Autodefensas en Veracruz

  • Aurelio Contreras Moreno

Así como dice el gobierno veracruzano que hay una gran tranquilidad en todo el territorio, de la misma manera pretende negar la existencia de grupos armados en algunas zonas de la entidad.

La sola idea de que se diga que hay “autodefensas” en Veracruz les provoca espasmos de ira, y de inmediato rechazan la posibilidad, aun cuando exista evidencia y declaraciones al respecto, a las cuales de inmediato las autoridades califican como “montajes”.

Sucedió el año pasado con la aparición de grupos de patrullaje civil en la comunidad de El Inglés, en el municipio de Tlalixcoyan, documentados por la agencia Cuartoscuro, y que hasta una amenaza contra un fotógrafo provocaron de parte del “nervioso” secretario de Seguridad Pública Arturo Bermúdez Zurita.

Ahora se habla de la aparición de células armadas en la sierra de Zongolica, que velozmente fueron descalificadas por el secretario de Gobierno Erick Lagos Hernández.

Pero resulta que las presuntas “autodefensas” hasta entrevistas conceden y se dejan tomar fotos con rifles y machetes. Al menos, fantasmas no son y armas sí tienen.

Sin embargo, la presencia de grupos armados en Veracruz es antiquísima. Negarla es, sinceramente, hacerse tonto o hacer lujo de desconocimiento de la historia de Veracruz y de sus grupos sociales desde la pasada centuria.

Y es precisamente Zongolica una zona estratégica, neurálgica y propicia para el surgimiento y pervivencia de grupos armados. Uno de sus antecedentes emblemáticos fue la Unión de Todos los Pueblos Pobres, conocido como TINAM por sus siglas en náhuatl (Timocepanotoke Noche Altepeme Macehualme). Esta agrupación nació como grupo rebelde en la sierra y aún existe, aunque ahora como movimiento social.

Más recientemente, la extensa región de Orizaba y Zongolica fue uno de los centros de operación más importantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, pues a través de la sierra se trasladaban a Chiapas pertrechos, alimentos y adeptos. Tan era así, que una de las concentraciones más importantes de aquellas que se realizaron a inicios de la década pasada durante lo que se conoció como el “Zapatour” fue en la Pluviosilla, a donde unas diez mil personas fueron a escuchar al “Subcomandante Marcos”.

Y eso por hablar de movimientos con una causa social. Si nos remitimos a las guardias armadas de los caciques regionales que por años han existido en todo el estado, pues la postura oficial es francamente querer tapar el sol con una declaración.

Sólo quien ignora por completo la historia de Veracruz niega la posibilidad de que grupos armados puedan surgir en su territorio. En lugar de creer que nos engañan, las autoridades deberían atender las causas que provocan este tipo de fenómenos, que son la pobreza, la violencia y la inseguridad. Que los llamen autodefensas o de cualquier otra forma, es irrelevante.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

Versión para impresión

Anteriores

Aurelio Contreras Moreno

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP). Inició su carrera en el periodismo como reportero gráfico en el Diario “Cambio”, en 1995, en la ciudad de Puebla, siendo aún estudiante.

Fue Subdirector fundador de Diario “AZ Veracruz” y Subdirector de Información en Diario “AZ Xalapa”.

Entre 2005 y 2006 participa en el proyecto periodístico colectivo “Horas Extra”, el primer periódico gratuito que se publicó en el estado de Veracruz, y del cual fue uno de los fundadores e integrante del Consejo de Redacción.

De 2006 a 2014 fue Director Editorial de Grupo Líder, que edita la revista Líder en los estados de Veracruz y Puebla.

Actualmente es colaborador de la revista etcétera, del noticiario radiofónico “Infórmese” de  EXA FM en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, y autor de la columna “Rúbrica”, que se publica en diferentes medios de comunicación, impresos y digitales.