no sé si hubiera seguido con los estudios, no sé si hubiera sido narcotraficante, me dio la oportunidad Dios de estar en el futbol, esto es un don que te da Dios y no a todos se los manda".

La estrella veracruzana admite creer en Dios y eso lo confirma con un tatuaje en su brazo izquierdo que abarca gran parte de él, ahí es posible ver la imagen de la virgen de Guadalupe.

El primer tatuaje del puma fue el nombre de su madre, "Elizabeth", además de este nombre, lleva tatuados otros cuatro, todos de mujeres: Angélica, la mamá de su hija; una exnovia llamada Jennifer y Kaysa.

La promesa del futbol dijo para La Silla Rota Veracruz que no sabe dónde estará en unos años más, "solo Diosito dirá dónde estaré", mientras tanto, seguirá dedicándose de lleno a su quipo Los Tiburones Rojos de Veracruz.

Versión para impresión