• Veracruz

Con reaperturas y aglomeraciones, Puerto se relaja del covid

  • Inés Tabal G.
Eventos públicos y reactivación de negocios en distintos sitios podrían disparar los contagios de covid en Veracruz

Veracruz, Ver.- En la primera quincena de agosto el Ayuntamiento de Veracruz anunció la reapertura de las actividades no esenciales, bajo el argumento de reactivar la economía de los negocios y comerciantes, los cuales siguen sufriendo estragos por la pandemia del covid-19.

A casi un mes del anuncio oficial de la reactivación, que llevo al Ayuntamiento y al Gobierno del Estado a tener confrontaciones notables, los casos de covid siguen presentándose; del corte del 22 de agosto al 21 de septiembre, la Secretaría de Salud registró mil 45 nuevos casos positivos en el puerto de Veracruz.

Al respecto, el presidente del Colegio de Medicina Interna del Estado de Veracruz, Alejandro Quintín Barrat Hernández, afirmó que la apertura de espacios públicos y la reactivación de eventos en la ciudad de Veracruz, podrían provocar un aumento los contagios de covid-19, si la estrategia es mal implementada.

Si bien el especialista reconoció que el retorno a las actividades busca incentivar la economía local afectada por cinco meses de parálisis, advirtió que también provocó un relajamiento en las medidas preventivas entre los veracruzanos.

Barrat Hernández señaló que se observan a personas sin cubrebocas en lugares públicos y espacios con aglomeración de personas, como playas, centros comerciales y parques, cuando el semáforo de riesgo en la ciudad de Veracruz se mantiene en rojo, de alerta máxima de contagio.

En ese sentido, dijo que es necesario que las autoridades municipales y estatales implementen una vigilancia estricta a las actividades que fueron reactivadas, ya que de lo contrario será contraproducente esta medida.

Eventos públicos en el zócalo

El pasado sábado 19 de septiembre el Ayuntamiento de Veracruz realizó el programa piloto para la peatonalización de la avenida Independencia, en el Centro Histórico de la Ciudad.

Este acto pretende reactivar la economía de los negocios del primer cuadro de la ciudad, los cuales resultaron más afectados por el paro de labores entre abril y agosto.

Sin embargo, Alejandro Quintín Barrat Hernández dijo que la estrategia vino acompañada de varias omisiones de prevención con respecto a la aglomeración de personas que se dieron cita la tarde del sábado en la zona.

El especialista señaló que se observó que la mayoría de los asistentes no usaban cubrebocas y no respetaba la sana distancia, a pesar de la insistencia de autoridades en estas medidas.

"Entendemos que la economía se tiene que reactivar, sin embargo, es importante que se haga con medidas bien pensadas, tomando en cuenta el asesoramiento de personas del área de la salud. Lo que se está haciendo de abrir masivamente algunas zonas se me hace irresponsable, lo que vemos es que hay muchas personas con medidas a medias", dijo.

El especialista mencionó que se debe de tomar como ejemplo los casos de diferentes países que cometieron el mismo error y que ahora sufren los estragos de una nueva ola de contagios. 

Playas abiertas

Aunque el estado pasó a semáforo naranja, denominado de riesgo alto, el municipio de Veracruz sigue en color rojo, pese a eso, distintas playas abrieron después de permanecer cerradas al público por cuatro meses.

Desde inicios del mes de agosto prestadores de servicios turísticos retomaron actividades, esto ocasionó que personas locales y turistas llegaran a playas jarochas, la mayoría de estas no contaban con las medidas de protección necesarias y la aglomeración de personas fue casi obligatoria.

"En el caso de las playas y restaurantes, es que, para convivir o para comer, se quitan los cubrebocas y en ese momento es donde ya no hay una protección adecuada y por eso es que se deben de evitar ese tipo de situaciones", aseveró Barrat Hernández.

El especialista aseguró que se deben de plantear normas específicas para los comercios, principalmente en los negocios pequeños donde no se cumplen las medidas necesarias para evitar el riesgo de contagio por falta de vigilancia.

Con eventos y playas llenas, jarochos relajan medidas contra covid

Lugares públicos abiertos

Fueron casi cinco meses en los que algunos espacios públicos se mantuvieron cerrados para evitar la aglomeración de personas como parques y plazas, pero a principios de septiembre que el Ayuntamiento decidió quitar los cercos de estos lugares.

Barrat Hernández señaló que al mismo tiempo algunos bares y cantinas siguen operando bajo el perfil de restaurantes, pero la realidad es distinta ya que muchos seguían aglomerando a personas, como se pudo constatar con algunos sitios que fueron clausurados, por quebrantar las normas.

"Estos lugares están operando desde siempre e incluso en el momento que estábamos en rojo y que no había autorización para abrir muchos estuvieron abiertos, va a ser un problema bastante serio", comentó.

El secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, reconoció el 13 de septiembre que el cambio en la semaforización a naranja había causado un relajamiento en las medidas de prevención.

El funcionario llamaba a los jóvenes a evitar concurrir centros nocturnos y bares, en donde podría generarse aglomeraciones y descuido en las medidas de prevención para evitar contagios de covid.

Personas siguen sin usar cubrebocas

Se ha comprobado que el uso de cubrebocas disminuye el riesgo de contagio, al igual que el evitar la concentración de personas, por lo que en la Gaceta Oficial del Estado se decretó el uso obligatorio en el transporte público y en lugares donde haya aglomeración de personas.

A pesar de eso, muchos ciudadanos siguen sin tomar conciencia, principalmente en los urbanos, donde personas siguen sin hacer caso de estas recomendaciones, lo que podría agravar la situación, ya que la mayoría de los contagios son de gente asintomáticas, aseguró el presidente del Colegio de Medicina Interna del Estado de Veracruz, Alejandro Quintín Barrat Hernández.

"Vamos a terminar el año con una cantidad importante de contagios diarios y de mortalidad, que no va a mejorar hasta que no entendamos que hay que tomar medidas de protección eficaces, que el gobierno realmente vigile que estas se cumplan y que no sea una recomendación sino una obligación y que haya castigos si no se cumplen", aseguró.

El médico también lamentó que esta falta de conciencia repercutirá directamente en el personal de salud, principalmente del sector público, quienes llevan una mayor carga de trabajo debido a los contagios que llegan a los hospitales.

Versión para impresión