• Nación

Cubrebocas, ¿clave para la reactivación económica en México?

  • La Silla Rota
Mientras el secretario de Hacienda ha reiterado la importancia del cubrebocas para la reactivación económica, el presidente lo pone en duda

La mesera que atiende a los comensales en el restaurante, la cajera que cobra en el supermercado, el hombre que le corta el cabello a quienes van a la estética y la chica que atiende a los compradores en la tienda de ropa tienen algo en común, todos usan cubrebocas, el artículo que el secretario de Hacienda, Arturo Herrera,  afirmó que es clave para la reactivación económica del país, aunque después tuvo que recular en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Si usar cubrebocas es el requisito fundamental para llevar a cabo las actividades de todos los establecimientos comerciales, ¿cómo poner en tela de juicio si su uso es clave para la reactivación económica? ¿A quién debe creerle la población? La duda aumenta cuando esta semana se rebasaron las 40 mil muertes por coronavirus y México se acerca a los 400 mil casos confirmados.

Tras recuperarse de covid-19, Herrera se reunió el martes de manera virtual con representantes de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), a quienes les dijo que todos tendremos que aprender a vivir con el virus Sars-CoV2 por varios meses, por eso resaltó la importancia de las medidas de prevención.

"Puede haber actividades, puede haber reuniones, hay que cuidar la condición física, hay que tener una careta, hay que tener una máscara, la mía no me la pongo porque estoy hablando con ustedes y no tengo a la gente cercana", dijo Herrera sonriente, mientras se llevaba hacia el rostro el cubrebocas que tenía guardado en un bolsillo del pantalón.

"Esto va a ser no solamente uno de los elementos más importantes para protegernos en la economía, sino va a ser uno de los elementos que permita relanzar con mayor éxito la economía", remató el secretario de Hacienda mientras sostenía el cubrebocas en su mano.

Sin embargo, Herrera tuvo que echarse para atrás en la conferencia matutina del siguiente día, cuando el presidente López Obrador dijo que pensar que usar cubrebocas será clave para la reactivación de la economía es una postura desproporcionada.

Con una sonrisa nerviosa, el secretario de Hacienda escuchó la respuesta del mandatario y se apresuró a pedir la palabra para aclarar la situación. Explicó que lo usó sólo como una analogía para decir que en la reactivación económica se van a tener que tomar medidas y reorganizarse. Donde manda capitán, no gobierna marinero.

Dimes y diretes sobre el uso del cubrebocas

Al presidente López Obrador, al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, y a la mayoría de los miembros del gabinete se les ha visto en contadas ocasiones con cubrebocas, bajo el argumento de que no hay evidencia científica de su utilidad.

Al secretario de Salud, Jorge Alcocer, se le vio caminando en el parque de La Bombilla sin usar mascarilla, igual que a la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, quien se quitó el cubrebocas al estar en el supermercado.  La excepción a la regla ha sido el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, quien lo usa como medida de prevención.

¿Cómo pedirle a la población que use cubrebocas cuando no se pone el ejemplo? Eso seguramente lo pensó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien usa mascarilla religiosamente, a pesar de su cercana relación con el presidente.

El Premio Nobel de Química, Mario Molina, publicó una investigación en la que muestra que usar cubrebocas reduce la transmisión de covid-19, pero las autoridades federales tienen otros datos y confían en la buena voluntad de la gente.

A final de cuentas, usar cubrebocas es una medida de prevención, pero también de empatía, porque caras vemos, asintomáticos no sabemos. Cuidarnos entre todos, parece que será la única manera de salir adelante de esto.

Con información de Mariluz Roldaán - La Silla Rota 

Versión para impresión