• Municipios

Ante pandemia, Marina pidió por sus hijos a San Judas

  • Fluvio Cesar Martínez
Acudió este 28 de octubre a la catedral para pedir al santo que interceda por sus dos hijos, quienes trabajan en el Hospital de Coatza

Coatzacoalcos, Ver.- Se persigno durante tres veces desde que llegó a la Catedral de San José ubicada en el centro de Coatzacoalcos, sin importar las altas temperaturas. Después de pasar el filtro sanitario, se colocó frente a la imagen de San Judas Tadeo para rezar, a quien cada 28 de octubre se celebra en todo el país.

Con lágrimas y con mucha fe, doña Marina pidió al santo de las causas difíciles que interceda por sus hijos, quienes trabajan en el Hospital Regional de Coatzacoalcos y actualmente están en la primera línea de batalla contra el covid-19.

“Primero le di gracias por lo que hemos vividos en esta pandemia, porque yo tengo a mis dos hijos enfrentando a la pandemia, quienes se enfermaron y siguen trabajando en el hospital en estos tiempos difíciles”, expresó la señora.

Sin revelar sus nombres, Marina dijo que sus dos hijos y una de sus nueras fueron asignados al área de Enfermedades Respiratorias del nosocomio. Lamentablemente sus dos hijos se contagiaron del virus hace algunos meses, pero hoy están de pie tras vencerlo y de nueva cuenta regresaron a trabajar.

“Por eso hoy vine a pedirle para que ruegue a la Santísima Trinidad su intervención para que les dé fuerza, fortaleza y valor en estos momentos difíciles y si la misión de mis hijos es de ayudar al prójimo, yo se lo entrego de todo corazón”, afirmó.

Visiblemente emocionada, acudió al “santo de las causas difíciles” para pedir que esta pandemia concluya pronto y sobre todo que la población tenga conciencia en el cuidado de su salud para evitar que más personas contraigan a este nuevo virus que ha detenido al mundo y no sean víctimas mortales. 

“Que piensen en esas personas que dobletean turnos, que trabajan día y noche porque mis dos hijos y mi nuera trabajan día y noche, no hay personal y nosotros tenemos que ver de alguna manera la forma de conseguirle los instrumentos que necesitan”, reiteró.

Mas porteños se sumaron a las peticiones

Se trata de una de las festividades más importantes para los católicos en México, agradecer y pedir a San Judas se convierte en una creencia necesaria para los mexicanos este 28 de octubre, que sin duda se vio afectada por la pandemia, pues las grandes fiestas en su honor fueron suspendidas, al menos en Coatzacoalcos.

Detrás de Marina, se encontraba Marisol Álvarez, esperando su turno para visitar a San Judas Tadeo con la misma suplica que la contingencia sanitaria termine pronto con la vacuna que pueda dar una esperanza a la humanidad y las actividades puedan regresar a la normalidad. 

“Yo todos los días le pido, pero hoy que es su día, vengo con mucha fe, con mucho gusto, con mucha devoción, porque lo siento en el alma”, indicó.

A sus 58 años, agradece por estar viva luego de haberse contagiado de covid-19 y por esta razón, con una figura de San Judas en mano, acudió a la catedral de San José a darle gracias al santo a quien se encomendó para sobrevivir al mortal virus.

Refuerzan filtro sanitario en la catedral

A pesar de que la iglesia exhortó a los feligreses a celebrar desde sus hogares, un porcentaje importante de los porteños visitó la catedral parroquias y hasta capillas este miércoles.

Por ello decidieron reforzar los filtros sanitarios en las iglesias: colocaron un acceso controlado con toma de temperatura, y arcos sanitizantes, además que la figura del santo se colocó en la explanada de la iglesia mayor de la Diócesis de Coatzacoalcos, donde se invitaba a los catolices a no demorar su estadía.

Aunque como muchos lo expresaban, no perdieron la oportunidad de rezarle en este día que considera el segundo más especial después del 12 de diciembre, cuando se celebra a la Virgen de Guadalupe.

Versión para impresión