• Sociedad

El iGaming en México: en ascenso y sin freno

Abrir la puerta digital a un negocio es una tarea complicada y engorrosa que puede traer de cabeza a más de uno.

En estos tiempos en que, como os contábamos hace poco con el caso de Jazmín, reinventarse en los negocios es casi una obligación, la digitalización ofrece una oportunidad clave para cualquier sector económico. Sin embargo, abrir la puerta digital a un negocio, es una tarea complicada y engorrosa, que puede traer de cabeza a más de uno. Si buscas modelos que ilustren cómo ingeniártelas con este cambio de paradigma, sin que tu negocio se vea afectado negativamente, solo tienes que echar un vistazo a tu alrededor.

El mundo de la red dispone de multitud de evidentes ejemplos de transformación digital que han concluido en éxito. No obstante, es la industria del iGaming la que se lleva la palma, ya que es el sector que mejor ha sabido comprender las necesidades del usuario y, haciendo uso de la tecnología más innovadora, no solo adaptarse sino crecer exponencialmente. Curiosamente, es México el país donde más ha crecido la industria del iGaming, según los expertos.

Y es que, aunque los casinos acaben de reabrir sus puertas en la capital, el iGaming sigue ofreciendo ventajas difíciles de superar. Poder, por ejemplo, echar unas partidas de póker desde el sillón de tu salón, en pijama, arropado con una manta, y disfrutando de tu snack favorito, sin tener que soportar la presión de un torneo de asistencia presencial, para muchos no tiene precio. Aún así, no es este detalle el más significativo de su transformación digital.

Adaptarse al mundo online supone, en primer lugar, desarrollar un sistema que permita el juego de un número ilimitado de personas. El software y los servidores se han perfeccionado hasta tal punto, que a través de un simple celular (ordenador, tableta…), de un modo muy intuitivo, puedes disfrutar, como en el caso de la plataforma vegasslotsonline, de las posibilidades del casino online y participar en los juegos más solicitados como la ruleta, el Blackjack o el Baccarat, en directo y hasta con un crupier en persona. Poder ofrecer tal calidad de servicios no sería posible sin el apoyo de un software avanzado y un soporte técnico que atienda las 24 horas del día. La atención personalizada es especialmente valorable en un entorno en que se realizan pagos online tan asiduos. El usuario necesita la tranquilidad de realizar sus transacciones con los métodos de pago más seguros y accesibles.

Los analistas expertos apuntan a que el desmesurado crecimiento de esta industria en México atiende eminentemente a dos razones: el gran tamaño de su mercado y el aumento en el acceso a internet. También señalan que son precisamente los simuladores de juegos de casinos, los que gozan de mayor popularidad en nuestro país. Por otro lado, el sector comprende también al mundo de las apuestas deportivas, relacionadas con al fútbol, el baseball, etc. En este sentido, las cifras hablan por sí solas respaldando la idea de que los consumidores mexicanos se aproximan progresivamente a los gustos y tendencias europeas y norteamericanas en lo relativo al juego.

El origen de los casinos en México data de la época de Porfirio Díaz, allá por el año 1907, que el presidente se decidió a autorizar los juegos de azar mediante la firma de un decreto. Poco después, en los años veinte de ese mismo siglo, el XX, comenzaron a abrir sus puertas los primeros establecimientos de juego tal y como los conocemos ahora.

Aunque mucho ha llovido desde entonces, y mucho ha cambiado la legislación, la industria del juego renace en la era de la digitalidad. El crescendo del sector del iGaming, lejos de ser abrupto, se ha mantenido muy constante desde su aterrizaje en nuestro país en 1996. Y no queda ahí la cosa, pues las expectativas son altas y los elevados números convencen a muchos de algo que ya todos sabemos, y es que el mercado mexicano tiene un gran potencial y mucho futuro.

Versión para impresión