• Estado

Bosque de Coatepec, al acecho de invasores que lo talan y contaminan

  • Carlos Caiceros
SEDATU propició deslinde de tierras con trámite irregular; es inminente que se cancele y el desalojo de campesinos “invasores”

Xalapa, Ver.- El bosque de niebla de Coatepec fue irrumpido con documentos presuntamente falsos por la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), cuyos integrantes talaron y desmontaron sin permisos parte de la superficie conocida como Sierra Alta, misma que abarca unas 2 mil hectáreas.

La usurpación de la tierra se realiza a pesar de que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) todavía está en proceso de implementar el deslinde de esta zona, considerada prioritaria y parte de una reserva ecológica del municipio, lo que les permitiría acceder a programas sociales del Gobierno Federal como Sembrando Vida, sostienen personas inconformes con lo que califican como una “invasión”:

En entrevista la representante de la SEDATU en Veracruz, Angélica del Carmen Menéndez Rodríguez, reconoció que es inminente que se cancele por completo el reparto de tierra ante las irregularidades que se han detectado, sin embargo, explicó que ello depende de distintas instituciones.

Añadió que están en proceso denuncias  interpuestas ante la Fiscalía General del Estado por quienes se dicen legítimos propietarios de algunos terrenos en la zona. Ellos consideran que se orquestó una apropiación irregular con documentos apócrifos ante la Secretaría, lo que, subrayó la representante de la Secretaría, se debe determinar en las investigaciones correspondientes.

Menéndez Rodríguez reconoció que antes de que ella ocupara el cargo la Secretaría de Desarrollo Agrario pudo haber validado irregularmente documentos aportados para definir los límites de tierras que reclama la CIOAC. Sostuvo que una vez que comenzó el proceso de deslinde y existen recursos legales por este caso, la Secretaría en Veracruz no puede cancelarlo unilateralmente.

La funcionaria tampoco descartó proceder legalmente de encontrarse responsabilidad administrativa para iniciar un reparto irregular de tierras, aunque para ello es necesario que la Fiscalía avance en la investigación. 

Recordó que por este conflicto también se han presentado quejas ante Derechos Humanos y la Secretaría del Medio Ambiente del Estado sondeó la zona ante los reportes de daños a la zona protegida.

“Con estas quejas, denuncias y demandas mandamos todo a oficinas centrales y la Ley dice que a raíz de todas las inconsistencias que tiene el expediente se deberá parar el procedimiento, el deslinde; pero no es sólo eso, es todo el procedimiento para que se puedan investigar y esperar que todos los procesos que se llevan fuera de SEDATU concluyan para hacer una determinación a futuro”, explicó.

PROCEDEN CONTRA CIOAC

Ambientalistas organizados, que se ostentan como pequeños propietarios de predios en esta área y argumentan tener sus documentos en regla, ya procedieron legalmente y denunciaron a los invasores ante la Fiscalía General.

Además, se empararon contra la SEDATU por no darles acceso al expediente del procedimiento de reparto de las 2 mil hectáreas en esta zona considerada por la SEDATU de “presunta propiedad nacional”.

Insisten en que Sierra Alta es una zona ecológica que debe preservarse porque la invasión de la CIOAC pone en riesgo a 37 especies, entre reptiles, mamíferos, aves y anfibios, algunos animales en riesgo de extinción, amenazados, sujetos a protección especial o endémicos, según un estudio elaborado por Pronatura Veracruz AC.

La región es considerada una zona prioritaria para la conservación, ya que alberga especímenes reconocidos por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) y están enlistados en la NOM-059-SEMARNAT-2010, como la salamandra, el ocelote, además de aves como el chivizcoyo, conocido como “perdiz veracruzana”.

En la reserva considerada como la de mayor nivel de integridad ecológica respecto a bosques de niebla de otras regiones, se perciben señales de tala y quema de vegetación, así como charcos de aguas negras que provienen del campamento.

Los propietarios consideran que ni el Gobierno de Veracruz ni la SEDATU han dimensionado el conflicto social y ambiental que está al borde del derramamiento de sangre, advirtió a E-Consulta Veracruz Itzel Jurado Ortiz, abogada de los afectados por el deslinde que comenzó la Secretaría a la par de la invasión de la CIOAC, organización a la que acusan de sustentar su lucha con documentos falsos.

Los dueños de tierras dicen haber recibido amenazas e intimidaciones de miembros de la Central Independiente. Afirman que los invasores disparan al aire o amagan con agredirlos físicamente cuando acuden a sus propiedades, de ahí que solicitan la reserva de sus nombres.

“Ya se convirtió en una zona de guerra. Es muy lamentable que las autoridades, aun cuando están viendo esta situación, no hayan ejecutado sus acciones lo más rápido posible (para concretar el deslinde). Pero no en una mesa de negociación. Simplemente investigando y fincando responsabilidades”, sostuvo Jurado Ortiz, advirtiendo que la SEDATU aceptó documentación falsa de los líderes campesinos para comenzar el reparto.

PELIGRA RESERVA

Los autodenominados “campesinos pacíficos y ambientalistas” de la CIOAC han realizado siembras en bosques aclareados, así como su desmonte y limpia, aunque se considera que los terrenos no son aptos para la agricultura.

Incluso se reporta que modificaron los cauces de agua naturales previendo que la SEDATU concluya en su beneficio el deslinde para el reparto de tierras que comenzó el pasado ‪13 de febrero‬ del año en curso, según una publicación del Diario Oficial de la Federación.

 

“Han estado cortando árboles, tirando basura, sembrando maíz en pendientes de más de 35 grados, quemando vegetación para abrir espacios para la siembra y detonando armas de fuego con las que amenazan a los legítimos propietarios y a la gente de la zona”, alertaron ambientalistas en una carta dirigida al gobernador Cuitláhuac García, al titular de SEDATU, Román Meyer, y a Víctor Toledo, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).Hasta el momento, ninguno de los tres se ha pronunciado al respecto.

Elena, una de las afectadas, cuyo nombre verdadero se reserva por su seguridad, mencionó que desde hace más de 20 años al menos 250 personas que se ostentan como dueños legítimos han preservado la diversidad de la zona.  

Subraya que los predios no estaban abandonados y se encuentran en el programa de Fidecoagua; sin embargo, la CIOAC proyecta aprovechar los terrenos para acceder al programa Sembrando Vida y con ello plantar árboles frutales y maderables.

“Si tú lo reforestas con una sola especie, lo dañas, ya sea pino, roble o encino que los invasores buscan sembrar para luego talar”, aseveró la afectada.

Sostiene que por esta razón la CIOAC empezó con la depredación del bosque, talando árboles, quemando flora y argumentan que “van a reforestar”, aunque en su opinión paradójicamente están destruyendo un área que se tiene que preservar.

“Ellos ya están talando, están chapeando, ellos dicen, y ha salido en diversos medios, que van tras los apoyos del programa de Sembrando Vida. Sembrando Vida, investigándolo, tiene muchas fallas. No respetan la montaña. Les vale. Tumban los árboles chiquitos, los brotes, la yerba supuestamente mala”, deploró.  

AGUA, CODICIADA POR LA CIOAC

Las aguas que se recargan en estas cuencas y faldas del Cofre de Perote surten a Coatepec, Xalapa, Cardel y es sustento de las actividades turísticas y económicas de Jalcomulco que dependen del río, y proveen al distrito de riego de La Antigua, con extensas áreas de cultivo de caña de azúcar.

La representante de la SEDATU en Veracruz reconoció que en este sitio sus mantos freáticos son importantes porque bajan desde la zona montañosa.

A sabiendas de ello, aseguran los inconformes, los presuntos invasores lo quieren para edificar viviendas y, según ellos, para la siembra. Por su parte, los campesinos aseguran que actualmente Sierra Alta son ejidos invadidos por “terratenientes gringos y gringas” y que por fin la SEDATU garantiza acceso a la justicia en el reparto de la tierra.

“Somos 150 campesinos. Nosotros queremos las tierras para sembrar y mantener a nuestra familia. Ahí no siembran nada. El monte lo vamos a cuidar, no como dicen ellos, no estamos locos para tirar los árboles como dicen ellos. Vamos a reforestar”, dijo a los medios de comunicación en Xalapa Francisco Ruiz Hernández, uno de los integrantes de la CIOAC.

Al manifestarse en el centro de la capital del Estado declararon que no desistirán hasta que, por la vía legal, SEDATU falle a su favor tras comenzar a luchas por las tierras desde 1976.

Los campesinos sostienen que respetarán a quienes acrediten poseer predios en Sierra Alta, aunque la mayor parte son bienes nacionales, de ahí que ahora corresponde a los supuestos afectados acreditar su posesión antes de que se implemente el deslinde y se repartan los predios.

Sin embargo, el pasado 22 de julio los campesinos advirtieron que de no hallar solución recurrirán a movilizaciones en la Ciudad de México y Xalapa.

Autoridades del Ayuntamiento de Coatepec señalaron que desde 2019 los integrantes de la CIOAC están consumando un ecocidio, talando árboles con el objetivo de asentar un núcleo de población en una zona protegida. Tras su invasión fueron denunciados y rechazados por autoridades como agentes municipales. 

Los presuntos invasores reclamaron 2 mil hectáreas con un documento, señalado de ser apócrifo, por lo que fueron denunciados por amenazas y despojo, que quedó asentado en las carpetas de investigación 600/2019, 575/2019, 821/2019 y 576/2019, a cargo de la fiscal Denisse Moreno Córdova, del distrito XII de Coatepec. Pese a esta situación la SEDATU mantiene en el proceso de deslinde.

“Nosotros no estamos pidiendo ningún favor. Es una obligación que tienen las autoridades. Nosotros tenemos la razón. Se ha acreditado ya la propiedad. Se ha acreditado ya (ante la Fiscalía General) las condiciones de violencia. Se ha acreditado ya la manera tumultuaria y violenta a través de la cual tomaron esos terrenos. Tiene un año y medio que la carpeta ha estado ahí”, afirmó la abogada Itzel Jurado Ortiz.

Ante este escenario la abogada añadió que analizan proceder penalmente y por la vía administrativa contra la SEDATU, por lo cual promovieron un amparo ante la justicia federal ante la negativa de la dependencia para darles acceso a los expedientes para realizar el deslinde.

“RADIOGRAFÍA” DE UNA INVASIÓN

La CIOAC en Veracruz tiene una pauta a seguir en la invasión y despojo de tierras, advirtió un afectado: presenta una solicitud de tierra, cambia el nombre a los predios que desea, los invade, tala árboles, amenaza a los propietarios, luego recurre a las autoridades federal, estatal y municipal para legalizar los terrenos que invaden.

También presenta documentos falsos y aprovechan sus alianzas políticas. De esta manera los campesinos bautizaron como Sierra Alta al predio que les interesa, nombre que no está registrado en ninguna escritura o documento anterior a su solicitud de deslinde.

Cada predio que forma parte del bosque tiene un nombre: Jinicuil Manso, Plan de San Antonio, Loma Alta, Cinco Palos. La invasión de 2019 ocurrió en Jinicuil Manso y afecta a tres propietarios.

La delegada federal de la SEDATU en Veracruz, Angélica Menéndez Rodríguez, aseveró que como protocolo, tras la recepción de una constancia de propiedad deben continuar con el procedimiento y cada dueño debe acreditar la posesión. Si un documento es falso o no, descartó que fuera de su injerencia pues existen las instancias correspondientes para comprobarlo.

En respuesta, la abogada de los afectados afirma que existe omisión por parte de la dependencia.

“La SEDATU sí ha cometido irregularidades en contra de mis representados (…) Un ejemplo de lo anterior es que no nos ha dado el derecho, también humano, por cierto, de acceder al expediente. Llevo dos meses yendo a la SEDATU permanentemente y me dicen que no, que el expediente está en México, que hay que pedir autorización en México. Y, por cierto, no hay ni personal", reiteró Itzel Jurado Ortiz, la defensora de quienes argumentan la posesión de tierras en la zona.

A ello, Menéndez Rodríguez respondió que pueden solicitar la información vía transparencia e incluso justificó que por la pandemia del covid-19 el expediente “no se haya permeado” a los interesados, pero aseguró que pueden acudir a la SEDATU a revisarlo. 

“Tienen mal la información, ellos pueden solicitar por medio de la Ley de Transparencia, nosotros estamos apegados a la norma; por medio de ella y pueden ir a SEDATU a revisar, a platicar con el jurídico (...) pero sí se pueden acercar; desafortunadamente ante la pandemia no nos permite que se permee el expediente, pero yo creo que por correo, por internet, por teléfono o acudir a SADER pueden ver el expediente, nosotros no tenemos nada que ocultar”. 

Se considera que en la zona hay al menos 500 afectados que se declaran propietarios, incluido el mismo Ayuntamiento de Coatepec, y la mayoría ciudadanos de escasos recursos que han tenido sus tierras durante generaciones y ahora acusan ser amenazados con ser “despojados” por la dependencia federal.

“Ahora que se están enterando que estas personas están pidiendo lo suyo están con mucho miedo y dispuestos a defender su tierra, pues ese es su derecho”, expresó un afectado, quien advierte una inminente confrontación en la zona.

“Es lamentable, porque hacerse justicia por propia mano, que también es tema ahora, es justo lo que se ha evitado. Entonces no sé qué quiere el Estado. Si ya acudimos a las instancias correspondientes, no ejecutan y no cumplen con sus obligaciones, ¿pues entonces qué es lo que esperan que hagamos?”, cuestionó la abogada Itzel Jurado Ortiz.

TRAS 40 AÑOS DE CONFLICTOS, ECOCIDIO LATENTE EN VERACRUZ

Tras varios desalojos, a mediados del año 2019 los integrantes de la CIOAC se instalaron y establecieron un campamento en la zona del Jinicuil Manso, con banderas y mantas, montando casas de madera y cartón.

Desde hace 40 años varios grupos “campesinos” han intentado invadir y devastar el bosque de Coatepec en al menos 5 ocasiones. Incluso recientemente replegados por la Guardia Nacional. 

Una lona desplegada en la entrada del camino da la bienvenida: “Éste es territorio zapatista. Sierra Alta, municipio de Coatepec. El reparto de tierra no ha terminado”. Banderines rojinegros presumen la resistencia campesina.

Chozas instaladas en una zona ambiental protegida son custodiadas por una imagen de Emiliano Zapata. Un altar a la Virgen de Guadalupe fue erigido para que bendiga su “lucha”, acompañada por Juan Pablo II. Igualmente sobresalen reclamos, que también pueden leerse como amenazas veladas contra los “gringos’”, entre tala y agua enturbiada del campamento.

“Los que forman el grupo invasor en su mayoría tienen propiedades y/o negocios en las zonas urbanas de Coatepec y municipios aledaños”, advirtieron en un documento cerca de 30 organizaciones, como Pronatura, Centro de Investigaciones Tropicales-UV, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, Global Water Watch México, Sendas, Asociación de Orquideófilos de Coatepec AC, la Asociación Vecinos del Pixquiac Zoncuantla AC, entre otras más.

“La situación es tan clara como el agua, la zona no debe deslindarse, no debe dotarse, no debe ser dedicada a los asentamientos humanos y no debe usarse para desarrollo de actividades agrícolas. La zona debe ser preservada, el Estado debe invertir en protección, restauración ecológica, en fortalecer los diversos programas de pagos por servicios ambientales que ya existen en la zona para que se mantengan los bosques y el agua; esto por el bien de los veracruzanos y de todos los habitantes de la Cuenca de La Antigua”, advirtieron organizaciones ambientalistas sobre este tema.

Pese a ello, Angélica Menéndez Rodríguez, representante de oficinas de SEDATU, no descartó que desde este dependencia federal, y con el apoyo del Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, se busque la manera de entregar espacios en otro sitio para la vivienda de los integrantes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos. 

“Estoy convencida que el Gobernador junto con las dependencias federales, con Manuel Huerta Ladrón, delgado de Bienestar, tendremos que buscar las alternativas, si realmente esas personas requieren vivienda o espacios para habitar”, previó.

Versión para impresión