• Estado

Barman de Caballo Blanco se debate entre la vida y la muerte

  • Fernanda Torres
Con tan solo 22 años "Lichito" se convirtió en víctima del ataque que le provocó graves quemaduras; doctores no dan esperanzas a su familia

Veracruz, Ver.- El lunes antes del ataque, Lichito llegó contento a casa de su hermana, compró pizzas y se puso a jugar con su sobrina, antes de salir a su trabajo como barman el bar Caballo Blanco.

“No nos hacemos a la idea”, relató su hermana, Ana Contreras Sánchez, en los pasillos del Área de Terapia Intensiva del Hospital Regional de Veracruz.

Lichito se debate entre la vida y la muerte, los doctores no les dan esperanzas a sus familiares.

Ulises Contreras Sánchez de 22 años, originario de Coatzacoalcos, llevaba 8 meses laborando en el negocio antes de emplearse en Caballo Blanco, estuvo un tiempo de barman en El Jafra, y antes de eso, trabajó como ayudante de albañil y pintor en el mismo municipio.

Su madre falleció hace aproximadamente ocho años y él, al ser el menor de seis hermanos, se quedó a vivir con su papá, don Guadalupe Contreras quien dejó de trabajar debido a un accidente en la rodilla.

Ulises o como sus hermanos lo llamaban “Lichito”, apoyaba puntualmente a su padre de manera económica y con despensa para la casa que compartían.

Lichito desde muy joven se vio envuelto en un mundo de alcohol y drogas, ocasionalmente consumía, contó su hermana.

La necesidad de generar ingresos era apremiante y Ulises Contreras consiguió meses a tras el trabajo en Caballo Blanco, donde percibía un salario de aproximadamente dos mil 100 pesos semanales con un horario de seis de la tarde a siete de la mañana.

[relativa1]

Luego del Incendio

María Magdalena Contreras Sánchez, una de las hermanas de Ulises, fue la primera en alertar a la familia de lo ocurrido en Caballo Blanco, de inmediato se movió al lugar del incendio, sin embargo, uno de los trabajadores sobrevivientes le pudo decir que había sido trasladado a una unidad médica.

Con la preocupación de tener a un ser querido en riesgo, la familia de Ulises Contreras Sánchez acudió en busca del joven al Hospital del Seguro Social y a la Cruz Roja de Coatzacoalcos sin conseguir mayor información.

Después de tantas vueltas, alguien les dijo que varios heridos del incendio del bar eran atendidos en el Hospital Valentín Gómez Farías de Coatzacoalcos, Veracruz.

Diagnóstico actual

El médico tratante de Ulises expresó a su familia que probablemente sería necesario amputarle las piernas debido a la gravedad de sus lesiones en la piel, pues al estar la carne viva totalmente expuesta, es susceptible a una infección que podría complicar su estado.

Esta mañana le explicaron a Ana Patricia que, en resumen, su hermano Lichito tiene un delicado problema renal, los pulmones se encuentran dañados y su corazón apenas funciona.

Las quemaduras en su cuerpo son de grado tres y abarcan toda su cara, el pecho, brazos y ambas piernas donde ya no le circula adecuadamente la sangre.

Le explicaron a Ana que el humo caliente que su hermano respiro dentro de Caballo Blanco le quemó los vellos nasales lo que dejó sin filtración a los pulmones y ahora Lichito no puede estar ni un momento sin oxígeno.

[relativa2]

Traslado Coatzacoalcos-Veracruz

Ulises Contreras Sánchez, fue trasladado vía terrestre cerca del medio día de ayer a las instalaciones del Hospital Regional de Alta Especialidad del Puerto de Veracruz y lo recibieron en el área de urgencias aproximadamente entre las tres y cuatro de la tarde.

La atención que le brindaron fue casi inmediata y lo intervención quirúrgica se prolongó hasta alrededor de las cinco o seis de la tarde.

Hasta el momento, Ulises continúa en el área de Terapia Intensiva y su hermana se mantiene a la espera de algún progreso en la salud de su hermano menor, quien asegura, fue una víctima más del incidente del bar Caballo Blanco.

[relativa3]

Versión para impresión