• Veracruz

Ayuntamiento cierra bulevar costero a turistas

  • Víctor Toriz
La medida es implementada después de la negativa de palaperos de Villa del Mar a dejar de prestar servicios a los turistas

Veracruz, ver.- El Ayuntamiento de Veracruz cerró el paso vehicular de manera indefinida en el bulevar Manuel Ávila Camacho, como una medida para reducir el arribo de bañistas a la zona de playas.

La medida es implementada después de la negativa de turistas para dejar de visitar la zona de playas en Veracruz para evitar contagios de coronavirus, como lo recomendó la Secretaría de Salud del estado el 2 de abril, tras anunciar que se detectaban los primeros seis casos de contagios comunitarios en el municipio conurbado de Boca del Río.

Así como de la resistencia de palaperos y comerciantes de Villa del Mar de dejar de prestar servicios a los bañistas, a pesar de los llamados de atención de autoridades municipales, estatales y federales.

El cierre vial se presenta desde el tramo que comprende entre la avenida Simón Bolívar y el antiguo Club de Yates, así como en 32 calles que se conectan con el bulevar costero.

En estos puntos el Ayuntamiento de Veracruz desplegó a personal de Tránsito Municipal, además de que se colocaron vallas metálicas para evitar el paso de cualquier vehículo.

“Como medida de prevención de contagio, ante la pandemia que estamos enfrentando el H. Ayuntamiento de Veracruz informa que el boulevard de Veracruz, se mantendrá cerrado hasta nuevo aviso. ¡Evite aglomeraciones y cuide su salud!”, se puede leer en lonas que se distribuyeron en diversos puntos.

La restricción es únicamente para el paso de vehículos en la vialidad mencionada, sin embargo, no existe ningún tipo de prohibición para el paso peatonal.

La medida es de manera indefinida, pero se prevé que se mantenga al menos durante los días más fuertes del periodo de Semana Santa, que cada año atrae a miles de turistas a las playas de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

Palaperos invitaron a quedarse en casa

A penas este 7 de abril un grupo de palaperos retiró sus mesas y sombrillas de la zona de Villa del Mar y colocó cartulinas para invitar a los bañistas a quedarse en casa, como medida para evitar contagios de coronavirus.

Lo anterior luego de varios días de llamado de atención de autoridades municipales, de la Secretaría de Protección Civil, la Policía Naval y hasta de la Guardia Nacional para que bañistas se retiraran de la zona.

Sin embargo, se siguió atendiendo a turistas que arribaban a las palapas y la presencia de bañistas, aunque en menor medida, se pudo notar en algunos puntos.

Por su parte, empleados y vendedores se manifestaron el mismo día para pedir apoyo de autoridades municipales y federales, ya que la mayoría se quedaron sin una fuente de ingreso, justo en la temporada que es la de mayores ganancias para ellos.

Algunos de los inconformes aseguraron que realizaron pagos de hasta 700 pesos a las autoridades municipales para poder vender en esta temporada de Semana Santa, sin que la autoridad previera que se restringiría la presencia de personas para estas fechas.

Otra de las inconformidades fue la amenaza del uso de la fuerza pública para retirarlos, de acuerdo a lo declarado por los manifestantes.

Versión para impresión