• Veracruz

Los 6 inmuebles históricos de Veracruz que permanecen en total abandono

  • Víctor Toriz
Pese a su valor histórico, los edificios representan un riesgo y están prácticamente en ruinas

Veracruz, Ver.- Rentas elevadas, disputas legales entre familiares, costos elevados en el mantenimiento o simple desinterés de sus propietarios mantienen a inmuebles ubicados en el centro histórico de la ciudad de Veracruz abandonados.

E-Consulta Veracruz realizó un recuento de seis edificaciones localizadas en pleno corazón de la ciudad y puerto de Veracruz que requieren una intervención urgente por los diversos grados de deterioro que presentan.

Se trata de monumentos históricos que fueron protegidos por la Ley Federal de Monumentos Históricos y Artísticos de 1972, a través del Decreto Federa de Zona de Monumentos Históricos del 2004, algunas con un papel relevante en la historia, otras consideradas obras de arte de la arquitectura de la ciudad.

[relativa1]

1.- Antigua fábrica tabacalera

Este edificio localizado en el 466 y 500 de la calle Miguel Lerdo de Tejada, entre las avenidas Nicolás Bravo y Miguel Hidalgo, fue construido entre los años 1864 y 1870, cuando se funda la empresa tabacalera Balsa Hermanos, que llevaba por nombre "La Prueba".

La fábrica funcionó hasta el año 1987, según los registros históricos. Desde entonces se abandonó y su deterioro ha sido causado por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento.

Se encuentra en una superficie de terreno de dos mil 392 metros cuadrados, con una superficie de construcción de 3 mil 804 metros cuadrados. Tiene una altura de 10 metros en tres niveles.

Sus muros y columnas son piedra muca (coral petrificado) y tabiques, los pisos de loseta de barro, los entrepisos están construidos con vigas de madera y tablas, lo mismo que las cubiertas.

Su estado de conservación, de acuerdo a la última evaluación realizada por investigadores del INAH es malo, ya que presenta losas colapsadas de entrpiso y cubiertas, la mayor parte se encuentra desocupada y solo una parte en el lado de la calle Zamora funciona como bodega.

2.- Casa de Benito Juárez

En la esquina de la avenida Francisco I. Madero con Manuel Gutiérrez Zamora se localiza una antigua casa que, entre el 4 de mayo de 1858 y el 8 de enero de 1861, habitó el expresidente Benito Juárez cuando su gobierno tuvo como sede de la capital del país la ciudad de Veracruz.

La vivienda fue estratégica ya que se localizaba cerca de la antigua Puerta Cuña, que era una salida de las salidas de la ciudad de Veracruz amurallada, localizada en la calle Zamora y el callejón Degollado.

En ese edificio amarillo con balcones sostenidos sobre vigas de madera, se presume que se redactaron algunas de las Leyes de Reforma.

El inmueble se encuentra actualmente ocupado parcialmente, con algunos signos del abandono por el paso de los años, solo una placa de mármol colocada en la parte superior de uno de sus muros certifica que fue ocupada por dicho personaje histórico.

Desde hace al menos cinco años diversos letreros cuelgan de los muros del edificio con la leyenda de Se Vende.

3.- Penal Ignacio Allende

El Penal Ignacio Allende fue construido en 1902 e inaugurado en 1908 por el entonces presidente de la República, Porfirio Díaz Mori.

Se extiende sobre la manzana que atraviesan las avenidas Hernán Cortés, Francisco Canal, Nezahualcóyotl y Allende, sobre el último perímetro del Centro Histórico de Veracruz.

La fachada deja en evidencia el abandono que existe sobre el inmueble, pero al ingresar se deja a tras cualquier rastro que existe con la cercanía de la ciudad.

Una torre de vigilancia pintarrajeada con grafitis recibe a quienes logran atravesar la primera sección, pequeños arboles de capulín crecieron alrededor de la garita y parte del pavimento fue perforado por las raíces y la maleza.

A partir de ahí se distribuyen los espacios que eran utilizados como celdas para los reclusos, espacios de entre 6 y 10 metros cuadrados en donde se ven todavía las camas de concreto con pilares que forman hasta dos niveles.

El lugar dejó de funcionar como centro penitenciario en el año 2010, cuando sus reclusos fueron reubicados para que el lugar sirviera para grabar una película, desde entonces se mantiene abandonado y el paso del tiempo generó daños visibles.

Personas lo utilizan para pernoctar, drogarse o cometer actividades ilícitas, pues vecinos reportaron en diversas ocasiones robos cometidos por quienes son sus moradores.

El 23 de agosto pasado una joven menor de edad fue abusada sexualmente en el interior, cuando fue sorprendida en la calle y arrastrada a uno de sus accesos, en ese momento fue clausurado por autoridades municipales, sin embargo, sigue siendo refugio de diversas personas.

4.- Convento de San Agustín

El antiguo Convento de San Agustín se extiende sobre las avenidas Landero y Coss e Ignacio Zaragoza por la calle Aquiles Serdán.

Es una edificación que se construyó por la Orden Jesuita en dos etapas, la primera en el siglo XVIII y posteriormente en el siglo XIX, con un estilo barroco se encuentra clasificado como un Hito y Monumento Histórico por el INAH.

Sus muros son de piedra muca y tabiques, mientras que las columnas de piedra muca, los pisos se cerámica y entrepisos de vigas de madera y tabla, así como vigas de acero y concreto, además de losa de concreto armado.

A pesar de que se encuentra parcialmente ocupado por algunos locales comerciales, el diagnóstico del INAH es que presenta un estado de conservación malo, incluso la construcción de un edificio contiguo generó daños graves a su estructura.

Parte de un reporte del INAH detalla que el templo se encuentra incompleto, no existen los brazos de la planta de la cruz latina y su cúpula, igualmente el segundo cuerpo de una de sus torres. El espacio abierto a su atrio está construido con una edificación que tapa su acceso frontal, quedando como único acceso la parte lateral que ha perdido los relieves de sus pilastras y molduras en general.

El costado que se localiza en la calle Serdán y Zaragoza muestra con mayor detalle la parte de su estructura original, aunque con un severo desgaste que es evidente en sus paredes exteriores.

5.- Caballerizas del Convento Betlemita

Se encuentra en el número 33 de la calle Melchor Ocampo, entre la avenida Ignacio Zaragoza y la calle Francisco J. Clavijero.

Según registros del Instituto Nacional de Antropología e Historia fue construido en el siglo XVIII, como parte del antiguo Convento Betlemita, utilizado en ese entonces probablemente como caballerizas.

Tiene una superficie de 534 metros cuadrados y el material del que está construido es piedra muca, como se le conoce al coral petrificado, los pisos son de concreto, mientras que las cubiertas de vigas de madera y tabla. El estado de conservación es malo, según el reporte del INAH.

Actualmente es utilizado como una vivienda particular, sin embargo, quienes lo habitan no cuentan con los recursos económicos para poder realizar una intervención en el sitio.

6.- Callejón de la Campana/Convento Santo Domingo

En el número 85 del Callejón de la Campana se conservan los vestigios del antiguo Convento de Santo Domingo, una edificación cuya construcción comenzó en el siglo XVII y se extendió hasta el siglo XVII.

De estilo Barroco es considerado por el INAH como un monumento histórico, aunque su estado de conservación es malo. En el diagnóstico de la dependencia se detalla que es un inmueble poco ventilado e iluminado, habitando toda clases de humedades en muros, cubiertas y entrepisos.

Actualmente el uso que se da al inmueble es como bodega, aunque no se encuentra ocupado completamente.

Al frente se localiza la tradicional Plazuela de la Campana, que los fines de semana reúne a músicos de Son Montuno y danzoneras que hacen bailar a los veracruzanos, como parte de un sitio emblemático.

[relativa2]

[relatova3]

Versión para impresión