• Estado

Xalapa sin estudiantes: Angustia y crisis para arrendadores y cuarteros

  • Isabel Ortega
Dueños de departamentos padecen estragos de la contingencia sanitaria; sin clases en la capital de Veracruz, habitaciones desocupadas

Xalapa, Ver.- Dueños de casas, departamentos y cuartos en renta en la capital de Veracruz se vieron obligados a bajar el precio de los arrendamientos, en especial a jóvenes universitarios, para mantener ocupados los espacios y así enfrentar a la crisis que causó la pandemia del covid-19. 

La suspensión de clases en el estado obligó a cientos de inquilinos a regresar a sus ciudades de origen y, en consecuencia, a desocupar sus estancias. A cinco meses del aislamiento social aún no hay fecha para que los cursos de educación superior se regularicen.

En la periferia de la zona de Humanidades abundan los carteles que anuncian alojamiento a universitarios. Cartulinas en colores fluorescentes y lonas anuncian la disponibilidad de cuartos para los estudiantes. Los precios van desde los mil 300 hasta los 2 mil pesos.

Las calles que rodean la zona universitaria lucen vacías y son pocos los negocios que tienen las cortinas abiertas a pesar de que este lunes iniciaron los periodos intersemestrales, que dan oportunidad de que jóvenes adelanten materias de su programa de estudios.

Los universitarios que regresaron a Xalapa son pocos, pues las clases se impartirán en línea, por lo que la economía de los comercios y quienes se dedican a la renta de departamentos, casas o cuartos va a la baja.

El semestre inicia el mes de septiembre, se prevé el 14 retomen las clases, pero en tanto el semáforo epidemiológico no cambie a verde la formación profesional será a distancia, por lo que los arrendatarios no tienen fecha para que sus inquilinos estén de regreso.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la pandemia incidió en el costo de las viviendas y sus rentas, al aumentar el 1.1 por ciento; sin embargo, en el caso de rentas a universitarios se ofrecieron descuentos por la contingencia sanitaria.

Pensión del Tío Guello bajó sus costos 

La pensión del Tío Guello se ubica en la Colonia Progreso, cercana a la Facultad de Medicina. Aquí se ofrecen habitaciones de mil 300 pesos. El costo incluye internet, agua, luz, y gas. Además, hay un área común para cocinar con comedor y un área de lavado.

La persona que promueve el espacio comenta que cuentan con varios cuartos, pues la mayoría fueron desocupados por los estudiantes. “Empezamos por allá del 2013. Hemos tratado de integrar servicios sin incrementar la renta, cada vez ofrecemos más opciones para los jóvenes”. 

“Tenemos internet para la tarea; área de lavado para que no se gaste en lavandería; una cocineta con comedor para quienes no se abonan en las fondas”, detalló.

Esta pensión (se esmeran los dueños para convencer a posibles clientes) también es segura, pues, explican, en las inmediaciones hay tiendas de conveniencia y un mercado sobre ruedas que les permite a estudiantes recibir un depósito, comprar alimentos a menos de 10 metros, “y ya no se exponen”.

Por si fuera poco, a sus inquilinos que decidieron pasar la cuarentena en sus ciudades de origen les propusieron reservar sus lugares a cambio de un pago, menor a la renta mensual. 

“Es una realidad que la pandemia nos afectó. Muchas de las personas que teníamos hospedados se fueron, tratamos de aguantar e hicimos una concesión porque creímos que iban a regresar, pero aún no hay fecha. Tengo varias habitaciones disponibles”, explicó el entrevistado.

Universitarios en datos estadísticos 

En la entidad la matrícula de estudiantes de bachillerato es de 321,411 de primero a sexto semestre de todos los subsistemas que incluyen bachillerato general, tecnológico y telebachillerato.

De ese total 216 mil 478 cursaron su bachillerato en escuelas públicas; otros 67,395 en federales; y 37,538 en privadas. Más del 60 por ciento de los jóvenes -176 mil- viven en condiciones baja, medio, alto y muy alto de marginación, según el prontuario de inicio de curso de la Secretaría de Educación de Veracruz para el ciclo escolar 2019-2020.

El mismo documento detalla que 260 mil 28 jóvenes dieron continuidad a sus estudios el ciclo que recién concluyó, de esos 75 mil 330 lo hacen en escuelas particulares, es decir, 28 de cada 100 jóvenes pagan para ir a la universidad. 

Aunque en el nivel público también se paga inscripción cada semestre, no se debe cubrir un pago mensual que va desde los 5 mil y hasta los 13 mil pesos, de acuerdo con la institución educativa que se tome como opción.

Datos de la SEV, detallan que en Veracruz existen 248 escuelas privadas que cuentan con Registro de Validez Oficial, que ofrece mil 601 programas educativos a egresados de bachillerato.

Tebaev

La Universidad Veracruzana (UV) tiene una matrícula formal de 64 mil 725 estudiantes, 22 mil 663 de educación no formal y ofrece un total de 341 programas de educación superior. 

En nuevo ingreso ofrecen16 mil 704 espacios para aspirantes a cursar las 81 carreras. Este año entregaron 44 mil 309 fichas, de ese universo solo uno de cada tres alumnos logrará su ingreso a la máxima casa de estudios.

Según datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) en 2016, uno de cada seis universitario era foráneo.

Versión para impresión