• Veracruz

Paciente de hemodiálisis falleció durante apagón en clínica de Veracruz

  • Víctor Toriz
Roberto Gómez falleció de un infarto cuando ocurrió el corte energía eléctrica; familiares denunciaron a clínicas subrogadas del IMSS

Veracruz, Ver.- Roberto Gómez Silveira, de 61 años de edad, falleció de un infarto al corazón cuando ocurrió un apagón de energía eléctrica en la clínica donde recibía hemodiálisis como parte de su tratamiento por insuficiencia renal crónica que le fue diagnosticada en 2017.

Fue alrededor de las 11:00 horas del sábado cuando acudió a la clínica Gyfit, que presta servicios subrogados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), para recibir el tratamiento habitual.

En la zona ocurrió un corte en el suministro de energía eléctrica que dejó varios inmuebles sin energía eléctrica.

Alfredo Altunar Pascual, yerno del fallecido, aseveró que no existe certeza de que la muerte de Roberto Gómez haya sido provocada por el fallo de energía eléctrica, pero lo que sí se sabe es que Gyfit no contaban con una planta de energía eléctrica para atender este tipo de emergencias.

Como consecuencia el instrumental clínico que sirve para realizar el tratamiento o para reanimarlo se quedó completamente paralizado, por lo que a pesar del esfuerzo del personal médico nada se pudo hacer para revivirlo.

"El día de ayer aproximadamente a las 11:00 de la mañana en esa zona se presentó un apagón, ahí empezamos a ver que los doctores comienzan a correr para atender una emergencia, pero como nosotros no podemos entrar al área donde ellos están no sabíamos quién era la persona que estaba padeciendo, hasta que minutos después de que mi suegro había fallecido por un infarto"

[relativa1]

Los familiares confirmaron que se desistieron de cualquier acción legal en contra de la clínica Gyfit, debido a que cualquier sanción no resolverá la muerte de Roberto Gómez.

Sin embargo, hicieron el llamado a las autoridades del IMSS para mejorar su servicio para evitar que este tipo de casos se repitan.

Alfredo Altunar aseveró que son comunes los malos tratos en las clínicas subrogadas al IMSS, tanto en Gyfit como anteriormente ocurría en el Gabinete de Diagnósticos Covadonga.

Lo que se requiere, insistió, es garantizar un trato digno a los enfermos de padecimientos crónicos que requieren tratamiento médico.

"A lo largo de todo este tiempo hemos hecho amistades con las personas que acuden a estas clínicas y lo que solicitamos a las autoridades es que las personas que hoy reciben este tratamiento sean tratados de una manera digna, que sean tratados de la forma en la que merecen ser tratados, porque nos hemos encontrado con enfermeros que no dan el trato digno que el paciente merece, en las dos clínicas, hace un tiempo alzamos la voz por este tipo de situaciones, por este trato de los enfermeros para con los pacientes"

[relativa2]

Versión para impresión