• Mundo

Migrantes rechazados por Trump, fuerza laboral que enfrenta covid

  • La Silla Rota
La mayoría de los inmigrantes forman parte de la lista de trabajos esenciales que se mantienen laborando pese a la contingencia por covid-19

A pesar de que el presidente Donald Trump ordenó cancelar dos programas que protegen a miles de inmigrantes trabajadores en Estados Unidos, en este momento son esenciales para enfrentar la pandemia por coronavirus.

Se trata de los programas Llegados en la Infancia, conocido como DACA, y del cual hay 202 mil 500 beneficiarios y del programa Estado de Protección Temporal (TPS), donde se encuentran 131 mil migrantes de El Salvador, Haití y Honduras. La mayoría de esos inmigrantes llevan más de dos décadas en EU y tienen familias que mantener.

Tras la emergencia por el coronavirus, este sector de la población lucha por permanecer en el país, mostrando valentía protegiendo la salud y la seguridad de los estadounidenses ante la emergencia por el covid-19.

Un ejemplo de ello, los llamados dreamers se aseguran de que los niños sigan siendo educados; los alimentos todavía se cultiven y sean empaquetados o se cocinen, sean enviados y colocados en los estantes de los supermercados; además de ayudar a atender a pacientes, entre otros servicios.

De acuerdo con datos del Centro Americano para el Progreso (CAP) al menos 27 mil miembros de DACA tienen distintas habilidades para atender como médicos y personal de enfermería a quienes enfrentan contagios de coronavirus, poniendo en riesgo sus propia salud.

La mayoría de estos inmigrantes forman parte de la lista de ''trabajos esenciales'' que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) menciona en sus lineamientos durante la emergencia nacional.

Incluso los gobiernos estatales los incluyen en sus listas de trabajadores necesarios para mantener le economía y los servicios básicos en funcionamiento.

"Eliminar a cientos de miles de beneficiarios de DACA de la fuerza laboral sería potencialmente devastador para la economía, especialmente durante una pandemia de coronavirus en curso", explica Claudia Flores, gerente de campaña de inmigración en CAP.

En tato, los inmigrantes beneficiarios del TPS están en una línea similar, integrados a labores enlistadas por el DHS como primordiales.

Se estima que de los 11 mil 600 trabajadores de la salud con TPS, al menos 8 mil 100 son asistentes de cuidado de la salud y el cuidado personal en el hogar, asistentes de enfermería y asistentes psiquiátricos; mil 900 son técnicos de salud; mil 300 realizan labores complementarias de asistencia médica.

Las entidades con más inmigrantes bajo este programa se encuentran en Florida, California y Nueva York, considerada el epicentro de la pandemia del coronavirus.

''Al igual que muchos estadounidenses, los inmigrantes con TPS son una parte importante de la fuerza laboral que mantiene al país funcionando en medio de la pandemia de coronavirus", dijo Nicole Prchal Svajlenka, directora asociada de investigación del equipo de Inmigración en CAP.

Con información de La Silla Rota 

Versión para impresión