• Estado

Ayuntamiento de Jamapa se mantiene cerrado por disputa entre ediles

  • Víctor Toriz
El conflicto entre la alcaldesa y el síndico provocó que algunos servicios tuvieran que ser otorgados en la plaza pública del municipio

Veracruz, Ver.- El despido de tres empleadas del Ayuntamiento de Jamapa generó un conflicto entre la alcaldesa y el síndico que llegó a su punto álgido este miércoles, cuando ciudadanos se vieron imposibilitados para realizar trámites y empleados municipales tuvieron que prestar algunos servicios en la plaza pública del municipio.

Esta situación fue generada por la clausura del Palacio Municipal que realizaron este martes por la tarde un grupo de personas encabezadas por el síndico único, Julio César Sosa Villalvazo y dos de las regidoras del municipio.

El cierre de las oficinas se mantiene hasta este miércoles y fue motivado por el presunto despido injustificado de tres trabajadoras municipales, quienes aseguraron no haber participado en la manifestación.

Un día antes de la clausura las empleadas separadas de su cargo en diciembre pasado se manifestaron afuera del Palacio Municipal para exigir ser restituidas en su puesto, junto con un grupo de ciudadanos.

Al retirarse comentaron que la alcaldesa había prometido atender el tema en una sesión de cabildo convocada para el mediodía del martes, pero finalmente esta habría sido suspendida y los inconformes decidieron cerrar el Palacio Municipal.

[relativa1]

Las quejas

María de los Ángeles Villalbazo Cabrera, quien fue designada como vocera de las trabajadoras despedidas, informó que las malas condiciones laborales se presentan desde que la alcaldesa Florisel Ríos Delfín ingresó al cargo.

Sin embargo, indicó que estas se volvieron más fuertes cuando comenzaron a ser hostigadas para firmar recibos de nómina que no correspondían a sus puestos de trabajo, al negarse fueron amenazadas y finalmente tres de ellas despedidas.

Villalbazo Cabrera señaló que la semana pasada iniciaron las represalias en contra los empleados que solicitan mejores condiciones de trabajo, con el despido de una mujer con 24 años de servicio que tiene un hijo con discapacidad.

“Argumentando que mi compañera había faltado cuatro días a la escuela (donde presta servicios como docente), y esos días fue cuando asistió al CRIVER Se han atropellado de manera violenta nuestros derechos. 

“Despidieron a otras dos compañeras el lunes porque quieren obligarnos a firmar nóminas donde aparecemos como personal de confianza, cuando en realidad nosotros somos trabajadoras de base, pues tenemos antigüedad de 37, 34, de 20 años, de 19. Tenemos nombramientos definitivos por parte de administraciones anteriores”, denunció.

Villalbazo Cabrera rechazó que las empleadas despedidas hayan participado en el cierre del Palacio Municipal, pues afirman que después de los hechos presentaron las denuncias correspondientes para agotar el cauce legal para ser restituidas en su puesto o liquidadas conforme a derecho.

“Somos un grupo de 12 mujeres y a lo largo de esos dos años no hemos podido coincidir con ella. Hemos tenido reuniones fallidas. A pesar de que en el tribunal se le citó en varias ocasiones, nunca se presentó ella, queremos decirle a la opinión pública que estamos en la mejor disposición para llegar a un acuerdo, lo menos que queremos es afectar a la población”, informó.

En ese sentido, afirmó que hasta este miércoles no había respuesta de la presidenta municipal, a quien incluso acusó de no presentarse en el Palacio Municipal desde el lunes pasado.

[relativa2]

Es un problema político: alcaldesa

Al respecto, la alcaldesa Florisel Ríos Delfín afirmó que la clausura del Palacio Municipal no fue realizada por un grupo de ciudadanos, sino por el síndico único Julio César Sosa Villalvazo, a quien acusó de generar condiciones adversas desde que inició la administración.

La edil señaló que los despidos se presentaron como parte de una reestructuración administrativa que encabezó la Oficialía Municipal, en donde se determinó dejar de prescindir de los servicios de funcionarios que no cubrían los requerimientos para ocupar un cargo.

En estos casos, indicó la alcaldesa, los despidos se debido a que las exempleadas no cubrían su horario laboral completo, a pesar de haber sido apercibida en diversas ocasiones.

“Yo no lo quería decir porque me parece muy penoso, pero estamos hablando de empleadas que no cumplían su horario, cinco minutos antes de las 3:00 de la tarde dejaban de atender a la gente y nosotros habíamos determinado cerrar las ventanillas de atención hasta las 5:00, para atender la necesidad de la gente (…), esta es una situación en la que yo no tomé la decisión, sino la Oficialía Mayor”, declaró la alcaldesa.

Ríos Delfín señaló que la situación fue aprovechada por el síndico para utilizar el tema como un golpeteo político en su contra, en lugar de propiciar el diálogo al que ella se comprometió.

Aunque afirmó que se trata de una situación apegada a la Ley, reconoció que hasta ahora no se ha cumplido con la liquidación de las trabajadoras, pues es un trámite en proceso.

“No estoy pasando sobre nadie, estoy trabajando conforme a legalidad, se ve duro, se ve cruel, pero no es así, simplemente es hacer las cosas bien, yo no tengo nada en contra de ellas, traté de hablar con ellas”, añadió.

Por ahora, indicó que se levantó un acta circunstancial y se levantó un oficio ante Notario Público, para proceder legalmente en contra de quien resulte responsable por el cierre del Palacio Municipal.

Versión para impresión