El PAN rojo

  • Aurelio Contreras Moreno

Cuando en 2013 el Gobierno del Estado de Veracruz promovió la asonada para imponer a la actual dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática, este instituto político se ganó el mote de “PRD rojo”.

Así es llamado hasta la fecha, por la abierta complicidad de sus dirigentes con el gobierno estatal surgido del PRI, cuyo color emblema desde hace unos diez años es, precisamente, el rojo.

Pues bien, la capacidad corruptora del Revolucionario Institucional ha vuelto por sus fueros desde que retornó a Los Pinos, y hace gala de ésta para cooptar a políticos de cualquier traza, ideología o partido que le resulte necesario para sus fines.

Esto se ha evidenciado en la elección interna de Acción Nacional para renovar su dirigencia. El candidato del Gobierno Federal es Gustavo Madero, quien en su primer periodo como presidente del Comité Ejecutivo Nacional panista fue adicto a los pactos con la administración de Enrique Peña Nieto.

Según una buena parte de los militantes del PAN, los que apoyan a su contrincante Ernesto Cordero, Madero se entendió con Peña Nieto más allá de lo política y moralmente permisible. “Se convirtió en un títere”, acusan, a cambio de quién sabe qué tipo de prebendas, y por ello promueven un regreso a “los orígenes” y a la “honestidad” en ese partido.

Lo irónico es que en Veracruz la situación es completamente al revés. Quien cooptó a los seguidores de Ernesto Cordero es el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, quien quiere evitar que Gustavo Madero se reelija al frente de la dirigencia nacional del blanquiazul, o al menos, que gane la contienda interna en la entidad. Aquí el PAN “enrojeció” en sentido inverso.

Ya se imaginará el acucioso lector y la informada lectora la razón por la que el gobierno veracruzano tiene interés en incidir en la interna panista. En efecto, es porque su más odiado enemigo, Miguel Ángel Yunes Linares, apoya a Gustavo Madero.

Si Madero gana la elección y se mantiene por un periodo más al frente del PAN, Yunes Linares estaría en una posición ventajosa para hacerse, primero, de la dirigencia estatal, y luego de la candidatura panista a la gubernatura en 2016.

Eso es lo que quieren evitar los panistas veracruzanos no afines al yunismo y, con mayor razón, el gobierno estatal priista, obsesionado con cerrarle el paso a su más enconado adversario. Tanto así, que el gobierno duartista está dispuesto a ir contracorriente de la “línea” marcada por el presidente Peña Nieto, que como ya mencionamos, es favorable a Madero. Y esto no es especulación.

En este mismo espacio relatamos hace unas semanas cómo el coordinador de la bancada tricolor en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones Rivera, paró en seco a los diputados federales veracruzanos del PRI que, por órdenes de su gobernador, pretendieron presentar un punto de acuerdo ante el pleno para que se investigara a Yunes Linares por su presunta responsabilidad en la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en 2001.

Como ni el gobernador Duarte ni ningún otro intermediario consultó esta intención con la Presidencia de la República, el pretendido punto de acuerdo nunca llegó a la tribuna, pues no estaba en el interés de Los Pinos abrirle un frente a Madero con una investigación judicial a uno de sus simpatizantes más activos, decisión que, como también revelamos en este espacio, provocó la cólera del mandatario veracruzano, quien, según una fuente bien enterada, explotó diciendo que no tenía por qué pedirle permiso de nada a nadie.

Más allá de la anécdota, lo destacable es que Acción Nacional también está hundido en el mismo fango en el que se revuelcan otros partidos y sus políticos. Es el PAN rojo que, como un perro con sarna, se muerde la cola.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras  

Versión para impresión

Anteriores

Aurelio Contreras Moreno

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP). Inició su carrera en el periodismo como reportero gráfico en el Diario “Cambio”, en 1995, en la ciudad de Puebla, siendo aún estudiante.

Fue Subdirector fundador de Diario “AZ Veracruz” y Subdirector de Información en Diario “AZ Xalapa”.

Entre 2005 y 2006 participa en el proyecto periodístico colectivo “Horas Extra”, el primer periódico gratuito que se publicó en el estado de Veracruz, y del cual fue uno de los fundadores e integrante del Consejo de Redacción.

De 2006 a 2014 fue Director Editorial de Grupo Líder, que edita la revista Líder en los estados de Veracruz y Puebla.

Actualmente es colaborador de la revista etcétera, del noticiario radiofónico “Infórmese” de  EXA FM en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, y autor de la columna “Rúbrica”, que se publica en diferentes medios de comunicación, impresos y digitales.