• Seguridad

Iglesia de Córdoba es objeto de robos

Ya son tres las ocasiones en las que la Parroquia de San Nicolás de Bari padece un acto de inseguridad; párroco solicita apoyo del gobierno

Córdoba, Ver.- Por tercera ocasión en lo que va del año, la Parroquia de San Nicolás de Bari fue objeto de un robo. En esta ocasión, los amantes de lo ajeno se llevaron el dinero de las alcancías sin que nadie se percatara de lo ocurrido.

Ante ello, el padre Juan José Mexicano lamentó que no se vea un trabajo en materia de seguridad por parte de las autoridades. 

En una carta pública dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, al gobernador Cuitláhuac García y a la alcaldesa Leticia López Landeros, el sacerdote pregunta en dónde se ha reducido la inseguridad y los robos. 

“Nuevamente la Parroquia de San Nicolás de Córdoba ha sido violentada por gente que ante la necesidad de fuentes de trabajo se ha dedicado a delinquir, porque ni el Gobierno Federal, Gobierno Estatal y menos el Municipal se han preocupado de crear empleos para muchos que han sido despedidos de las empresas porque la 4T transformación no ha dado resultados, las estadísticas que ustedes presentan no son reales, así es la vida de un político dar atole con el dedo a los ciudadanos para que creamos que las cosas van mejorando, pero la realidad el país está peor que antes”, remarcó. 

Agradeció a Dios que al menos el Sagrario no hubiera sido profanado; sin embargo, los ladrones rompieron unos cristales y se llevaron una bocina “y con el hisopo que se utiliza para la bendición abrieron unos candados de alcancías que por lo regular no cuenta con efectivo”.

El sacerdote señaló que por este caso no se hará ninguna denuncia, ya que en las ocasiones en que se ha pedido el apoyo a las autoridades policiacas tardan hasta una hora en llegar.

Cabe mencionar que el robo anterior ocurrió el 25 de junio de este mismo año, cuando al abrir ese templo, a las 7:15 horas, el sacristán reportó el robo de las alcancías, hecho que se había vivido 15 días antes. 

En ese entonces, la iglesia emitió un comunicado en donde se daba a conocer que era lamentable “que en las mismas iglesias, un lugar de encuentro con Dios, no se pueda encontrar la paz al ser atacado por personas que hacen el mal.

[relativa1]

[relativa2]

Versión para impresión