• Economía

Crisis y deudas: sin sabores de pandemia para salones de eventos

  • Redacción
Hubo quienes ya tenían eventos programados y habían recibido por adelantado los pagos de la renta del salón

​En una situación crítica se encuentran las personas dedicadas a la renta de salones para eventos sociales en este municipio, debido a que desde hace tres meses no tienen actividades y las personas que habían hecho pagos por adelantado por fiestas que habían programado, están pidiendo la devolución del efectivo.

De acuerdo con las propietarias de estos inmuebles, el problema es que ya habían ocupado el dinero, y no se imaginaban que llegaría la pandemia a tal grado de suspender todo tipo de actividades, por lo que han pedido a sus clientes un poco de tolerancia o posponer la fecha para su evento programado.

XV años, bodas, clausuras escolares, bautizos, todo fue cancelado por la pandemia del coronavirus y por ende, ya no fueron ocupadas las palapas o salones para tales fiestas.

La maestra Rosa Elda Cruz Silva, propietaria del salón de eventos “Los Encinos”, ubicado en la colonia La Sabana, refirió que el COVID-19 vino a provocar una crisis económica severa, ya que no hay fiestas, no hay eventos y no hay ingresos, pero el inmueble sí genera gastos por la luz, agua, el mantenimiento y vigilante.

Ella renta el salón en cinco mil pesos, y para las fiestas de clausura de diversas escuelas ya tenía agendado los días que lo ocuparían, pero con la contingencia sanitaria todo se canceló y se vio afectada económicamente, incluso, tiene que devolver lo que ya le habían adelantado.

En la misma situación se encuentra la propietaria del salón “Los Cafetales”, en la colonia Olmeca. La maestra Ana Rosa Carreto, indicó que la pandemia afectó tanto a clientes como a ella en su calidad de prestadora de servicios.

“Está afectando en todos los rubros, yo tuve desde marzo que parar los eventos hasta nuevo aviso, a uno lo afecta en lo económico y el cliente pues ya tenía programada su fiestecita”, explicó la dueña del inmueble, ubicado atrás del Cobaev 43. 

El costo de la renta es de 4 mil 500 pesos, de tal forma que es un recurso que dejó de ingresar por cada evento programado, sobre todo en estas fechas cuando se presentan las clausuras escolares y fiestas por fin de ciclo escolar.

Independiente que no que no hay ingresos, sí hay gastos porque tiene que pagarle un suelo al joven que llega a cuidar el salón y a darle mantenimiento.

“Ese es otro gasto que va sobre uno, porque hay que pagar el sueldo de quien cuida y quien mantiene limpio el terreno, las sillas y las mesas”, explicó la propietaria de “Los Cafetales”.

De igual manera la palapa “Los Ídolos”, ubicada en la calle Playón Sur de la colonia La Sabana, propiedad de Celedonio Callejas Muriel está cerrada desde marzo cuando se declaró la alerta sanitaria por el coronavirus, de tal forma que no hay ninguna clase de eventos ni mucho menos ingresos económicos y a decir del dueño del edificio, ha buscado otras alternativas de subsistencia económica.

Presencia MX / E-Consulta Veracruz

Versión para impresión