• Estado

Desempleados, buscan sustento vendiendo en la frontera Tabasco-Veracruz

  • Redacción
Por falta de empleo, venden y aprovechan el tráfico lento que se genera por los retenes policíacos y militares

Agua Dulce, Ver.-La falta de empleo ha orillado a decenas de habitantes de distintas comunidades tabasqueñas a buscar el sustento diario en la carretera Costera del Golfo, ofreciendo distintos productos, desde aguas, refresco y jugos, hasta memorias, cargadores para celulares y audífonos.

 

Todo aquello que puedan comerciar con los conductores que avanzan lentamente sobre el tramo La Venta-Puente Nuevo Tonalá, pues debido a los retenes policíacos y militares de esa zona, se forman largas filas y los vehículos avanzan a vuelta de rueda, quedando incluso detenidos por varios minutos.

 

Rubén Pérez González carga todos los días su hielera con botes de medio litro de agua de coco, así como un alambre donde cuelga bolsitas con trozos de coco, un medio limón y una bolsita de chile, para despertar el antojo de los conductores y sus acompañantes.

 

Cuenta que antes se dedicaba a trabajar en compañías subcontratadas por Petróleos Mexicanos (Pemex), pero desde que comenzó la pandemia hubo cada día menos trabajo, hasta que fueron desocupados casi todos los obreros.

 

Hay días en los que la venta es buena, sobre todo cuando hace calor y las filas se vuelven más largas, es cuando aprovecha para acercarse a los vehículos, logrando llevarse lo suficiente para seguir invirtiendo y el gasto del hogar.

 

Pero no todos los días son así de buenos pues hay mucha competencia, así como el, hay cuando menos otros veinte vendedores del mismo producto que se ubican a lo largo de los dos kilómetros de filas; cuando llegan al punto donde él se encuentra, muchos ya compraron con sus compañeros.

 

Héctor Córdoba García, es otro vendedor, con apenas 15 años, carga con distintos productos como cargadores de auto para celulares, memorias USB -algunas con música- y audífonos, entre otros electrónicos.

 

Cuenta que hay una persona que les surte la mercancía, las memorias las consigue entre 120 y 150 pesos, ofreciéndolas él en 200 pesos; en el caso de los cargadores, tiene desde los más sencillos de 60 pesos hasta los más completos de 150 pesos, también aquí tiene una ganancia mínima.

 

Asegura que toma clases virtuales de bachillerato, aunque luego de una larga jornada que comienza desde muy temprano por la mañana, caminando bajo el sol, cuando llega a casa le quedan muy pocas energías para dedicarlas al estudio.

 

Información de Alfredo Santiago / Presencia MX

Versión para impresión