• Estado

Morena y PRI se pelean por consentir a taxistas en año electoral

  • Carlos Caiceros
Aparte de frenar ingreso de Uber, 4T retomaría iniciativa del PRI para ampliar vida útil de unidades a 10 años

Retomando tácticas del PRI, Morena busca congraciarse con el gremio de taxistas en Veracruz en pleno proceso electoral. Apenas en diciembre el gobierno estatal frenó el inicio de operaciones de Uber en varios municipios y ahora, a través del Congreso, se impulsa una iniciativa para ampliar la vida útil de las unidades de taxi y dar otros beneficios a los ruleteros.

El partido en el poder prácticamente “copió” dos iniciativas del tricolor, incluyendo una que estaba en la congeladora del Congreso desde hace casi 2 años. De esta manera Morena busca extender de 8 a 10 años el tiempo de uso de los vehículos dedicados al transporte y que la licencia de los conductores sirva para todas las modalidades.

Hace apenas 5 años, cuando el PRI gobernaba el Estado y tenía mayoría en el Congreso, también se aumentó la vida útil de los taxis de 5 a 8 años, sin embargo, el instituto político terminó perdiendo la gubernatura en los comicios de 2016, al cierre del sexenio de Javier Duarte, cuando resultó ganador el candidato del PAN, Miguel Ángel Yunes Linares.

Ahora el grupo legislativo de Morena en el Congreso de Veracruz además de revivir esa iniciativa busca “unificar” las licencias de las modalidades A, B y C, para que los transportistas sólo paguen por un permiso, aunque necesiten los 3.

La propuesta la presentó la diputada local morenista por el Distrito de Cosoleacaque y presidenta de la Comisión de Transporte, Tránsito y Vialidad, Magaly Armenta Oliveros, retomando el proyecto presentado por el grupo PRI-PVEM en la LXV Legislatura, lo que fue evidenciado por la propia coordinadora del grupo mixto, Erika Ayala Ríos.

La diputada reclamó que la iniciativa para unificar las licencias fue presentada por su bancada y lleva 2 años en la comisión de Armenta Oliveros. En la sesión celebrada el pasado martes 19 de enero, a nombre del PRI-PVEM, la diputada pidió a Morena que les permitieran adherirse a la propuesta al ser “muy similar” a la de su autoría.

De esta manera el gremio de transportistas en su modalidad de taxi vuelve a mostrar su peso político, luego de presionar y conseguir que el Gobierno de Cuitláhuac García impidiera el arranque de operaciones de Uber en el Estado. La plataforma intentó dar servicio en diciembre de 2020 en las ciudades de Xalapa, Veracruz y Coatzacoalcos.

Cuestionados al respecto, líderes transportistas del Estado advirtieron que la iniciativa de Morena es insuficiente para ganarse al gremio, ya que han realizado distintas peticiones directamente al Gobernador y la mayoría han sido ignoradas. Además, observó que el 35 por ciento de los taxis en Veracruz actualmente superan los 10 años de servicio.

BUENAS INTENCIONES

Cabe detallar que en la propuesta de Magaly Armenta Oliveros se prevé evitar que los ciudadanos que tengan una o varias concesiones de transporte y además cuenten con vehículo particular, deban realizar otro gasto al momento de sacar la licencia de conducir. 

La ley señala varios tipos de licencia, como lo son: la A, para vehículos de transporte público; la B, para unidades de servicio de transporte público y de carga; la C, para vehículos particulares; la D para vehículos de dos o tres ruedas y la E, para vehículos de maquinaria para construcción o agrícolas.

Armenta Oliveros pide unificar los criterios, con la finalidad de que la licencia de chofer tipo A permita a su titular la conducción de automotores especificados para las licencias tipos B y C, y en su caso la primera de estas, acredite la conducción de vehículos en el que se requiera la tipo C, sin necesidad de obtener y portar una licencia distinta para cada uno de los tipos establecidos.

De igual modo “y en apoyo a la economía de las y los transportistas”, dijo la morenista, se prevé ampliar de ocho a diez los años la vida útil de las unidades destinadas a prestar este servicio: “siempre y cuando las condiciones físicas y mecánicas de la unidad sean idóneas para el traslado cómodo y seguro de pasajeros”, agregó.

También propone que parte del contenido de la fracción VII del artículo 134 de la Ley de Tránsito y Transporte del Estado, en relación a la prevención de la contaminación, sea trasladado al artículo 132 de la misma Ley, a fin de que no se actualice la revocación de la concesión de que se trate, por no contar con la verificación vehicular y el engomado correspondiente, sino que se inicie con la suspensión de los derechos de concesión, como una medida de apoyo para los concesionarios. 

Apenas el 21 de abril de 2016, durante la entonces 63 Legislatura con mayoría priísta, el diputado del PRI Ciro Félix Porras propuso ampliar la antigüedad de taxis de cinco a ocho años de servicio, medida que se aprobó en mayo de 2016, previo a las elecciones del 5 de junio.

CLAROSCUROS CON EL TRANSPORTE

La propuesta de Morena, definida tal cual por la propia diputada Magaly Armenta “para apoyar” la economía de concesionarios y choferes de transporte público, contrasta con la negativa del Gobierno del Estado para ampliar apoyos exigidos por los trabajadores del volante.

Cabe referir que de acuerdo con el Secretario de Desarrollo Social (Sedesol) Guillermo Fernández Sánchez, al comparecer ante el Congreso de Veracruz, el gobierno respaldó a 25 mil 842 taxistas no concesionarios de 209 municipios que resultaron perjudicados en su economía debido a la pandemia. 

Con la “depuración” del padrón de taxistas en 2018, ejecutada con el anterior gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, se evidenció que de las 80 mil unidades de pasaje en circulación del estado de Veracruz, por lo menos 66 mil 600 corresponden a la modalidad de taxis.

Desde el punto de vista del dirigente del Frente de Organizaciones de Transportistas del Estado de Veracruz (FOTEV) y Secretario General de Sidetax de Xalapa, Víctor Manuel Conde Juárez, la iniciativa de Morena excluye las necesidades de los trabajadores del volante y por lo tanto, calificó a la propuesta de “electorera”. 

“Muchas gracias que se metan a los temas estos, da la casualidad de que es una época electorera y los dirigentes entendemos el tipo de movimiento. Los dirigentes somos muy suspicaces, pero lo queremos aprovechar y damos las gracias a la diputada. (…). Es un pensamiento suspicaz, pero tanto nos han garroteado que desconfiamos de todo”.

En el caso del límite de antigüedad de los vehículos, Conde Juárez enfatizó que un 35 por ciento de los taxis en el Estado corresponden a modelos 2008 a 2010, es decir que rebasan la propuesta de “ayuda” del Congreso para los concesionarios.

“Pediría que el modelo, sea cual sea el modelo, desde luego marcando los topes necesarios y prácticos, que el modelo del carro y lo tenga en perfectas condiciones y preparar a mi chofer que lo traiga, eso es lo que nos urgen”.

Recordó que históricamente, el gobierno exigía una antigüedad de cinco años para los carros en la modalidad de taxi, luego este requerimiento se amplió a tres años más y actualmente, con un convenio, permite circular de uno a dos años más. 

El dirigente admitió que muchos concesionarios incurrieron en el desinterés de conservar sus unidades y esto provocó una desventaja ante el posible ingreso de las plataformas Uber e inDriver en Veracruz.

“El gobierno es seco, es frío, yo te aplicó la Ley y mientras no te compres carro no te dejo trabajar. Entonces hay que darle un sentido práctico y un enfoque laboral por la pandemia y social”.

Otro punto abordado por la iniciativa es el referente a la emisión de una “licencia única”, a modo de separar las licencias destinadas a los operadores del transporte de carga especializado de las de conductores de taxis.

Sin embargo, Conde Juárez enfatizó que esta propuesta se les presentó desde mucho antes a los diputados. “Los diputados están descubriendo el hilo negro”, ironizó.

En ese sentido, observó que a los trabajadores del volante no se les invitó a participar en foros, debates o lluvias de ideas, y si bien los dirigentes de taxis permanecen dispersos o bajo resguardo por la pandemia, existen otras necesidades prioritarias.

Por ejemplo, el dirigente enfatizó que los diputados no abordaron las afectaciones de la pandemia a los ingresos de los conductores y de los concesionarios y por lo anterior, recalcó la propuesta de una “amnistía” de un año sobre pago de obligaciones.

“Yo soy de los dirigentes que no acepto los 25 mil pesos, yo le pediría al gobierno una amnistía: le pediría que hiciera un estado de queda con lo que recauda el gobierno con el transporte, que no nos cobraran tenencia, ni luz, ni agua, ni los créditos que tenemos, que hubiera una pausa y esa sería una ayuda que aplaudiríamos al gobierno, y no que me presten 25 mil pesos”.

Además Conde Juárez recordó que el gremio presentó un proyecto enfocado en el transporte colectivo ante la 65 Legislatura, sin embargo, este no tuvo eco por parte del Congreso del Estado.

“Nosotros metimos un proyecto muy grande que abarcaba inclusive como debemos manejar las necesidades actuales en relación del transporte colectivo, se le dio al diputado Pozos (José Manuel Pozos Castro, expresidente de la Mesa Directiva) y a él le pareció fabulosa la idea, pero ahí quedó. Hasta que tocamos el tema que inmiscuía a la Secretaría de Finanzas y Planeación, ahí ya torció la puerca el rabo porque al gobernador ya no le gustó. Ahí quedó la iniciativa”.

Otro punto que los legisladores no abordaron es el tema de las grúas, afirmando que los concesionarios detienen a los transportistas sin ninguna razón y los transportistas deben pagar el arrastre y la pensión en el corralón.

En el caso del bloqueo del Gobierno a la plataforma Uber, el dirigente recordó que al iniciar su ejercicio el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, este prometió no consentir el ingreso de Uber al estado de Veracruz y aunque el Ejecutivo mantiene su promesa, enfatizó en el hecho de “no caer” en la anarquía.

“Primerito que nada debemos cuidar la panza de nuestros hogares, esto es, cuidar nuestras fuentes de trabajo”.

Incluso destacó que la Dirección General de Transporte del Estado (DGTE) les ofreció al gremio del transporte operar por medio de una aplicación estatal, sin embargo los concesionarios prefirieron no seguir con el proyecto, mismo que se podría retomar en los próximos meses.

Versión para impresión