Calumnia, que algo queda

  • Aurelio Contreras Moreno

De pequeña estatura moral y de muy limitada inteligencia, muchos miembros de la clase gobernante de este país, y de Veracruz en particular, rigen su actuar político con base en la conseja atribuida equivocadamente al pensador francés François Marie Arouet, mejor conocido como Voltaire: “calumniad, que de la calumnia algo quedará”.

Así, se dedican a esparcir chismes e infundios para denostar a sus críticos y a sus adversarios, sin importarles el daño que les causan en su fama pública, en su entorno familiar y hasta en su labor profesional. Lo que quieren es ofender y restar credibilidad a quienes no están en su misma sintonía o no sirven a sus intereses personales y de grupo.

Como ya hemos mencionado antes en este mismo espacio, de unos años a la fecha los “estrategas” de la clase política en Veracruz han optado por utilizar lo que en términos de mercadotecnia se llama “mailing”, que es el envío masivo de correos electrónicos, método utilizado originalmente por las empresas para hacerse publicidad, pero que en los terrenos de la grilla se usa para la guerra sucia y el golpeteo de baja estofa.

Fue por esa vía que nuevamente, un correo enviado este domingo desde una cuenta apócrifa buscó desacreditar a un grupo de periodistas y medios de comunicación veracruzanos, a quienes se incluyó en una lista de “apoyos” y “convenios millonarios” con el ayuntamiento de Boca del Río, que encabeza Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del más odiado enemigo del actual régimen, Miguel Ángel Yunes Linares.

En el correo electrónico enviado a las cuentas de reporteros, columnistas y redacciones, se incluye un supuesto intercambio de instrucciones entre el alcalde de Boca del Río y un subalterno para hacerle cambios a la “lista” –que no es sino una simple hoja de Excel con nombres y supuestos montos a pagar– que según el perpetrador del envío masivo, se “filtró” desde el propio gobierno municipal.

Esto no pasaría de ser un chisme de lavadero dentro del show estercolero en que se ha convertido la disputa entre el gobierno estatal y la familia Yunes, de no ser porque algunos medios “aliados” de la administración de Javier Duarte publicaron esa información en sus espacios, lo que convierte a la patraña en una agresión desde el poder contra los medios y periodistas ahí citados, pues no ofrece prueba contundente alguna, pero los expone públicamente.

El hecho mereció el repudio del integrante de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas Jorge Morales Vázquez –el único que levanta la voz en ese organismo cuando sucede una agresión contra alguien del gremio–, quien en sus cuentas en Facebook y Twitter escribió: “condeno la ruin campaña negra emprendida contra medios y periodistas en Veracruz críticos de los abusos y excesos del poder público estatal. Su práctica no sólo revela la amoralidad de sus autores, sino el tramposo maniqueísmo que envenena la vida pública de Veracruz desde hace años”.

Como mencionó uno de los afectados, en este medio cada quien sabe lo que hace y todos sabemos quién es quién, por lo que podrán decir misa. Pero la estrategia que usa el régimen ante la falta de argumentos para contrarrestar las críticas a un mediocre desempeño gubernamental y al dispendio de los recursos públicos –incluyendo el pago de sicarios cibernéticos–, está más cerca de la propaganda fascista, cuya filosofía está resumida en una frase también atribuida de manera errónea al ministro nazi Joseph Goebbels: una mentira repetida mil veces, se vuelve realidad.

O al menos, eso es lo que creen los sembradores de odio.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

Versión para impresión

Anteriores

Aurelio Contreras Moreno

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP). Inició su carrera en el periodismo como reportero gráfico en el Diario “Cambio”, en 1995, en la ciudad de Puebla, siendo aún estudiante.

Fue Subdirector fundador de Diario “AZ Veracruz” y Subdirector de Información en Diario “AZ Xalapa”.

Entre 2005 y 2006 participa en el proyecto periodístico colectivo “Horas Extra”, el primer periódico gratuito que se publicó en el estado de Veracruz, y del cual fue uno de los fundadores e integrante del Consejo de Redacción.

De 2006 a 2014 fue Director Editorial de Grupo Líder, que edita la revista Líder en los estados de Veracruz y Puebla.

Actualmente es colaborador de la revista etcétera, del noticiario radiofónico “Infórmese” de  EXA FM en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, y autor de la columna “Rúbrica”, que se publica en diferentes medios de comunicación, impresos y digitales.