• Estado

La Suburban de AMLO que no bajó sus vidrios a madres de desaparecidos

  • Isabel Ortega
Colectivos de búsqueda se plantaron por cinco horas sin que el presidente ni el gobernador Cuitláhuac García atendieran sus reclamos

Xalapa, Ver.- ¡De ladito de ladito por favor, hay que guardar la distancia!, fue la instrucción del personal de ayudantía de gobierno que anunciaba la salida del presidente Andrés Manuel López Obrador y del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, de las instalaciones del Batallón Militar del Lencero.

Tres camionetas se enfilaban a la salida de la zona federal que estaba rodeada por integrantes de colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, personal médico y personas que fueron defraudadas por una caja de ahorro en Altotonga. La petición para abrir paso no fue atendida, el anuncio llevó a los manifestantes a rodear la unidad en la que viajaba López Obrador.

Dos padres de desaparecidos se pararon frente a la camioneta con la intención de que la unidad frenara su marcha, pero el “chofer presidencial” solo disminuyó la velocidad para recibir una que otra petición para AMLO.

En medio de gritos y empujones, otra joven de ayudantía se ofreció recibir el escrito de quien se paró frente a la unidad, “para hacerlo llegar al presidente”. Aunque en realidad su intención de apoyo tenía como objetivo abrir camino a las camionetas de los dos mandatarios.

El toque militar, ante la marcha del Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, se opacó con los gritos: “Que se baje, que se baje”, “Ni perdón ni olvido”, “queremos hablarle” y “solo atiende a la mamá del Chapo, cabrón. A nosotros no”. 

La molestia era evidente ante la desatención que algunos justificaron como una de las medidas sanitarias para evitar la propagación del virus Sars CoV-2, mediante la cual el presidente buscó minimizar con “abrazos” a la distancia. 

Los Colectivos llegaron desde las seis de la mañana al 63 Batallón Militar con sede en Emiliano Zapata y esperaron por cinco horas al presidente. Sólo querían entregarle una carta en la que pedían la destitución de la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Mara Gómez Pérez, a quien acusan de revictimizar a familiares de desaparecidos.

La manifestación era pacífica: activista

Víctor Rodríguez, integrante del colectivo Buscando a Nuestras Desaparecidas y Desaparecidos Veracruz, que se trasladó al Lencero junto con más familiares para solo padecer la salida de la unidad de lujo, pues las llantas de la camioneta rodaron sobre sus pies.

El joven, que busca a su padre desaparecido en febrero del 2016 en el puerto de Veracruz, contó que algunas de sus compañeras llegaron desde las seis de la mañana al Lencero, vieron pasar al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien no los atendió. 

Su protesta era pacífica, dice Víctor, pues solo querían una audiencia para pactar un encuentro con el Ejecutivo Federal, sin embargo, no fueron atendidos y sólo recibieron maltratos y empujones de funcionarios de gobierno y de policías que, vestidos de civil, se apostaron fuera de la Academia.

“No es sorpresa, pero no esperábamos que se nos tratara de intimidar. Trabajadores del gobernador iban y decían que nos quitáramos de ahí, que estorbábamos, así en repetidas ocasiones. Después, nos dijeron que estábamos irrumpiendo un lugar que se debía respetar y que podíamos tener consecuencias por eso”.

Víctor dijo que las integrantes de los colectivos tuvieron que intervenir para quitar del camino a su compañera que desde temprana hora se hincó con una venda en los ojos, para representar la desaparición forzada de la que son víctimas algunos veracruzanos.

“Entonces, a la hora que sale él -en su Suburban blindada-, la compañera que estaba enfrente tenía los ojos vendados, y no vio que avanzaba, porque tenía los ojos vendados, pero la persona que venía manejando no le importó que había gente adelante”.

Integrantes de colectivos están molestos con el actuar de funcionarios federales, sin embargo, reconoce, también se ha marcado un distanciamiento con la administración estatal y con el mandatario estatal, que desde campaña les ofreció todo su respaldo.

La última reunión con Cuitláhuac García z fue en febrero de este año, el aislamiento social por el virus Sars CoV-2 fue el detonante para reducir el contacto con familias de desaparecidos, suspender la búsqueda o la identificación de restos inhumados de fosas clandestinas, confirmó el entrevistado.

Incluso, se habían anunciado cambios en la Comisión Estatal de Búsqueda, espacio que tiene como encargada de despacho a Brenda Cerón, pero tampoco se ha hecho nada a casi un año que se le nombró. El 08 de julio del 2019 García Jiménez anunció la incorporación de la diputada suplente y exasesora del Congreso a su gabinete.

Colectivos y Gobierno de Cuitláhuac, la relación que se enfría

El gobierno de Morena ofreció en campaña la atención y el total respaldo a Colectivos de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Desde el primer minuto de la administración se declaró “emergencia” por desapariciones en Veracruz y se ofreció todo el apoyo para reactivar las búsquedas en fosas y la identificación de cuerpos exhumados.

El plan fue respaldado por el gobierno federal, el 02 de diciembre del 2018 en un evento masivo en Plaza Lerdo el presidente Andrés Manuel dijo: “claro que vamos a apoyar a Cuitláhuac en esta declaratoria de programa de emergencia para encontrar a los desaparecidos”.

El 04 de marzo del 2019, García Jiménez ofreció una disculpa pública a los padres de los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca en 2016, fueron detenidos por policías estatales y entregados a una célula del crimen organizado. Como parte de las acciones para mejorar la relación con Colectivos, el mandatario atendió la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En ese entonces, también el gobierno federal apuntaló al veracruzano. Fue el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas quien, en el evento público, comentó que la disculpa era un acto de justicia por los jóvenes desaparecidos.

El noviembre de ese mismo año, García Jiménez ofreció otra disculpa pública, ahora a familiares de jóvenes desaparecidos en Papantla en el año 2016. Esa también fue una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

La relación se mantenía cordial, sin embargo, se empezó a desgastar al inicio de mayo, el día seis, el Consejo Estatal Ciudadano de la Comisión de Búsqueda, expuso que la pandemia de Coronavirus Covid-19 se usa como pretexto para que Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado (FGE), no avancen en la identificación de restos exhumados en el predio La Guapota, localizada en abril del 2019.

En una carta a la opinión pública piden que se destinen los recursos ofrecidos por el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, quien anunció un plan emergente para atender el fenómeno de la desaparición de personas; además de que se mejore la comunicación con el grupo de ciudadanos representados en la Comisión de Búsqueda y se incremente el número de personal de la FGE.

La relación se volvió más tirante, cuando integrantes de Colectivos de Búsqueda de Personas Desaparecidas de todo el país se plantaron frente a Palacio Nacional para exigir que no se recorten los recursos para la Comisión Nacional Ejecutiva de Atención a Víctimas, pues se prevé una reducción de más de un 75 por ciento para el año próximo.

Versión para impresión