• Seguridad

Detienen a ministerial vinculado a crimen contra su pareja

  • Redacción
La hoy extinta, fue hallada con un balazo en la cabeza, boca abajo y sin ropa. El elemento llamó a la policía para reportarlo como suicidio

La muerte de una mujer en la colonia Anáhuac, producto de un balazo en la cabeza, durante la madrugada del sábado, con una pistola 9 milímetros propiedad del Estado, se dio en medio de un antecedente de violencia doméstica, pues el agente ministerial, detenido como sospechoso de feminicidio, Miguel Ángel N., días antes había agredido a la víctima.

 

 

De igual forma, existe el antecedente de que dicho policía, quien apenas llevaba seis meses en Las Choapas, intentó agredir a su hijastra Xóchitl García, días antes de la tragedia, por lo que ella decidió salirse de su casa y presentar una denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado por amenazas y agresiones. El agente ministerial estaba bajo investigación.

“Se lo decíamos, ‘te vas a meter en problemas, deja esa relación, ya no están bien’ y mira en qué terminó. Lo siento por mi compa, porque estar en el penal, es estar muerto en vida y más para un policía”, lamenta un agente investigador, compañero de Miguel Ángel N., ‘el Marino’, quien fue trasladado este domingo por la noche, a la ciudad de Coatzacoalcos, a disposición del Juez de Control en turno.

Su mote del ‘Marino’, es porque antes de ser policía ministerial, perteneció a la Secretaría de Marina Armada de México. De acuerdo con su cuenta de facebook, dicho elemento, es adepto a la santa muerte, ya que el día de su cumpleaños, el pasado 11 de mayo, le agradeció a Dios y a la Muerte, por permitirle un año más de vida. 

 

PRUEBA, DA POSITIVA

El escándalo se registró alrededor de las tres de la madrugada en la calle Anáhuac de la colonia Anáhuac. El mismo agente llamó a las autoridades policíacas, manifestando que su pareja se había suicidado.

Sin embargo, a decir de los familiares de la víctima, sus hermanas e hija, los vecinos escucharon un solo disparo alrededor de las 12:30 de la noche, pero pasaron más de dos horas para que el agente ministerial diera parte de los hechos.

Los primeros respondientes, fueron elementos de la Policía Municipal, al mando del director José Javier Zúñiga Carrasco, quien fue personalmente a dialogar con el agente ministerial, quien argumentó que su pareja, Verónica García Gutiérrez, de 45 años, se había quitado la vida de un balazo con una pistola que él tenía a su cargo.

Esa madrugada, en pocos minutos se llenó de policías de distintas corporaciones; el agente ministerial estaba en estado inconveniente y los indicios hallados en la escena, lo hicieron sospechoso de homicidio.

La familia impidió que el detenido fuera trasladado por sus compañeros de la Policía Ministerial, por considerar que podrían facilitarle la fuga, aunque el comandante Andrés Cruz Bautista, les aclaró que él procedería conforme a derecho, sin prestarse a ninguna acción fuera de la ley.

Durante la inspección realizada dentro de la casa donde ocurrió el hecho de muerte, se detectó que la escena del crimen fue manipulada, para tratar de hacer parecer un suicidio. Al policía se le practicó la prueba de rodizonato de sodio y dio positivo, es decir, sí había rastros de pólvora en su brazo.

La pistola 9 mm también ya había sido maniobrada; la posición en que fue hallada la víctima, boca abajo y desnuda, no concuerda con un suicidio, aunado a que el disparo entró por la parte de atrás del cráneo con salida en la parte frontal.

 

PIDEN JUSTICIA

Desde las seis de la mañana del sábado, el policía ministerial, sospechoso de crimen, quedó en calidad de detenido, a disposición de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Violencia contra la Familia, Mujeres, Niñas y Niños y Trata de Personas, quien abrió una carpeta de investigación por el presunto delito de feminicidio.

Xóchitl García, hija de la fallecida, así como sus tías, hermanas de su mamá, pidieron el apoyo del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, y del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que se haga justicia para que la muerte de Verónica García Gutiérrez, no quede impune.

Para los familiares de la víctima, no queda dudas que se trató de un asesinato y que el agente ministerial trató de hacerlo ver como suicidio. Aseguran que había antecedentes de que el policía era violento con su pareja, incluso, hasta con su hijastra, quien tuvo que denunciarlo penalmente.

En ese sentido, pidieron a las autoridades de Veracruz, que se aplique todo el peso de la ley, y que no quede libre sólo por ser un agente de la Policía Ministerial, ya que con su misma arma de cargo le quitó la vida.

Presencia MX / E-Consulta Veracruz 

Versión para impresión