• Estado

Policías de Orizaba que asesinaron a hermanos Pérez, habrían desaparecido 73 casquillos

  • Carlos Caiceros
El juicio sigue contra 6 municipales involucrados en ejecución extrajudicial de profesionistas; hay más pruebas, adelantan abogados

Xalapa, Ver.- En minutos, seis elementos de la Policía Municipal de Orizaba dispararon al menos 107 proyectiles contra los hermanos Román y Ernesto Pérez González.

Después, en un lapso de media hora, los implicados habrían “desaparecido” 73 de los 107 casquillos percutidos previo a la intervención de los servicios periciales, lo que se puede comprobar en un video que además de imágenes registró el audio de las múltiples detonaciones.

Estas son algunas de las nuevas pruebas de los hechos ocurridos durante la madrugada del 1 de noviembre de 2018, cuando Román Pérez González, docente de profesión y de 31 años de edad, abandonó un antro en la ciudad de Orizaba y condujo su Jeep Patriot color blanco rumbo a su casa, en la colonia Electricistas.

Minutos más tarde, a la altura de Oriente 7 esquina Sur 6, una patrulla de la Policía Municipal de Orizaba lo siguió; el conductor no se habría detenido debido a las recurrentes prácticas extorsivas de los uniformados.

Fue en la calle Sur 20, entre la Primera Privada y la Segunda Privada, que los gendarmes abrieron fuego contra Román, tal y como lo comprueban 13 casquillos recolectados de dicha escena.

A pesar de la primera agresión, Román escapó e intentó arribar a su domicilio, en la esquina de Avenida Colón y Sur 39. Perseguido por los policías intentó descender del vehículo e ingresar a la casa que compartía con sus padres, por la puerta del consultorio de su hermano Ernesto, un odontólogo de 33 años.

En ese instante Román gritó por ayuda. La desesperada voz del maestro despertó a Ernesto y a la madre de ambos. De inmediato, Ernesto bajó descalzo y en ropa interior a socorrer al menor de la familia. “¡Mi hermano!” exclamó al salir de la casa, pidiendo a su madre quedarse dentro, solo para recibir el fuego a mansalva de los uniformados contra él y contra Román.

Ambos quedaron sin vida sobre la acera, Román, con 13 disparos y Ernesto, con 33 de los proyectiles; en esos instantes, la madre de los muchachos, Luz María González, salió a la calle a auxiliarles, pero uno de los policías le espetó: “si te metes, te toca a ti también”.

La mujer, desecha, le respondió: “yo no le estoy faltando el respeto, por favor una ambulancia”.

Los disparos de los policías Abraham “N”, Jesús “N”, Jaime “N”, Álvaro “N”, Marco Antonio “N” y Pedro “N”, alcanzaron las viviendas aledañas. De hecho, en las diligencias ministeriales se hizo el recuento de al menos 107 impactos de bala que quedaron en los pretiles, en las ventanas, en las fachadas e incluso en un tinaco de una de las azoteas, pero solo se hallaron 37 casquillos en las dos escenas del crimen.

En el reporte policial se relató que tanto Román como Ernesto descendieron del Jeep y uno de los hermanos portaba un arma, por lo tanto, los gendarmes abrieron fuego contra ambos, y para sustentar su versión, colocaron un arma a mitad de la calle para incriminarlos.

Posterior a la probable ejecución extrajudicial, medios de comunicación y redes sociales en aquella ciudad asociaron a uno los hermanos Pérez González de nexos con células delictivas, hecho negado tajantemente por Luz María y Román Pérez Martínez, progenitores de las víctimas.

[relativa1]

EN BUSCA DE JUSTICIA

La votación unánime del Segundo Tribunal Colegiado de Distrito en Materia Penal de Boca del Río permitió reanudar el proceso abierto contra los seis policías municipales de Orizaba acusados de acribillar y asesinar a los hermanos Román y Ernesto Pérez González hace más de un año.

El pasado 12 de diciembre los magistrados resolvieron revocar la sentencia del Juez 16o. de Distrito con residencia en Córdoba, mediante la cual se concedió la protección de la justicia federal a dos de los implicados, por medio de los amparos en revisión 239/2019 y 243/2019.

De esta manera, continuará el proceso 169/2018 en contra de los municipales acusados de homicidio doloso calificado y de alterar la preservación del lugar de los hechos.

De acuerdo con María Isabel González López, abogada de la familia Pérez González, en menos de media hora los policías acusados recolectaron 73 casquillos de bala que “desaparecieron”, aunque existen 107 evidencias de impacto en los alrededores y contra los cuerpos de Ernesto y Román; el primero recibió 33 balazos y Román 15.

“Parecía zona de guerra, fueron muchísimos disparos; el segundo delito (contra los policías) es contra la preservación del lugar de los hechos porque alteraron la escena de los hechos (…)".

“El resto de los casquillos percutidos desaparecieron entre las 5:00 y las 5:28 con el arribo del equipo especial de respuesta”, insistió González López.

Recordó que se cuenta con un video tomado desde la parte superior de la casa de un vecino cercano, mismo que circuló en redes, y que registró el acribillamiento en el que participaron al menos 4 patrullas de la Policía Municipal.

La abogada refiere que, con la sentencia del Segundo Tribunal Colegiado, los seis imputados continuarán en el centro de reinserción social de Zongolica, en tanto el juzgado de control de Orizaba efectúe la audiencia intermedia, programada para el próximo 15 de enero de 2020.

“El proceso no se ha detenido. Íbamos a tener la audiencia intermedia, pero la han diferido cinco veces, (...) llegó una nueva jueza que estuvo difiriendo la audiencia y porque los defensores no llegaban. Estaban esperando la sentencia de amparo y ya que se desechó tenemos la audiencia intermedia el 15 de enero de 2020 y al término darán la fecha de la audiencia de juicio”.

La siguiente fase después de la intermedia consistiría en el juicio contra los gendarmes, y por lo anterior, la abogada de la familia Pérez González anunció que ya solicitó al Consejo de la Judicatura del Estado de Veracruz la intervención de jueces externos, con experiencia en la materia.

“Lo ideal son tres jueces, provenientes de un lugar diferente y que no estén contaminados, porque los defensores nos hemos dado cuenta: tienden a 'hacer presencia', y eso no es tan legal, voy a hacer lo pertinente para que venga un tribunal de enjuiciamiento externo”, adelantó la defensora.

Reprochó que, a diferencia de los jueces de Xalapa, Veracruz o Coatzacoalcos, los juzgadores de Orizaba observan una conducta muy 'relajada'.

Pese a esto destacó la resolución del Tribunal en contra de los seis policías, porque no sólo se les negó todo beneficio y se ordenó la continuidad de la prisión preventiva, sino porque los magistrados consideraron todos los alegatos y medios de prueba.

“Consideraron mis alegatos, mis pruebas, mis datos de prueba, los peritajes y demás y consideraron todo, valoraron; hoy tenemos una sentencia favorable a la justicia y gana todo el pueblo orizabeño y veracruzano”, enfatizó.

Con lo anterior, la defensora admite que se da continuidad a la búsqueda de justicia de Román Pérez Martínez y Luz María González, quienes defienden a toda costa la reputación de los dos jóvenes.

“Merecemos justicia real, justicia de verdad. Nada va devolver la vida a Ernesto y Román, nada va devolver la vida, pero es importante que sepan los familiares que se está luchando por lograr justicia y que se respeten los derechos humanos”, finalizó.

[relativa2]

Versión para impresión