• Estado

CNDH expone violación de derechos a mujeres presas en Veracruz

  • E-consulta Veracruz
Existe una tendencia a la baja de la calidad de los reclusorios, en los últimos 5 años pasaron de 6.8 de calificación en 2015, a 5.8 en 2018

Xalapa, Ver.- La comisión nacional de derechos humanos (CNDH) expresó su preocupación con el gobierno de Cuitláhuac García, debido a la baja calidad de los centros penitenciarios de Veracruz y por las deficiencias que vulneran los derechos humanos de las mujeres recluidas en ellos.

Advierte en la recomendación 54/2019, la CNDH que existe una tendencia a la baja de la calidad de los reclusorios, y que en los últimos 5 años han pasado de 6.8 de calificación en 2015, a 5.87 en 2018.

“Muestra, además, la ausencia de elementos básicos de habilidad, salud, trabajo, capacitación, educación y deporte, en términos del artículo 18 de la Constitución Política”.

Esta calificación se da luego de las visitas que funcionarios del organismo federal hicieron a los 17 centros penitenciarios mixtos del estado, en los cuales la población varonil representa el 94.33 por ciento y las mujeres 5.66 por ciento. Advierte, además, que la falta de una cárcel exclusiva para mujeres aumenta su situación de vulnerabilidad.

La Comisión establece que el Estado no ha tomado en cuenta las medidas que requieren las mujeres reclusas en razón de su género. Además, al no contar con centros exclusivos para mujeres, no ha cumplido las propuestas hechas en los Informes Especiales, así como en los Pronunciamientos emitidos.

 La población penitenciaria en Veracruz en el mes de junio de 2019 era de 6 mil 362 personas; 5 mil 997 hombres y 365 mujeres: 215 están vinculadas a proceso y 150 con sentencia.

Tampoco se vela por el derecho de las mujeres a la protección de la salud, sobre todo con artículos personales, medicamentos, ya que no tienen un trato digno específico y diferenciado.

Finalmente, la CNDH recomienda al gobierno estatal a contar con una prisión para mujeres o bien, en un lapso no mayor a 6 meses, asignar los recursos presupuestales, materiales y humanos para su funcionamiento, así como implementar las acciones para garantizar la reinserción social de las presas, su derecho a la Salud, capacitación exclusiva para mujeres y designar a una funcionaria para dar cumplimiento a la recomendación.

[Relativa2]

Versión para impresión