• Seguridad

7 casos polémicos de abuso policíaco registrados en Veracruz

  • Marcelo L. Bermúdez
La Silla Rota Veracruz hace un recuento de casos en que policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado han caído en brutalidad

Veracruz, Ver.- El caso del asesinato de George Floyd en manos de la policía de Minneapolis, Estados Unidos, desató una serie de protestas en varias ciudades de la nación americana, debido al constante acoso y racismo que las fuerzas policiacas demuestran las personas afroamericanas.

Asimismo, en otros países se realizan protestas en apoyo al movimiento #BlackLivesMatter, y en contra de los abusos que los departamentos de policía comenten en contra de la población en diversas ciudades.

También, la población veracruzana ha sido testigo de diversas situaciones, en donde policías de diversas corporaciones han utilizado fuerza excesiva en contra de civiles, escalando la violencia y brutalidad policiaca en contra de la población.

La Silla Rota Veracruz hace un recuento de ocasiones en que policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado han caído en casos de brutalidad y fuerza excesiva en su actuar.

 

REPRESIÓN EN PROTESTAS

En diciembre de 2015, durante el mandato de Javier Duarte de Ochoa, un grupo de policías de la Policía Estatal, reprimieron con fuerza excesiva a un grupo de pensionados y jubilados de la tercera edad, quienes protestaban por el atraso en los pagos de sus pensiones.

La agresión sucedió el 24 de diciembre, cuando la protesta que bloqueaba calles céntricas de Xalapa fue "replegada" con golpes de tolete y macanas eléctricas, que hicieron retroceder a los jubilados. 

Luego de la agresión, el secretario de Gobierno en ese entonces, Flavino Ríos, justificó el ataque de los policías, argumentando que solo fue un repliegue de los manifestantes sin el uso de la fuerza, sin embargo, las imágenes captadas por los medios mostraron lo contrario.

 

 

Otro caso ocurrió, durante el presente año, cuando elementos de la Fuerza Civil reaccionaron disparando sus armas de asalto en contra de una manifestación en Ciudad Isla, la cual se llevaba en contra de la presencia de la corporación en ese municipio.

Presuntamente, los elementos de seguridad respondieron a una agresión proveniente desde los manifestantes, sin embargo, la población que se había reunido en torno a la base de la Fuerza Civil estuvo en peligro de ser alcanzada por las balas disparadas por los oficiales.

En las transmisiones en vivo que transmitían varios medios locales, se pudo observar que varias personas fueron heridas con impactos de bala, y otros fueron sometidos a golpes por los policías.

 

 

AGRESIONES A CIVILES

Un maestro orizabeño fue golpeado, torturado y violado por cuatro elementos del Mando Único de la Secretaría de Seguridad Pública de la ciudad de Córdoba el 12 de julio del 2019.

Según el relato del docente, los oficiales lo detuvieron porque se ajustaba con la descripción de un sospechoso y minutos después de subirlo a la patrulla fue golpeado en la cabeza y cara con las armas largas que portaban los elementos, quienes también lo patearon.

 

La agresión alcanzó otro nivel de brutalidad, pues uno de los elementos le bajó el pantalón y tomando un palo de escoba comenzó a violarlo mientras uno más se masturbaba en su cara.

Otro caso fue denunciado el 15 de marzo del 2019, cuando una maestra de Tlalixcoyan fue retenida y violada por elementos de la policía, en medio de la noche.

Un tercer suceso sucedió en Isla el 10 de febrero del 2020, donde un vendedor de tortillas esquivó un retén policial al no contar con los documentos en regla, sin embargo, una patrulla de la Fuerza Civil lo interceptó y lo subieron a la unidad.

Minutos después el vendedor fue llevado a un descampado, en donde los policías lo golpearon y violaron, junto con otros sujetos vestidos de negro que alcanzaron a los elementos.

El comerciante perdió el conocimiento luego de la agresión sexual y tortura del que fue víctima.

 

EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES

Es conocido por los veracruzanos el caso de los dos hermanos orizabeños, quienes fueron asesinados por elementos de la Policía Municipal de Orizaba y a quienes se les fabricó un caso de una supuesta agresión en contra de los oficiales, en noviembre de 2018.

De acuerdo con las autoridades, los hermanos, ambos profesionistas de Orizaba, viajaban en una camioneta, desde la cual dispararon a los uniformados, y posteriormente fueron abatidos.

Sin embargo, la versión de la familia indica que Román P., profesor en dos escuelas de la región, regresaba a su casa cuando empezó a ser perseguido por los elementos de la policía, y al estar cerca de su domicilio fue atacado a balazos por los elementos de seguridad.

 

 

En ese momento, Ernesto, profesión odontólogo, salió a auxiliar a su hermano quien ya se encontraba herido cerca de su vehículo. 

A pesar protegerse detrás de un vehículo, los policías también dispararon en contra de él, y posteriormente sembraron armas en la escena para culparlos como pistoleros.

Otro caso sucedió en una comunidad del municipio de Atzala, en donde en un operativo, policías de la SSP ingresaron a una vivienda, la noche del 10 de enero.

En la casa se encontraba una niña de 11 años y su abuelo sexagenario, quienes fueron acribillados por los policías que estaban en la casa. 

De acuerdo con los familiares, la versión del gobierno en la que los uniformados dispararon sus armas en defensa contra un ataque armado, es falsa, y se trataría de un caso de brutalidad policiaca en contra de la población.

Versión para impresión