• Estado

Con Cuitláhuac, 83 menores de edad asesinados en Veracruz

  • Miguel Ángel León Carmona y Víctor Manuel Toriz
En 16 meses (de diciembre de 2018 a abril de 2020) 83 menores veracruzanos fueron asesinados; 45 de ellos con arma de fuego

Xalapa, Ver.- En 16 meses del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez 83 menores de edad fueron asesinados en Veracruz. Cuarenta y cinco de las víctimas (de cero a 17 años) murieron a balazos, 12 con arma blanca y el resto fueron asfixiados, estrangulados o sus cuerpos aparecieron en estado de descomposición.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNS) del total de esos menores, 24 eran mujeres y 59 hombres. Estos registros corresponden del 1 de diciembre de 2018 al 30 de abril de 2020. 

En este conteo oficial –que se integra con reportes de la Fiscalía General del Estado (FGE)– aún no figuran dos crímenes ocurridos esta semana: los de Said y José Antonio “N”, ambos privados de su libertad; a uno le dispararon por la espalda, a otro lo desnucaron. 

Said “N”, de 16 años, fue hallado sin vida el pasado 16 de junio en un ejido de Álamo Temapache, al norte de Veracruz. El joven presentaba huellas de violencia y al menos dos disparos en la espalda. Su familia lo buscaba pues cumplía varias horas desaparecido. 

Ese mismo día, pero al otro extremo de la entidad, en Acayucan, el cadáver de José Antonio “N”, de 10 años, fue encontrado en un predio baldío. El menor fue encerrado –contra su voluntad– en el baño de una vivienda y habría sido abusado sexualmente.  

José Antonio estudiaba cuarto de primaria y por las tardes ganaba propinas en un Oxxo de ese municipio abriendo la puerta principal a la gente. Allí conoció a su presunto agresor, Gabriel “N”, un limpia parabrisas y supuesto adicto a las drogas que lo siguió la noche del 15 de junio cuando se dirigía a su domicilio. 

Gabriel “N” fue detenido e imputado por homicidio doloso calificado y pederastia agravada. Peritos de la FGE informaron a un juez que la víctima fue asesinada con un golpe en su cabeza. 

Como Said y Antonio, otros 83 menores fueron presas de la violencia en Veracruz. En diciembre de 2018, murieron dos hombres y dos mujeres, estas dos víctimas catalogados como feminicidio, informó la Fiscalía veracruzana. 

En 2019, fueron 14 niñas o adolecentes asesinadas y nueve de esos crímenes fueron catalogados feminicidios. También 47 menores del sexo masculino murieron por agresiones con arma de fuego, arma blanca. 

Durante los primeros cuatro meses del 2020 suman 17 víctimas cuyas edades van de cero a 17 años. Nueve eran mujeres y ocho hombres. Seis niñas o adolescentes fueron asesinadas a balazos, de las otras tres se desconocen las causas debido al estado en que fueron encontrados sus cadáveres.

Asesinatos repudiados por los veracruzano

Los asesinatos de menores de edad a los largo del 2019 y en lo que va del 2020 fueron repudiados por la sociedad veracruzana, indigna por la saña y violencia con la que fueron cometidos los crímenes.

Estos ocurrieron a lo largo de la entidad veracruzana, ya que los casos se registraron en municipios del norte, centro y sur del estado de Veracruz.

Florencia, 12 años, Zozocolco de Hidalgo (9 diciembre 2018)

El asesinato de Florencia, niña de 12 años de edad, fue el primero de un menor de edad en la administración del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez.

La menor de edad se dirigía a su casa luego de terminar sus clases en la secundaria de la localidad de Calicón, cuando fue atacada por desconocidos, violada, torturada y finalmente apuñada en el abdomen y un costado del torso.

Pese a las heridas logró llegar a su casa para pedir auxilio, familiares la ingresaron en el Hospital Regional de Papantla, pero al complicarse su estado médico fue trasladada a la clínica de Ixtepec en Puebla, en donde no encontró especialista para ser atendida.

Más tarde ingresó al Hospital de Poza Rica en donde no pudo soportar la cirugía por las heridas que recibió y murió el 9 de diciembre del 2018.

Su asesinato indignó a la población de la localidad y grupos de la sociedad civil, que condenó el feminicidio de la menor.

Ana Karen, 16 años, Orizaba (14 enero 2019)

El cuerpo de Ana Karen, menor de 16 años de edad, fue abandonado envuelto en un cobertor en un predio del Espinal, en el municipio de Orizaba el 14 de enero del 2019.

De acuerdo con el reporte oficial fue torturada y violada sexualmente antes de ser asesinada de cuatro disparos.

Un día antes había sido reportada como desaparecida por sus familiares, quienes emprendieron la búsqueda luego de que no llegó a su casa al salir del trabajo.

La Fiscalía Regional detuvo a Rufino Delfino como presunto responsable del asesinato de la menor, quien fue vinculado a proceso bajo la causa penal 09/2019 con dos años de prisión preventiva en tanto se desahogaba el juicio para llegar a una sentencia.

El asesinato de Ana Karen fue repudiado por ciudadanos de la región de las Altas Montañas y grupos feministas en todo el estado de Veracruz.

Santiago, 1 año, Minatitlán (20 de abril 2019)

Santiago había cumplido un año de vida tres días antes de ser asesinado en la masacre ocurrida el 20 de abril del 2019 en la colonia Obrera, del municipio de Minatitlán.

De acuerdo con el reporte oficial, los atacantes dispararon a quemarropa en contra de los asistentes de una fiesta en donde se encontraba el menor en brazos de su padre.

Las balas atravesaron el cuello del bebé, cuya muerte se incluyó en el saldo fatal de 14 personas asesinadas esa misma noche. El hecho causó conmoción a nivel internacional.

Saúl, 17 años, Veracruz (27 de marzo de 2019)

Saúl, de 17 años de edad, fue asesinado en su casa en la colonia Astillero de la ciudad de Veracruz el 27 de marzo del 2019. Su hermana encontró su cuerpo en la recamara con una herida en el cuello y otra en el pecho.

De acuerdo con su relato, al ingresar a la vivienda encontró las puertas de la casa abierta, con las luces apagadas, las pertenencias dentro de la casa se localizaron de manera normal, al parecer no se robaron ningún objeto.

Los vecinos indicaron que no escucharon nada irregular, hasta que se detectaron la presencia de la Policía Estatal, Ministerial y personal de Servicios Periciales.

El joven era estudiante de excelencia del Conalep, cursaba el último semestre y había obtenido una beca del 100 por ciento para estudiar en el Tecnológico de Monterrey.

El hecho generó indignación entre vecinos y jarochos, que a través de redes sociales exigieron que el caso no quedara impune, por este hecho no hubo personas detenidas o sospechosos.

Sergio, 11 años, Las Choapas (28 de marzo 2019)

Sergio, de 11 años de edad, fue encontrado muerto el 28 de marzo del 2019 en el municipio de Las Choapas, un día después de que fue reportado como desaparecido por sus padres.

El cuerpo del menor se encontraba envuelto en una sábana y dentro de una bolsa de plástico, con señales de haber sido golpeado y abusado sexualmente.

El niño salió de su casa en su bicicleta el 27 de marzo, para alcanzar a su papá en el trabajo, sin embargo, nunca llegó y fue entonces que con ayuda de vecinos iniciaron la búsqueda.

A unos metros del lugar donde se encontró el cuerpo de Sergio, en una casa abandonada se encontró su bicicleta quemada, en el sitio a un hombre que fue señalado por los vecinos como el presunto responsable. El hombre que fue vinculado a proceso por el presunto homicidio del menor.

Carlitos, 13 años, Xalapa (28 de junio)

Carlitos, de 13 años de edad, fue secuestrado y asesinado el 28 de junio del 2019 en la ciudad de Xalapa.
En el crimen participó una compañera suya de la escuela Secundaria General número 6 “Jesús Reyes Heroles”, quien se presume que con engaños llevó al menor con sus secuestradores.

A pesar de que su mamá pagó parte del dinero exigido, su cuerpo fue encontrado semienterrado en una zona boscosa de la colonia Lomas de Chapultepec, en la capital del Estado.

La Fiscalía General del Estado realizó la detención de los dos secuestradores que participaron en el hecho, quienes fueron arrestados en operativos distintos.

El asesinato de Carlitos indignó a la sociedad xalapeña, quienes repudiaron el hecho exigiendo justicia. En testimonios sus vecinos lo recuerdan como un niño tranquilo, que soñaba con trabajar para comprarle una casa a su mamá.

Versión para impresión