• Veracruz

Taxistas se unen ante robo de unidades, en Veracruz

  • Víctor Toriz
Con el fin de combatir ola de inseguridad, conductores destinarán 30 unidades que recorrerán la zona sur y norte de la ciudad

Veracruz, Ver.- Los robos constantes de unidades de taxis obligaron a diversas agrupaciones a organizarse para vigilar las áreas que en el último año se convirtieron en zona de riesgo para los taxistas.

Víctor Mendoza Segovia, uno de los líderes del Bloque Veracruzano de Taxistas, afirmó que se destinarán 30 unidades que recorrerán la zona sur y norte de la ciudad para atender cualquier alerta emitida por algún compañero en peligro.

La medida planea integrar tres grupos de cinco taxistas en cada demarcación para que puedan dar atención inmediata y detectar a los asaltantes en el momento del robo.

No solo eso, la consigna es exhibirlos públicamente antes de que llegue la atención policial.

"Hacemos esto porque la policía nunca llega al auxilio, con estos grupos que estarán haciendo el patrullaje en la primera autodefensa de taxis lo que queremos es agarrar a los ladrones y amarrarlos a un poste para que todos los vean".

[relativa1]

Dos robos por semana

Solo el fin de semana pasado, cuatro unidades de concesionarios agremiados al Bloque Veracruzano de Taxistas fueron robadas a sus conductores.

El martes pasado una unidad más del Servicio de Taxis de la Central de Autobuses de Veracruz (Sertacaver) fue robada y utilizada para cometer robos a usuarios.

Víctor Mendoza Segovia, líder de la agrupación, afirmó que una mujer abordó la unidad y fue llevada a la zona conocida como El Nuevo Veracruz, en donde fue atacada sexualmente.

La víctima logró escapar antes de ser violada y el atacante huyó abandonando el taxi.

Este tipo de acciones son comunes, pues en promedio se tiene reporte de dos unidades robadas cada semana, mismas que son utilizadas para cometer robos a usuarios, antes de ser abandonadas.

Sin embargo, la Fiscalía General del Estado no incluye los robos de taxis dentro de la cifra de robo al transporte público, pues los datos globales se agregan al robo de autos particulares de cuatro ruedas.

Por lo anterior se carece de cifras certeras que den una visión del panorama, salvo por el conteo que llevan las agrupaciones de taxistas.

[relativa2]

Cómo operan y zonas de riesgo

Los taxistas que fueron víctimas de robos de sus unidades describen el mismo patrón en los robos.

Los asaltantes, comúnmente en parejas integradas por un hombre y una mujer, detienen la unidad en la zona turística o centro de la ciudad y solicitan el servicio a áreas alejadas.

Una vez que logran llevar al taxista a una área poco poblada o transitada obligan al operador a entregar las ganancias del día y a bajar del auto.

En todos los casos se hace uso de arma blanca para amenazar a los operadores, aquellos que se han resistido fueron lesionados.

Según líderes de agrupaciones de taxistas las zonas de alto riesgo en el norte de la ciudad son los fraccionamientos Colinas de Santa Fe, Río Medio, el camino de terracería que comunica Lomas de Río Medio 4 con Tejería y el Fraccionamiento Villa Rica.

Mientras que en la porción sur del área metropolitana la carretera Veracruz-Medellín, Paso del Toro y Manlio Fabio Altamirano.

En esta última zona del área metropolitana fue asesinada Sara Martínez, quien conducía el taxi 5766.

Su cuerpo fue localizado, con signos de violencia, el 6 de abril a la altura del Cementerio La Esperanza en Paso del Toro.

En julio dos taxistas fueron degollados y sus cuerpos abandonados en la carretera Veracruz-Manlio Fabio Altamirano, se presume que fueron víctimas de asaltos.

[relativa3]

Autoridad no atiende

Por su parte, Guillermo Larios Barrios, representante de la CNOP para el transporte en modalidad de taxis, afirmó que no existe respuesta de autoridades en materia de seguridad.

Señaló que los retenes que se instalaron en diversos puntos de la ciudad no tienen resultados, ya que no realizan las revisiones a las unidades de taxis.

Asimismo, señaló que la atención de la Policía Estatal o Naval es deficiente cuando se pide ayuda.

Su agrupación tomó medidas preventivas de autoprotección, como restringir los servicios únicamente a pasajeros que lo solicitan a la base de radio, así como evitar zonas peligrosas ubicadas en la periferia de la zona urbana.

Víctor Mendoza Segovia aseveró que no solo existe falta de respuesta de autoridades en materia de seguridad, sino que la Fiscalía General del Estado es otro obstáculo para la impartición de justicia.

Según el líder taxista no existe trabajo de investigación, ya que hasta ahora ninguna persona ha sido detenida y procesada por el robo de taxis.

No solo eso, para recuperar una unidad robada es necesario cubrir pagos que alcanzan los 15 mil pesos, que van desde el arrastre de la grúa hasta los papeleos para el resguardo.

"Estamos optando por buscar nosotros los taxis robados en lugar de poner las denuncias".

Versión para impresión