• Estado

Con Giadáns, crímenes de odio también son impunes: Coalición LGBT+

  • Carlos Caiceros
La Fiscal General se niega a atender a miembros de esta comunidad, cuyos integrantes acusan falta de resultados

Xalapa, Ver. - Los crímenes de odio en Veracruz van al alza; desde 2018 suman 80 asesinatos y hasta ahora no se ha resuelto un sólo caso, acusaron activistas que este viernes se manifestaron afuera de las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE).

El presidente de la Coalición Estatal LGBTTTI, Benjamín Callejas Hernández, acusó qué hay discriminación y desdén por parte de las autoridades de la Fiscalía, a cargo de Verónica Hernández Giadáns, hacia estos asesinatos porque ni siquiera los investiga como crímenes de odio, puesto que se clasifican como crímenes pasionales. 

“Los crímenes de odio en Veracruz van al alza pues mientras en 2018 se registraron 29, la cifra aumentó a 32 en 2019 y ahora en lo que va del año ya se han registrado 19 casos (...) es una indolencia y minimizan la problemática”, consideró.

Por ello, exigirán una audiencia con la fiscal general, pues de 2018 han solicitado mesas de trabajo, aunque ahora se les niega con la excusa de la pandemia de COVID-19.

“Se ha solicitado por todos los medios posibles una audiencia con la fiscal Verónica Hernández sin que hasta el momento se haya dado una respuesta favorable a que se abran las mesas de trabajo para poder atender esta problemática”.

Lamentó que cada vez sean más los municipios en donde ocurren estos asesinatos, pues a Coatzacoalcos, Minatitlán, Poza Rica, Xalapa y Puerto de Veracruz, ahora se suman Misantla y Martínez de la Torre.

Callejas Hernández por ello consideró urgente la creación de una fiscalía especializada en crímenes de odio, para garantizar una correcta integración de las carpetas de investigación y que haya acercamiento, pues la Fiscalía no los recibe pero su titular sí aparece en reuniones con otras autoridades del Estado.

Y es que dijo que a la falta de una investigación contundente se suma la discriminación hacia este sector, así como su criminalización, y puso el ejemplo del asesinato de Brandy Ronzón, "La Brandy", de 34 años, y su madre María Luisa Huerta Melchor, de 72 años.

El asesinato ocurrió en Puente Nacional y consideró que se ha querido señalar que está relacionado con actos delincuenciales.

Tampoco hay avances en el caso de Abiram Hernández y en casos como el de Alaska Contreras Ponce, quien fue asesinada y torturada en 2018.

Versión para impresión