• Estado

Investigan asesinato en Centro de Internamiento Especial para Adolescentes

  • Isabel Ortega
SSP explicó que una riña entre internos derivó en la muerte de un joven de 19 años; Fiscalía General ya inició una investigación

Xalapa, Ver.- La secretaría de Seguridad Pública (SSP), confirmó la muerte de un joven de 19 años, al interior del Centro de Internamiento Especial para Adolescentes, ubicado en la comunidad de Palma Sola, del municipio de Alto Lucero.

El titular de la dependencia, Hugo Gutiérrez Maldonado, explicó que se dio una riña entre dos internos en su celda, lo que derivó en la muerte de uno de ellos. La Fiscalía General del Estado inició una investigación al respecto.

Detalló que las dos personas son mayores de edad, por lo que una vez que se emita la sentencia, el responsable del ilícito tendrá que ser trasladado a un Centro de Readaptación Social (Cereso), “va a tener que responsabilizarse como mayor de edad, una vez que se tenga una sentencia va a ser trasladado”.

El funcionario detalló que al centro de internamiento llegan menores infractores, pero tras cumplir su sentencia algunos alcanza la mayoría de edad, pero se deben quedar al interior de lo que se conoce como la “ciudad de los niños”.

Este domingo se informó que una riña en el Centro de Internamiento Especial para Adolescentes (CIEPA) habría provocado la muerte de un joven de nombre Óscar H.G. Por estos hechos ocurridos en la comunidad de Palma Sola fue abierta la queja de oficio DAP/322/2019, en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

El Centro de Internamiento Especial para Adolescentes, ubicado en el municipio de Alto Lucero, es conocido como “La Ciudad de los niños”, en 2015, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reveló en un informe sobre tratos crueles, inhumanos y degradantes a menores de edad internos, como ser desnudados y encerrados en celdas. 

El informe señala que el centro infringe las leyes penales al aplicar castigos graves a los menores de edad, “algunos adolescentes señalaron que son objeto de agresiones físicas, insultos y amenazas de parte del personal de seguridad y custodia, quien además los desnudan y encierran en celdas, sin proporcionarles alimento ni agua”.

Los jóvenes entrevistados advirtieron que recibieron de parte de servidores públicos y policías “golpes, insultos, amenazas, permanencia en posturas forzadas y uso de esposas por lapsos prolongados; utilización de gas pimienta, vendas en los ojos, condiciones de encierro sin ropa, en celdas insalubres, sin servicios sanitarios ni ventilación, así́ como privación de agua y alimentos”.

[relativa1]

[relativa2]

Versión para impresión