• Estado

Cuitláhuac contrató crédito de mil millones para abonar a empresarios

  • Isabel Ortega
De enero a mayo del 2020, la Sefiplan ha contratado un total de 10 créditos por 17 mil 972 millones de pesos

Xalapa, Ver.- El Banco Mercantil del Norte (Banorte) abrió una línea de crédito al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez por mil millones de pesos que serán usados para “abonar” al sector empresarial pasivos que fueron heredados desde el gobierno de Javier Duarte de Ochoa. 

En este momento sólo se va a disponer de 450 millones de pesos, informó el secretario de Finanzas y Planeación José Luis Lima Franco en entrevista con E-Consulta Veracruz

En medio de la contingencia sanitaria, la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) tramitó este nuevo préstamo para empezar a pagar al sector empresarial, uno de los más afectados con las medidas sanitarias por el virus SARS-CoV-2, y ministrar fondos que les permitan mejorar su economía, se lee un reporte de la a Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 

Integrantes de Canaco, Canacintra y Empresas SOS reconocieron que dadas las condiciones económicas que prevalecen por la pandemia, es positivo que el Estado les pague parte de las facturas pendientes, pues podrán oxigenar sus finanzas.

El factoraje es un mecanismo financiero que permitirá al gobierno vender la deuda heredada, el banco paga a las empresas y la Sefiplan tendrá un año para poder liquidar el crédito que se les autorizó en mayo. 

En lo que va del 2020, de enero a mayo, la Sefiplan ha contratado un total de 10 créditos por 17 mil 972 millones de pesos; algunos de ellos como parte de la reestructuración de la deuda pública, según el Registro Único de Deuda de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP).

Sefiplan busca reactivar economía 

El titular de la Sefiplan, José Luis Lima Franco, explicó que el objetivo de la línea es cumplir a las empresas a las que en el pasado se les dejó de pagar por su trabajo.

“En este momento se está haciendo un esfuerzo para darles liquidez a las empresas en medio de la contingencia sanitaria, para cobrar las empresas deben validar los pasivos con las ejecutoras de obras y servicios; hacer el trámite ante Nacional Financiera (Nafin) y después Banorte va a liberar los fondos, por lo que el dinero no va a ser transferido a la tesorería local”, explicó el funcionario. 

Finanzas cuenta con un periodo de 12 meses para liquidar los 450 millones de pesos, pues el costo financiero por el préstamo lo van a asumir los empresarios y les descontarán el 9 por ciento del monto total de la factura a pagar, “yo creo que muchos le van a entrar, no es tan alto el costo”, opinó. 

Para cubrir el adeudo el año próximo, explicó, tendrían que presupuestarlo en el ejercicio fiscal 2021, “pero el objetivo de este préstamo es abonar o saldar al mayor número de empresas a las que no se les había pagado en muchos años (…) el objetivo es que el mayor número de empresas tenga una entrada en este momento, estimaríamos que se podría llegar a 800 empresas”.

Lima Franco detalló que Banorte abrió una línea por mil millones, que les permitiría cubrir adeudos pasados y empezar a pagar obra pública que se ejecuta en este momento, sin embargo, en este momento se van a ejercer 450 millones de pesos. 

“(El crédito) era de mil millones, pero decidimos por el tema actual, por la contingencia, sólo utilizar los 450, pero nosotros podríamos ampliar la línea hasta por mil millones para el pago de adeudos”, dijo. 

El funcionario detalló que el monto total de la deuda de Veracruz es de poco más de 41 mil millones de pesos al mes de junio, y fue eso lo que ayudó a contratar un crédito con mejores condiciones para cubrir los pasivos de los empresarios.

Si la vida te da limones, hay que hacer limonada: SOS

El representante de Empresas SOS, Jesús Castañeda Nevárez explicó que, dado que la economía del país no vive el mejor momento, el pago de las facturas pendientes será un aliento para muchos, incluso, les permitirá sobrevivir, o salir de deudas, “Si la vida te da limones, hay que hacer limonadas”, refirió. 

En la asociación se incorporaron 110 empresas a las que se les debían más de 450 millones de pesos. A la fecha el monto bajó a poco más de 200 millones de pesos. 

Dijo que en la actualidad no se conoce cuáles empresas tienen derecho a cobrar, pues no se ha entregado un documento oficial que certifique que se reconocen las deudas, sin embargo, consideró que a 18 meses Sefiplan ya debe tener el monto de las deudas y de las facturas por pagar.

El proceso ha sido cansado, “no sé si esto nos hable de incapacidad, ineptitud o mala fe, pero lo cierto que, si no hay dictamen, no va a ver pagos”. 

Estado debería asumir el costo de factoraje 

Alejandro de la Madrid, representante de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), explicó que en su caso sólo hay una empresa con la que se tiene deuda, y destacó que es “injusto” que para poder cobrar se les descuente hasta un 9 por ciento del monto de los pasivos.

“De lo perdido lo recuperado, pero ese costo lo tendría que asumir el gobierno del Estado no las empresas. Esta con todas las ventajas para el gobierno, ellos ofrecieron un servicio que no se les pagó, y ahora van a tener una doble pérdida”.

El empresario dijo que no es sano contratar más deuda, sin embargo, en este momento es válido ante las condiciones económicas que se han generado a consecuencia del aislamiento social y el cierre de negocios por el virus SARS-CoV-2.

Canaco pide ampliar la línea de crédito  

El representante de la Cámara Nacional de Comercio Xalapa, Bernardo Téllez Ríos, destacó el esfuerzo que se está haciendo para poder pagar deudas de otros gobiernos. En el caso de los agremiados a la Canaco se les deben 72 millones de pesos.

En ese sentido, confió que con el monto del crédito otorgado al Estado estarían en posibilidad de liquidar los pasivos con los empresarios. En el caso de la Canaco -confirmó- se han validado todas las facturas pendientes.

En el listado de deudas por pagar hay empresas de varias regiones del Estado, así como de Puebla, Tlaxcala y México, por lo que consideró que es un “buen comienzo” empiece a pagar dadas las circunstancias en las que se encuentra Veracruz y el país.

La historia de la deuda gubernamental

Al cierre del gobierno de Javier Duarte se informó que Finanzas tenía pasivos con el sector empresarial por 13 mil millones de pesos; para garantizar el pago se aprobó usar un porcentaje del impuesto de la nómina, que en 2016 tenía una recaudación superior a los 2 mil millones de pesos, se destinara para el pago de deuda y saneamiento financiero.

Previo a la toma de protesta del panista Miguel Ángel Yunes Linares, se informó que algunas de las firmas a las que se les debía eran de funcionarios estatales o se trataba de empresas “fachada” por lo que se determinó que una vez en el poder se depuraría el listado de deudas.

Cuando el PAN asumió el control de la 64 Legislatura, en diciembre del 2019, derogó el artículo que permitía usar lo recaudado por el impuesto para pagar pasivos; y se ordenó a Sefiplan revisar los pasivos para validar la deuda real, pues se acusó de que había empresas y obras fantasmas.

Ya cuando cerró la administración, en informes trimestrales se confirmó que el pasivo circulante, que incluía deuda con personal, empresarios y obra pública era de 7 mil 600 millones de pesos.

Empresarios pidieron al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez crear un fideicomiso para el pago de los pasivos, pero el mandatario se negó, y señaló que se les abonaría con los ahorros que se generaran a lo largo del ejercicio fiscal.

Sin embargo, en mayo de este año se ordenó contratar un nuevo crédito que se suma a los otros 13 contratos que se han firmado, como parte de la reestructuración de la deuda pública en Veracruz en los años 2019 y 2020.

Versión para impresión