• Estado

Veracruz pide a médicos del extinto Seguro Popular tratar a pacientes covid-19

  • Carlos Caiceros
Personal de ese esquema desaparecido ignora su futuro laboral, aunque les demandan atender la pandemia si es necesario

Xalapa, Ver.- No les garantizan trabajo o recontratarlos, pero si es necesario los trabajadores del desaparecido Régimen Veracruzano de Protección Social en Salud, quienes concluyen contrato a finales de abril, deberán atender a pacientes con coronavirus.

Los empleados que llegaron con la creación del Organismo Público Descentralizado (OPD), extinto por el gobernador Cuitláhuac García tras la incorporación del Estado al instituto de Salud Para el Bienestar (INSABI), se encuentran en la incertidumbre sobre su futuro laboral.

Sus superiores, los encargados de los distintos hospitales de la Secretaría de Salud veracruzana, les advirtieron que deberán atender enfermos de coronavirus si es necesario, pero no les informan sobre su futuro próximo, señalan en entrevista.

El pasado 31 de marzo, mediante decreto en la Gaceta Oficial del Estado, el Poder Ejecutivo extinguió el citado esquema de atención médica instituido en la pasada administración de Miguel Ángel Yunes Linares, el 6 de enero de 2017.

El decreto prevé la designación de una Comisión de Liquidación con la función de proceder con el inventario de los activos y pasivos del anterior Seguro Popular y, a la vez, realizar el cese de las personas asignadas al Régimen de Protección Social.

"Gestionar todos los actos administrativos y jurídicos necesarios a fin de cumplir o extinguir, según corresponda, todas aquellas obligaciones legales y contractuales", indica un apartado del documento publicado por el Ejecutivo.

De este modo, en plena Emergencia Sanitaria y aunque exigió a los empresarios no aplicar despidos, el Gobierno de Veracruz desapareció el OPD sin informar hasta la fecha si habrá recontrataciones bajo cualquier esquema laboral.

Por lo anterior, el pasado 8 de abril la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de la Federación incluyó al Gobierno estatal dentro de la lista de empresas con "Destrucción total del empleo" entre el 13 de marzo y el 6 de abril.

Esto, por la pérdida confirmada de 108 afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el transcurso de las medidas de contención y confinamiento social ante el coronavirus.

De acuerdo con la Secretaría, entre el 13 de marzo y el 6 de abril en Veracruz se perdieron 10 mil 448 puestos de trabajo afiliados al IMSS.

En el caso del Seguro Popular en Veracruz, el decreto de extinción inicia la transición del Régimen al nuevo INSABI.

Algunos empleados de dicho régimen, quienes piden anonimato, reconocen el temor de que el nuevo Instituto formalice su recontratación para atender a los pacientes sospechosos y confirmados con coronavirus, ante el paulatino incremento de la enfermedad que continúa en fase 2.

En voz de "María", una de las afectadas por la extinción del Seguro Popular por parte de la Secretaría de Salud, no existe comunicación acerca de su situación laboral o de sus derechos.

Aunque un escenario es seguro: en caso de necesidad, Servicios de Salud los reclutará y los enviará a la primera línea de batalla contra el coronavirus.

Calculó que, en el Régimen Veracruzano de Protección Social en Salud, prestaron sus servicios 90 trabajadores en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz (HAEV), en donde ella labora, además de 140 más sin el beneficio de la homologación.

INESTABLE SITUACIÓN

En el caso de María, la Secretaría de Salud la reclutó bajo contrato para prestar servicio al Régimen de Protección Social de Salud a los derechohabientes del Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

Aunque el decreto de extinción se publicó el 31 de marzo en la Gaceta, la Secretaría todavía no emite una circular, acuerdo u oficio en donde se dé a conocer la situación de estos integrantes del sector Salud.

De hecho, el contrato de María tuvo una vigencia por cuatro meses, de enero a finales de abril, y desconoce si de nuevo la reclutarán.

"No nos han mencionado nada al respecto, (...) no sabemos nada, en enero se nos informó del cambio y firmamos un nuevo contrato, enero a abril, ahora termina e incluso, se dio contrataciones de más personal del INSABI", explicó.

Indicó que en el caso del Hospital de Alta Especialidad de Veracruz no aplicaron despidos, precisamente, por la falta de trabajadores, de ahí que confían en que puedan abrirse espacios.

Aunque observó que a principios del año pasado y finales de este la Secretaría realizó contrataciones por parte del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI), de ahí que no tienen certeza de nada.

"Lo único es que ahorita no sabemos qué va pasar, no nos han dado información y no sabemos", afirmó.

Indicó que, por la situación del coronavirus, el HAEV organizó al personal actualmente disponible y debido a la naturaleza de la pandemia, los contratados del Régimen admiten de una nueva fase de contratación para atender a los pacientes, aunque no existe una comunicación oficial.

"Estamos distribuidos en las áreas del hospital para el área de quirófanos, de oncología, de nefrología, de las terapias. Somos bastante los de contrato y estamos en todos los turnos: matutino, vespertino, noche y jornada en todas las áreas del hospital".

Sin embargo, como personal de contrato no disfrutan de beneficios como tal, salvo el derecho a vacaciones y recibir atención médica en las unidades de salud donde trabajan.

"Y lo único que nos han mencionado es que vamos a entrar (a atender a los pacientes de coronavirus) si en algún momento nos llegan a necesitar (...), hay una organización en el hospital donde de cierta manera, primero pasaría el personal que sabe manejar este tipo de pacientes. Pero si se llegara a necesitar que alguien más de cualquier servicio tenga que apoyar, va a entrar, no importa si es de contrato, homologado o de base", explicó.

Lo anterior, a pesar de los sueldos bajos de los trabajadores del Régimen, a comparación de sus compañeros homologados o de base.

"El personal de contrato tiene en general un mismo sueldo. Se nos contrata como 'auxiliares' pero se nos pide que seamos licenciados todos. Pero todos de contratos tenemos un mismo sueldo de 3 mil 500 pesos (quincenales) y unos ganan 800 pesos más (…), en comparación con homologados y de base, ganamos menos de la mitad", detalló.

De este modo un trabajador homologado ganaría nueve mil pesos y uno de base, gana cerca de 12 mil quincenales y con acceso a más derechos laborales.

"Uno de base gana tres veces más que nosotros y uno homologado, gana el doble". 

Lo anterior, además de las carencias en el hospital que obliga a los propios contratados a comprar su equipo de protección.

"Carencias siempre hay. En el hospital siempre faltan cosas para brindar un buen servicio y se van arreglando de cierta manera. Ahorita con la situación del coronavirus, Jefatura y Dirección dicen que sí tenemos el recurso y que sí tenemos el equipo, pero que solo se usa cuando hay un caso confirmado, o sospechoso (...) pero nadie está seguro de que esté el equipo porque nadie lo ha visto", alertó.

Sin embargo, con el antecedente de los servicios de salud, el personal optó por equiparse por su propia cuenta.

"Jefatura dice que sí lo tiene, pero lo que hemos optado el personal es comprar el material para tenerlo en resguardo por si no tenemos recursos. A fin de cuentas, pues nadie nos está diciendo que no lo compren, pero al final conocemos nuestro sistema de salud y una situación como esta se puede salir de control, (...) Dios quiera que no".

A lo anterior, sumó que el personal de contrato del Régimen no cuenta con representantes sindicales o laborales, o una voz a favor por sus derechos.

Otro trabajador, quien también solicita anonimato, lamentó que se haya publicado el decreto para desaparecer el régimen, pero sigan sin explicarles o darles información de su situación contractual.

Alertó que en el puerto de Veracruz los servicios médicos podrían saturarse por la pandemia, ya que el Centro Médico de Alta Especialidad “Adolfo Ruiz Cortines” atenderá a pacientes críticos de coronavirus y se espera el traslado de otros enfermos a clínicas y hospitales de la zona conurbada.

“Pedimos certeza porque ahora estamos en la incertidumbre, eso es un hecho. Que el Gobierno se dé un espacio para confirmar si ya no seremos requeridos o cuál será nuestro futuro”, mencionó.

Versión para impresión