• Veracruz

Falta de trabajo y homofobia orillaron a Azul al sexoservicio

  • Inés Tabal G.
La mujer trans reconoce que en su trayecto como sexoservidora ha sido víctima de agresiones e inseguridad

Veracruz, Ver.- Falta media hora para que den las ocho de la noche y el teléfono de Azul comienza a sonar, esto indica que hoy sí habrá trabajo. 

Aunque para ella es una buena noticia en medio de la crisis, el nerviosismo y hasta el temor de no saber quién está del otro lado del auricular, es el mismo que la primera vez que dio un servicio. 

Desde hace siete años Azul se dedica al sexoservicio, es una chica trans y afirma que la falta de oportunidades laborales y discriminación por su identidad de género la orillaron a tomar la decisión de trabajar como sexoservidora.

"Estaba desempleada tenía que pagar una renta, tenía que comer y pues tenía que comprar mis cosas. No me quedaba de otra. Una amiga de años que trabaja en lo mismo veía que entraba y salía con dinero y yo buscando trabajo, recibiendo rechazos de personas homofóbicas, mi amiga me lo ofreció y dije bueno, por qué no", recordó Azul.  

PANDEMIA POR COVID PUSO EN CRISIS EL TRABAJO SEXUAL

Su trabajo empieza desde las 12 de la noche hasta que el sol se asoma, pero hay algunas veces que sus clientes la solicitan desde temprano y debido a que la pandemia por el covid redujo los servicios, no puede darse el lujo de rechazar ninguno.

Durante la pandemia los servicios que realizaba bajaron 70 por ciento, ya que la mayoría de sus clientes son hombres mayores y casados, que dice prefieren no salir para no exponerse al virus.

A la par de la baja en la demanda de los clientes, en los últimos cinco meses aumentó el número de personas que ofrecen sus servicios sexuales a través de plataformas virtuales, comentó Azul.

Ella como muchas trabajadoras sexuales concreta las citas desde su celular, mediante una página de Internet donde ofrece sus servicios y donde los clientes la pueden localizar por medio de mensajes o llamadas.

"Yo dejo mi número en la página con una descripción de mí, el cliente me llama y en su mayoría él escoge el lugar", explicó.

De esta forma, comentó, es "más seguro", ya que en la calle se arriesga a cualquier agresión que ponga en peligro su vida.

"ME HAN MANDADO A GOLPEAR POR SER TRANS"

Debido a que su trabajo implica riesgos, admite que todos los días carga con una lámpara de electrochoques para protegerse, pues ya tuvo dos malas experiencias donde la golpearon por ser una chica trans.

La primera fue en la calle, mientras esperaba a que llegaran los clientes, dos chicos la golpearon, fue por eso que decidió dejar de salir por las noches, la segunda ocasión fue en un centro nocturno, donde por expresar su identidad de género fue agredida por los cadeneros del lugar.

"Las personas como nosotras somos las que vivimos menos", comentó Azul, citando las palabras que una vez le dijo su padre, con el que casi no tiene contacto por el estilo de vida que lleva.

Al país le hace falta más educación sexual, para que las futuras generaciones aprendan a respetar la diversidad sexual de las demás personas, dijo.

VERACRUZ , EL ESTADO DONDE MÁS CRÍMENES DE ODIO SE COMETEN

De acuerdo con activistas de la comunidad LGBTTTIQ de Veracruz, la entidad registra un total de 19 asesinatos motivados por la discriminación y la homofobia, es decir, crímenes de odio.

Esto llevó al estado de Veracruz a ocupar el primer lugar de todo el país donde se cometieron más crímenes de odio, según datos del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio Mx, Soy Humano AC, el Frente Feminista Nacional y la Red Internacional a Favor de la Diversidad Sexual y de Género.

El último caso se dio el pasado 27 de agosto con el homicidio de la mujer trans Brandy N y su madre Luisa N, en el municipio de Puente Nacional, su cuerpo fue desfigurado, arrastrado por la casa y vejado con violencia, probablemente cuando aún estaba con vida.

Hasta el momento la mayoría de estos crímenes siguen impunes y los culpables libres, por lo que distintas asociaciones y activistas se manifestaron este 28 de agosto para exigir a las autoridades que detengan este problema.

Versión para impresión