• Veracruz

Cierra restaurante donde AMLO presumió desayuno jarocho

  • Víctor Toriz
El tradicional Café de La Merced cerró ante la crisis económica que atraviesa derivada del coronavirus

Veracruz, Ver.- El tradicional Café de La Merced cerró sus puertas debido a la pandemia por covid-19 y su propietario ve difícil que al menos en este 2020 pueda abrir de nuevo.

El restaurante tiene casi 60 años de tradición en la ciudad de Veracruz, desde entonces es concurrido con frecuencia por clientes asiduos que comparten su comida entre largas conversaciones.

El lugar también es concurrido por políticos y funcionarios, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presumió el 19 de enero del 2018, aún en campaña electoral, que se encontraba degustando un tradicional desayuno jarocho en este restaurante.

La fotografía fue difundida en su cuenta personal de Twitter, en donde se le ve acompañado de su entonces coordinadora de campaña Tatiana Clouthier, hoy diputada federal por Morena.  

El propietario del establecimiento, Aurelio Ibáñez, dijo que el 8 de mayo tuvo que cerrar las cortinas por las restricciones que impuso la Secretaría de Salud como parte de las medidas para prevenir la propagación del covid-19.

Sin embargo, la falta de ingresos causó que no tuviera la solvencia para abrir de nuevo, como lo ocurrió con otros restaurantes que se reactivaron con la transición a la nueva normalidad.

Aurelio Ibañez afirmó que es difícil mantener cerrado el negocio de su familia, pero por el momento no cuenta con los recursos para el pago de renta, energía eléctrica, agua potable e impuestos.

Se suma el pago de la nómina de 40 trabajadores en diversos puestos, muchos de ellos empleados que tienen toda su vida laborando en el tradicional restaurante de comida jarocha.

“Yo si quiero abrir, pero no tengo las posibilidades ahora, necesito el apoyo del Gobierno del Estado, del Gobierno Federal, posiblemente de algún socio, porque yo ahorita con la pandemia no puedo”.

El Café de La Merced es un restaurante localizado en la avenida Ignacio López Rayón, en la primera sección del Centro Histórico de la ciudad de Veracruz. 

En enero pasado cumplió 59 años y alistaba sus festejos para conmemorar las seis décadas desde su fundación, en compañía de sus clientes frecuentes. 

La pandemia de covid-19 hizo que por primera vez desde que abrió fuera cerrado por un largo tiempo, en espera de que cuente con la solvencia económica para regresar a la actividad comercial.

Versión para impresión