• Estado

Impunes y en el olvido, el 100% de robos de medicinas en Veracruz

  • Carlos Caiceros
Fiscalía no ha judicializado ningún caso de sustracción de medicamentos, delito que se disparó en el actual Gobierno de la 4T

La Fiscalía General no ha judicializado ninguna de las 17 carpetas de investigación abiertas entre 2016 y 2020 por el delito de robo de medicinas en Veracruz.

El organismo, de Verónica Hernández Giadáns, tampoco ha ejecutado detenciones por la sustracción de fármacos, a pesar del reclamo del Secretario del ramo, Roberto Ramos Alor, para castigar la sustracción de fármacos en centros de salud, hospitales y bodegas de la dependencia.

Sin embargo, al responder una solicitud de información, la Secretaría de Salud clasificó como información restringida el listado de medicamentos que fueron robados y el tratamiento para el que estaban destinados.

La dependencia también se reservó informar si estos contaban con póliza o seguro por parte del proveedor, además de detallar a qué empresa proveedora correspondían las fórmulas hurtadas; la excusa es que los casos siguen investigándose por la Fiscalía estatal.

DELITO AL ALZA

De acuerdo con la solicitud 01739520 promovida ante la Secretaría de Salud, entre 2016 y 2020 se formularon 17 denuncias por robo o sustracción de medicamentos de instalaciones de la dependencia.

Salud by E-Consulta Veracruz on Scribd

De estas sustracciones 10 se perpetraron en el actual Gobierno de Cuitláhuac García; 4 en el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares y 3 en el último año del sexenio de Javier Duarte.

De este modo, en 2016 el Poder Ejecutivo promovió 4 denuncias por robos de medicamento en el Centro de Salud "Anastasio Iturralde" de Veracruz, con fecha 30 de noviembre y con número de carpeta 2652/2016; en el  Centro Ambulatorio de Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de transmisión sexual (Capasits) de Veracruz con fecha 8 de noviembre y número de carpeta 2367/2016.

Además de otros dos hurtos en el almacén de la Jurisdicción Sanitaria con domicilio en Martínez de la Torre, los días 18 de julio y 26 de septiembre de 2016, con números de denuncia 866/2016 y 623/2016 ante la Unidad Integral de Procuración de Justicia en dicha demarcación.

En 2018, se presentaron tres denuncias por robo de medicamento en la Jurisdicción Sanitaria VIII de Veracruz, con fecha 1 de octubre y con número de carpeta 3544/2018; en el Centro de Salud de Cerro Azul, con fecha 17 de abril y con número de carpeta 498/2018 de la Unidad Integral de Procuración de Justicia de Tuxpan y en la Jurisdicción Sanitaria VII, con denuncia número 352/2018 ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción del Estado.

En 2019, la nueva administración promovió cinco denuncias por robo, La primera en el almacén de la Jurisdicción Sanitaria VIII, con fecha 9 de diciembre y con número de carpeta 1680/2019 y en el Centro Estatal de Cancerología de Xalapa, con fecha 6 de febrero y con número de carpeta 341/2018

También durante 2019 el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz registró tres robos con fechas 23 de octubre, 26 y 28 de diciembre, con números de carpeta 7494/2019, 8975/2019 y 9006/2019, respectivamente. 

En 2020 se formularon 5 denuncias por robos de medicamento en el Almacén "A" de los Servicios de Salud de Veracruz con fecha 15 de enero y con número de carpeta 7739/2019.

En el centro de Salud de Rancho del Padre (Medellín), con fecha 5 de junio y con número de carpeta 709/2020; en el hospital general de Boca del Río, con fecha 12 de junio y con numero de carpeta 483/2020; en la Jurisdicción Sanitaria IX de Cosamaloapan, con fecha 11 de agosto y con número de carpeta 508/2020 y en el centro de salud de El Tejar, con fecha 2 de septiembre y con número de carpeta 1142/2020

Todos estas sustracciones siguen en proceso de investigación y ninguna a derivado en detenciones o sanciones a empleados de la Secretaria de Salud.

RECLAMAN CASTIGO, HAY OPACIDAD

El pasado 2 de diciembre, al comparecer ante la Comisión de Salud del Congreso de Veracruz, el Secretario de Salud Roberto Ramos Alor, reclamó castigo por el robo de medicamentos en las instalaciones de la dependencia, al hablar sobre el desabasto de medicinas oncológicas o para pacientes con diferentes tipos de cáncer.

"Fue un acto criminal, vulgar y despiadado de ir a robar medicamentos oncológicos que con tanta dificultad lo estamos obteniendo y que son para nuestro pueblo", expresó el funcionario.

El secretario enfatizó que la dependencia ha promovido denuncias y dijo esperar que las autoridades castiguen "a esos miserables que se olvidaron de esta parte humana de los medicamentos para el cáncer".

En su ponencia ante el Congreso, Ramos Alor admitió que a pesar de la inversión de 1,826 millones de pesos, el abasto apenas es de 73 por ciento en los almacenes de la entidad, de ahí que cualquier tipo de sustracción afecta directamente a los pacientes.

Pese a la exigencia del secretario, la Fiscalía de Veracruz continúa en proceso de integración de las denuncias promovidas "contra quien resulte responsable" en los casos enlistados anteriormente.

"(La carpeta) se encuentra en proceso de integración, recabando datos de prueba con el fin de tener los elementos necesarios para el esclarecimiento de los hechos", especifica la Secretaría de Salud acerca del estado de cada una de las 17 investigaciones.

NIEGAN TRANSPARENTAR HURTOS

Además, la dependencia reservó la información acerca de los tipos de medicamentos sustraídos, el tratamiento para los que son usados, el monto de lo robado por cada denuncia o a nivel general en los hurtos perpetrados en toda la entidad.

La justificación de la Secretaría de Salud es que existe una imposibilidad jurídica para proporcionar la información, toda vez que corresponden a registros de la investigación que constan en la carpeta de investigación respectiva en posesión y resguardo de la FGE.

Al mismo tiempo la Secretaría admitió que no ha iniciado procedimientos o sanciones administrativas o acciones de tipo legal o penal a los trabajadores de la dependencia por casos de robos de medicamentos

Esto, debido a que no tiene conocimiento de quiénes han sido los responsables de la sustracción, y tampoco ha sido posible determinar si estos son servidores públicos, pues ello depende de la Fiscalía.

En cuanto a la solicitud de información, la dependencia reservó información acerca de una posible póliza o seguro aplicable con el hurto de los medicamentos, e igualmente se negó informar las empresas proveedoras de los fármacos robados.

La Secretaría justifica que en los casos de los robos de medicinas se procede a realizar un inventario del insumo sustraído y este listado se entrega a la Fiscalía para integrar la debida carpeta.

"Sin embargo ese documento (el inventario) no indica a qué proveedor se le compró cada insumo pues dicho dato es innecesario para las investigaciones en curso", alegó la Secretaría y por lo tanto, la información de los proveedores es inexistente.

La dependencia admitió que a pesar de los 17 robos, no se realiza una nueva asignación de recursos, una licitación o una adjudicación para reponer los medicamentos hurtados, pues se buscan sobrantes en el resto de nosocomios para abastecer las medicinas que son sustraídas.

Versión para impresión