• Veracruz

Comerciantes, en crisis tras abandono de Reino Mágico

  • Inés Tabal G.
Los vendedores buscan sobrevivir al "parque fantasma", abandonado tras el inicio de la contingencia sanitaria

Veracruz, Ver.- Doña Amelia aún añora los tiempos en el que el parque Reino Mágico era uno de los principales atractivos del puerto de Veracruz, familias completas venían a disfrutar de las atracciones que ofrecía el lugar.

Ahora, tras años de olvido por alcaldes y a causa de la llegada del covid-19, los comerciantes están padeciendo las consecuencias.

La suspensión de eventos y el cierre de lugares públicos que la Secretaría de Salud decretó como medidas obligatorias para controlar la pandemia del covid-19 a mediados de marzo, causó que las pocas ventas que tenían los locatarios cayeran 80 por ciento, aseguró Amelia.

De los cinco negocios que había en el lugar, solo abren dos, Amelia es una de ellas, que se aferra a seguir trabajando, pues admite que con la pensión que le dan a su esposo no les alcanza.

"Cerraron por la pandemia. Los otros negocios venden con lo del futbol y como no hay eventos ellos no vienen a abrir (...) nos ha ido bastante mal porque no hay venta"

En un local pequeño de dos metros de ancho por cuatro de largo, Amelia prepara la comida para los pocos clientes con los que aún cuentan, la mayoría son de las oficinas de la Secretaría de Medio Ambiente que están dentro de las instalaciones.

El deterioro en el que se encuentra el inmueble revela el descuido que por años han sufrido las instalaciones del parque infantil.

"Esto antes era muy bonito, había muchos juegos, un trenecito, estaba la alberca, pero todo lo dejaron caer, había el evento de los autos"

COVID-19 OCASIONÓ EL OLVIDO DEL PARQUE

Después de que el gobierno de Javier Duarte ordenó que dentro del inmueble se construyera una pista de patinaje para los Juegos Centro Americanos y del Caribe 2014, lo que acabó por transformar las instalaciones y alejó a las pocas personas que aún iban al lugar, lo único que mantenía vivo el espacio eran los eventos deportivos, las ferias y circos que se colocaban en épocas de carnaval en las afueras del sitio.

Pero esos eventos quedaron suspendidos desde hace cinco meses, luego de que el covid-19 entrara a tierras jarochas, lo que terminó por hundir las ventas de las personas que trabajaban ahí. 

Ahora en la entrada del lugar se encuentra un letrero donde prohíben el paso a personas externas al sitio, mientras que dentro solo se alcanzan a ver algunos trabajadores limpiando el pasto.

"Aquí está cerrado desde el 17 de marzo, no entra nadie, solo nosotros porque pedí permiso para estar aquí", aseguró Amelia. 

MÁS DE 30 AÑOS DE DETERIORO Y DESINTERÉS DE AUTORIDADES

Inaugurado el 10 de noviembre de 1988 por autoridades estatales y municipales, el Parque Reino Mágico fue el primero en la ciudad con múltiples áreas verdes para que las familias pasaran un rato de convivencia.

El lugar fue creado sobre 10 hectáreas las cuales conformaban el panteón general en aquella época, lo que dio pie a que se originaran varías leyendas alrededor de este lugar y que permanecen vigentes en el imaginario de las personas.

Por muchos años este sitio fue uno de los principales atractivos del puerto, ya que anteriormente contaba con infinidad de actividades recreativas como albercas, toboganes, canchas de futbol, voleibol, un teatro al aire libre, una zona de juegos infantiles y un salón de fiestas.

Una de las últimas remodelaciones que tuvo este parque antes de que se convirtiera en sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, fue en el año 2011, bajo la administración de Carolina Gudiño Corro, exalcaldesa de Veracruz.

Después de eso en la administración de Javier Duarte de Ochoa, sufrió otro drástico cambio, ya que algunas áreas verdes fueron sustituidas por una pista de patinaje, canchas de futbol, ahora sin uso, dejando atrás los juegos y demás áreas como las palapas.

Según datos oficiales la inversión fue de 48.8 millones de pesos, desde ese entonces las instalaciones permanecen olvidadas y el deterioro en el que se encuentran se aprecia a simple vista.

Con las paredes pintadas de grafitis y lo que antes eran los toboganes y las albercas quedaron como recuerdo de lo que un día fue.

LA PROMESA DEL NUEVO PARQUE

Tras la campaña de remodelación que el actual alcalde Fernando Yunes Márquez, hiciera en sus campañas donde prometió remodelar este lugar, a tres años de haber tomado el cargo, las instalaciones lucen peor de lo que sus antecesores dejaron. 

En una publicación de Facebook, Yunes Márquez se comprometió a devolverle a las familias veracruzanas un espacio seguro donde pudieran convivir. 

Pese a todo eso los comerciantes aseguran no ver indicios de aquellas palabras que se quedaron rezagadas, al igual que ellos en aquel sitio que algún día fue uno de los principales lugares turísticos de Veracruz, convertido hoy por el covid en un parque fantasma.

Versión para impresión